Francisco Javier Meré Alcocer, Ph. D.

Francisco Javier Meré Alcocer
Francisco Javier Meré Alcocer

Temporal

Mejoramiento de los Recursos Económicos en la UAQ

El pasado 16 de febrero de 2017 el Dr. Gilberto Herrera Ruiz presentó su Quinto informe al frente de la rectoría de la Universidad Autónoma de Querétaro señalando que actualmente se atiende una matrícula de 29,050 estudiantes en los distintos niveles educativos que oferta, siendo 6,701 estudiantes en bachillerato escolarizado, 537 estudiantes en bachillerato semiescolarizado, 19,196 estudiantes en licenciatura y TSU y 2,616 estudiantes en posgrado. En el capítulo tercero del informe referente a la infraestructura y las finanzas el rector señala que: “contra la tradición que existía en la Universidad, desde el primer día de nuestra administración, por voluntad propia, nos sometemos al escrutinio abierto del manejo de los recursos públicos. A este acto de responsabilidad hemos añadido medidas correctivas y preventivas que nos permitan la plena confianza de la población de que su dinero está bien invertido y bien administrado”

El informe del rector señala que se tuvo un subsidio federal de $1,279,461,500.00 y un estatal ordinario de $523,264,373.00, lo que representan $1,802,726,237.00 y que la remuneración fue de $1, 974,616,923.00 equivalente al 109.54 %.

Considerando el monto total recibido y remunerado entre el número total de estudiantes se tiene un costo por estudiante promedio, sin considerar que el costo de un estudiante de bachillerato es inferior al costo de un estudiante de licenciatura, lo que representa un costo anual promedio por estudiante del monto recibido de $62,059.00; y considerando la remuneración ejercida el costo promedio por estudiante anual es de $67,973.00.

Para nadie es desconocido que cada año un gran número de estudiantes queretanos no son aceptados en la Universidad Autónoma de Querétaro, por la gran demanda de estudiante que desean ingresar a la UAQ y por la reducida aceptación de estudiantes que recibe la UAQ por no contar con los recursos económicos necesarios para admitir a todos los estudiantes que pasan el examen de admisión.

Los recursos otorgados a las universidades públicas de los Estados Unidos de América y en Canadá, por parte del gobierno federal y local, se distribuyen equitativamente por cada estudiante, por lo que cada universidad recibe un subsidio relacionado con el número de estudiantes que se encuentren inscritos. Esto significa que el monto destinado a educación superior del gobierno federal y del estatal (o provincial en Canadá) se divide entre el número total de estudiantes y se entregan dos subsidios a cada universidad dependiendo del número de estudiantes inscritos, lo que obliga a las universidades a ser más eficientes para recibir más estudiantes y recibir más subsidio.

El subsidio de la educación por estudiante en las universidades americanas y canadienses se compone de tres partes: una parte es otorgada por el gobierno del país, otra parte es otorgada por el gobierno del estado o provincia y una tercera parte es pagada por el estudiante, es el costo de inscripción.

En el caso que el estudiante que desee ingresar a una universidad diferente al lugar donde habitan sus padres, la universidad solicita al estudiante pagar el monto otorgado por el estado o provincia, además del pago de inscripción. Si el estudiante es extranjero, el estudiante debe pagar el costo de inscripción, más el monto que paga el gobierno federal por cada estudiante, más el monto que paga el estado o la provincia por cada estudiante. Cabe señalar que existen acuerdos internacionales entre estos países con muchos otros países y estos montos son cubiertos por los países de origen de los estudiantes a través de becas o de otros rubros.

Los recursos económicos para la educación superior en México están mal administrados por el gobierno federal. El monto total otorgado por el gobierno federal a las universidades no se distribuye equitativamente a cada universidad dependiendo del número de estudiantes inscritos. El subsidio federal para la UNAM, el Politécnico y la Universidad Metropolitana, representan cerca del 50% del monto total del subsidio que otorga el gobierno federal a las universidades públicas, sin tener estas universidades la mitad de los estudiantes inscritos en las universidades públicas del país, lo que es un detrimento de las universidades públicas de los estados que reciben menos recursos económicos comparativamente con el número de estudiantes inscritos. Aunado a esto, debido al pase automático para los estudiantes de la Ciudad de México, la UNAM ha dejado de admitir estudiantes de provincia, a quienes se les otorga actualmente menos del 5% de la matrícula total del bachillerato y licenciatura, por lo que ha dejado de ser una universidad “nacional” para todos los mexicanos. Además la UNAM, el Politécnico y la Universidad Metropolitana no reciben subsidio del gobierno de la Ciudad de México.

El subsidio estatal ordinario otorgado para cada estudiante de la Universidad Autónoma de Querétaro representa un costo anual promedio de $ 18,425.62, monto que proviene de quienes pagamos impuestos en el estado de Querétaro que debe ser recibido exclusivamente para los estudiantes cuyos padres pagan impuestos en el estado de Querétaro. La UAQ cuenta con un gran porcentaje de estudiantes de otros estados y del extranjero, recibiendo cada uno de estos estudiantes un beneficio económico de quienes pagamos impuestos en el estado de Querétaro de $ 18,425.62, monto que debería ser utilizado para recibir más estudiantes dependientes de quienes pagan impuestos en el estado. Es decir si un estudiante extranjero quiere estudiar en la UAQ debería pagar anualmente un equivalente a $67,973.00, que es el monto anual de la remuneración ejercida promedio por estudiante que ejerce la UAQ. Si el estudiante es de otro estado el estudiante debería pagar anualmente $ 18,425.62, que es el monto anual ordinario que subsidia el gobierno del estado de Querétaro por cada estudiante que asiste a la UAQ. Los montos que deberían pagar los estudiantes de otros estados y de otros países permitirían a la UAQ incrementar su presupuesto anual y les permitiría recibir más estudiantes queretanos.

Acotaciones al Margen: según el Plan Estatal de desarrollo 2016−2021 ¡Querétaro se construye con las ideas de todos!, sin embargo esto solamente ocurre en papel, la realidad nos ha demostrado que la mayoría de las obras públicas que construye el estado y el municipio son obras que no consideran la opinión ciudadana, obras decididas estomacalmente por servidores públicos del estado y del municipio de Querétaro que despilfarran recursos económicos públicos que no generan beneficios a las clases más desfavorecida ni a la ciudadanía en general, obras que arreglan lo bonito como el desarreglo del Jardín Zenea o de la alameda Hidalgo, de la que la administración de Marcos Aguilar mencionó originalmente que se erogarían cuatro millones de pesos, erogándose más del triple sin dar mayores beneficios ni explicaciones. El puente conexión río o puente del 2018 en Bernardo Quintana no mejoró la movilidad de dicha avenida, la obra del paseo del estudiante no proporcionó ningún beneficio para la movilidad urbana de la zona, las obras de los carriles confinados o ejes viales para el transporte público exclusivo están incrementando los problemas de movilidad en la zona metropolitana del valle de Querétaro, a pesar de que Luis Bernardo Nava mencione que incrementarán el transporte público en un 20%. Con el costo erogado y por erogar en los ejes viales se podría haber construido una línea de tren metropolitano que mejorara la movilidad.

La meta de Marcos Aguilar de tener un Querétaro mejor inició con la cancelación de los parquímetros y se iniciará en forma hasta las próximas administraciones públicas, si se continúa con aplicar proyectos de ejecución de obra sin considerar la opinión ciudadana. No hay mal que dure seis años.

Comentarios al correo electrónico [email protected]

Comentarios

Comentarios