Francisco Javier Meré Alcocer, PH. D.

Francisco Javier Meré Alcocer

TEMPORAL

La Administración Municipal de Marcos Aguilar

Los queretanos estamos a días de celebrar una gran fiesta cívica antes de iniciar el mes patrio de septiembre en que celebramos la independencia nacional, que como sabemos fue el 27 de septiembre de 1821 con la entrada del Ejercito Trigarante a la ciudad de México, y no el 15 de septiembre, fecha en que festejamos el grito dado por el Cura Don Miguel Hidalgo y Costilla en el pueblo de Dolores, proclamando la abolición de la esclavitud, quien mencionó: “muera el mal gobierno”, “muera José Bonaparte”, “Viva Fernando VII Rey de España”, sin mencionar como se ha dicho que proclamó la independencia; Hidalgo nunca mencionó la palabra “independencia” y los queretanos recordamos fielmente sus palabras de “muera el mal gobierno”, por lo que estamos a días de celebrar con bombo y platillo la terminación de la pésima administración municipal de Marcos Aguilar Vega que realizó acciones públicas y concesiones caprichosas en detrimento de la ciudadanía, mostrándonos su verdadero rostro; lo que ocasionó además de los malestares de los habitantes, dilapidar el capital político del partido que lo nombró candidato a la Presidente Municipal de Querétaro por el periodo del 01 de octubre de 2015 al 30 de septiembre de 2018, partido que por un puñado de votos logró ganar la elección a pesar de Marcos.

Las ocurrencias de Marcos y de sus amigos que lo acompañan en la administración municipal ocasionaron el incremento del tiempo de circulación por la zona urbana de Santiago de Querétaro así como la pérdida de cajones de estacionamiento. Las ciclovías construidas por capricho de Marcos Aguilar lo único que han ocasionado, además del despilfarro de recursos públicos propiedad de la ciudadanía, es el incremento de los tiempos de circulación de los automotores públicos y privados, así como la pérdida de miles de cajones de estacionamiento en la zona urbana, lo que ocasionó mayor tiempo de circulación de los automotores y mayor contaminación ambiental ocasionada por los gases arrojados por los motores que requieren mayores tiempos de traslado entre dos puntos de la zona urbana.

La pésima obra pública realizada por Marcos Aguilar y su equipo, terminó con la otrora espaciosa Avenida Ezequiel Montes, donde se contaba con numerosos cajones de estacionamiento y podían circular un mayor número de vehículos que los que circulan actualmente. La obra realizada por Marcos en dicha avenida, donde no pudo concesionar los cajones de estacionamiento para poner parquímetros, es reflejo de la incapacidad de su personal técnico y una burla para la ciudadanía. Esta obra perjudicó a los comerciantes de la zona por todo el tiempo que se tardaron en realizarla sin otorgar beneficios específicos para quienes vivimos en Querétaro. Ojalá el próximo presidente municipal restituya los cajones de estacionamiento, elimine los registros eléctricos colocados en el arroyo de la avenida, que pueden generar accidentes de automotores y problemas en las instalaciones ahí colocadas, y corrija las banquetas, que por su gran tamaño han ocasionado asaltos a algunos peatones.

Marcos Aguilar deja el municipio de Querétaro con menor calidad de vida y con mayores índices de inseguridad a los que se tenía antes de su administración municipal, deja “chipotes” en las calles del centro histórico donde pretendió colocar los parquímetros que deberán ser retirados por la próxima administración municipal, deja una calidad deplorable de los pavimentos de la zona urbana sobre todo del casco histórico, con banquetas destrozadas y “reparadas” con calidad inferior a la que había antes de ser intervenidas por las obras de la actual administración municipal, deja una concesión de la recolección municipal de la basura, causante de la acumulación de la basura en muchas partes de la zona urbana, que ocasionó dejar de ser una de las ciudades más limpias del país, que deberá ser auditada, deja una concesión del mantenimiento del alumbrado público cuyo costo es exorbitante y que deberá ser pagado por las próximas administraciones lo que deberá ser auditado, deja una concesión de mantenimiento de bicicletas compartidas y de cicloestaciones que deberán ser pagados por las próximas administraciones, cuyo costo fue muy superior al de la ciudad de México que deberán ser auditados y si existen daños al erario se actúe en consecuencia,

Marcos informó que pagó totalmente la deuda pública municipal y deja el municipio con deudas que deberán ser atendidas por varias administraciones como el pago de cientos de millones de pesos para pagar la sustitución de sesenta y dos mil luminarias cuyo ventajoso contrato de 614 millones de pesos deberá pagarse con todo y los 422 millones de intereses en los próximos diez años, lo que comprometen recursos económicos públicos a futuro y debe ser auditado por la próxima administración.

El desarrollo del municipio de Querétaro demanda primeramente la atención de las personas menos desfavorecidas, las que requieren fuentes de trabajo y ofertas de empleo de acuerdo a sus conocimientos y servicios públicos municipales eficientes, donde pueda satisfacer sus necesidades primarias elementales a nivel de servicios públicos, agua potable, electrificación, escuelas, mercados públicos, servicios médicos, calles, banquetas  y medios de comunicación adecuados, lo que no se logró con su administración.

La reflexión nos muestra que existe una verdad personal de los actuales servidores públicos municipales sobre la administración de Aguilar Vega y otra verdad general de la ciudadanía que paga los impuestos que fueron dilapidados por su administración en la pintura de los puentes, en las ciclovías, en la instalación de las cicloestaciones, en las obras hidráulicas que no redujeron las inundaciones y que cada vez que llueve la inundación es general, el agua camina por sus calles saludando a sus moradores, para que no la olviden, disculpándose por las veces que no llega a través de las tuberías, en los “semáforos inteligentes” manejador por servidores públicos que carecen de esta cualidad y que no han mejorado la movilidad urbana ni reducido el tiempo de traslado entre dos puntos cualesquiera de Santiago de Querétaro, el despilfarro de recursos en las obras interminables de la alameda Hidalgo que cuenta con menor cantidad de árboles de los que tenía antes de ser intervenida.

El pavimento de la avenida Luis M. Vega en la colonia Cimatario desde la lateral de la carretera federal hasta la avenida Constituyentes (950 metros lineales por sentido), era la única calle que estaba en perfecto estado de conservación en esa colonia y por capricho de algún o varios servidores públicos fue levantado para colocar otro pavimento. Los actos de corrupción incluyen el erogar recursos económicos públicos sin beneficio público real.

Los que vivimos en Querétaro demandamos las condiciones del nivel de vida que teníamos en la década de los ochentas, por lo que no aceptamos que se continúe deteriorando la calidad del nivel de vida y que por ocurrencias de la administración pública se eroguen recursos públicos sin justificarse plenamente.

Los queretanos demandamos la construcción de obras de beneficio colectivo de calidad, construidas sin dispendio, al menor costo posible y cuidando del presupuesto, conservando la identidad y la cultura regional particular, demandamos juego limpio en el manejo de los recursos públicos y no aceptamos obras de capricho ni despilfarro de recursos públicos por lo que estamos felices al conocer que Marcos ya se va.

La responsabilidad del manejo y aplicación de recursos públicos no exime a los servidores públicos de sus errores, por lo que próxima administración municipal debe exigir cuentas claras sobre el uso y aplicación de los recursos económicos públicos y aplicar sanciones en caso de existir malos manejos.

La administración pública debe administrar los recursos públicos propiedad de los habitantes para mejorar su nivel de vida, incrementar los servicios públicos y la propiedad colectiva, mejorar la seguridad y la movilidad, y construir las obras necesarias que conserven el agua de lluvia para suministrarla a sus habitantes en cantidad razonable.

Los que vivimos y queremos a Querétaro le apostamos a tener una administración pública responsable que mejore las condiciones de vida de la población independientemente del color de su partido, aceptamos el resultado de los candidatos que obtuvieron más votos en las pasadas elecciones, pero no permitiremos que se continúen deteriorando las condiciones de vida de los queretanos por irresponsabilidad de los servidores públicos, por lo que seremos críticos de los errores de la administración pública y sabremos reconocer sus aciertos.  Comentarios al correo electrónico   [email protected]

Comentarios

Comentarios