Víctor Sánchez Baños

PODER Y DINERO

Los fiscales carnales de El Peje

Las ternas que presentó Andrés Manuel López Obrador para los fiscales (él llama “Procurador General de la República” y los de “Anticorrupción”) son personajes que están íntimamente ligados al dueño de la franquicia de Morena.

Este es el reflejo del sentimiento de la clase política que aspira a tener el control de la Presidencia de la República a partir de diciembre de este año. Ellos quieren fiscales a modo, que no se les salgan del redil y que los puedan ningunear, en un proceso hipócrita de esos políticos, sin distinciones de partido. El discurso opositor es uno, pero la realidad es otra. Vemos a los panistas y perredistas, ahora a partir de un piñón, como hacen prácticas dilatorias para no sacar el Fiscal Anticorrupción y fundamentalmente al Fiscal General, así como a una larga lista de magistrados. Los priístas hacen lo mismo. Y, los morenistas, dueños de la honestidad, hacen lo mismo. Todo para cubrirse las espaldas de las cochinadas que hacen al amparo del poder. Como analista político, ya no me sorprende. Sin embargo, no deja de indignar y molestar, ya que manipulan a la opinión pública con el fin de quedar como víctimas de sus contrincantes. La verdad es que todos juegan para tener fiscales carnales. En la mayoría de los estados, los fiscales sirven al gobernador en turno. Podríamos hacer una lista de 32 casos, de las 32 entidades. Aunado a ello, vemos que el dueño de la honestidad, AMLO, en su terna para la Fiscalía General de la República, propuso al exprocurador de Justicia del DF, Bernardo Bátiz Vázquez; a la magistrada de la primera sala del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Eva Verónica de Gyves Zárate, y al investigador de la UNAM, Juan Luis González Alcántara Carrancá. Las ligas con cada uno de ellos son más que evidentes. Bátiz fue su leal empleado; Gyves, la esposa del abogado que llevó el desafuero en 2005, y González Alcántara cercano al grupo de mala nota de Morena. Si no son fiscales carnales, entonces es algo peor.

PODEROSOS CABALLEROS: La encuesta de El Heraldo de México sobre las tendencias en estos momentos del voto por la Presidencia de la República es materialmente un empate técnico de los tres aspirantes más importantes: AMLO, Ricardo Anaya y José Antonio Meade. En ese orden, pero dentro del rango del error técnico, los tres se disputan el liderazgo con el monto de indecisos. Y no hay que olvidar a quienes que anularían su voto, que en las elecciones pasadas estuvieron en el rango del 2.47%, lo que daría, en aquel entonces, puerta al registro de un partido político. Ese porcentaje es mayúsculo y una forma en que el electorado responde ante la falta de credibilidad de la clase política. Ese casi 3% del electorado es al que deben poner atención los candidatos presidenciales, y sobre todo los indecisos que votarán pero aún no son cautivados por ninguno de los que aparecerán en las boletas electorales.

• • •

Interesante resulta para Quintana Roo, gobernada por Carlos Joaquín, el mega proyecto Ciudad Mayakoba del cual forma parte el Mayakoba Country Club, liderado por Agustín Sarasola, que albergará a 11,000 familias bajo las condiciones más vanguardistas de seguridad, sustentabilidad y conectividad. Se ubicará en Playa del Carmen, Municipio solidaridad gobernada por Cristina Torres Gómez.

• • •

Oceanografía se mantiene como un elefante muerto en materia corrupción. No se resuelven muchos de los temas que dejó pendiente. Amado Yáñez, su presidente, ha logrado ganar varios juicios y por el momento se encuentra en el limbo, mientras miles de trabajadores mueren de hambre en Campeche, donde su gobernador, Alejandro Moreno, ni llora, ni se acongoja por ellos. Es más: la oficina en el Senado, para la investigación de los delitos en Oceanografía, sólo ocupa un lugar en el espacio; no hace nada.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA: Bajo el liderazgo de Pietro Paolo Cornero, Ferrero de México celebró 25 años de presencia en México, con el reconocimiento de unas de las empresas comprometidas con los valores de la familia mexicana, y certificada como un lugar de trabajo ideal por Great Place to Work.

Comentarios

Comentarios