Sufre abuso 7 de cada 10 queretanas

FOTO: WEB
FOTO: WEB

Siete de cada 10 queretanas han sufrido abusos, de acuerdo con información divulgada por el INEGI con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia en contra de la Mujer, que se conmemora este sábado 25.

La investigación define tres grandes categorías: violencia de pareja, de otros agresores (violencia en la escuela, trabajo, comunitaria, familia) y discriminación en el trabajo. Lo que permite señalar que, si bien en general 71 de cada 100 mujeres en Querétaro fueron víctimas al menos una vez de cualquier tipo de abuso, incluyendo la discriminación, al combinar las dimensiones que lo integran, se aprecia que el 33.8% de ellas ha recibido agresiones o bien solo de la pareja (10 de cada 100), o bien solo de otro agresor (22 de cada 100), o un menor porcentaje (2%) solo fue discriminada en el trabajo.

El restante 37.3% ha sido agredida por distintos agresores, incluyendo a su pareja o ex-pareja.Es decir, del total de mujeres con violencia al menos una vez en su vida en cualquier ámbito (71.2%), el 47.5% solo fue agredida por un tipo de agresor; mientras que el restante 52.5% por otros tipos de agresores.

Según la reciente ENDIREH, en 2016 residían en Querétaro poco más de 770 mil de mujeres de 15 años y más, de las cuales el 10.7% tenía entre 15 y 19 años y 26% se ubica en las edades de 50 y más años. Aun cuando la mayoría de estas mujeres fue a la escuela alguna vez en su vida a estudiar (92.3%), esta situación cambia con la edad, siendo las mujeres de mayor edad quienes menos acudieron a la escuela.

Si bien en las décadas más recientes la cobertura educativa y el acceso a la educación ha mejorado, en los últimos 12 meses el 16% de las niñas que tienen entre 15 y 17 años no asistieron a la escuela; y de las mujeres de entre 18 y 19 años el 99.5% alguna vez asistió a la escuela; de estas, 43.3% no estudiaba en los 12 meses anteriores al momento de la entrevista.

Del total de las mujeres de 15 años y más, el 94% de ellas mantiene o mantuvo una relación de pareja, ya sea por unión o matrimonio (56.4% están actualmente casadas o unidas y 16% actualmente están separadas, divorciadas o viudas de su última relación con quien estuvieron casadas o unidas); o bien de pareja o noviazgo sin cohabitar (21.6 por ciento); y solo 5.8% no ha tenido ninguna relación de pareja.

Los resultados de la última encuesta ENDIREH levantada por el INEGI a finales de 2016, permiten determinar la prevalencia de la violencia entre las mujeres de 15 años y más.

A partir de esta información se observa que la violencia contra las mujeres es un problema de gran dimensión y una práctica social extendida en Querétaro, puesto que 71 de cada 100 mujeres de 15 años y más, residentes en la entidad, han experimentado al menos un acto de violencia de cualquier tipo, ya sea emocional, física, sexual, económica, patrimonial o discriminación laboral, misma que ha sido ejercida por diferentes agresores, sea la pareja, el esposo o novio, algún familiar, compañero de escuela o del trabajo, alguna autoridad escolar o laboral o bien por amigos, vecinos o personas conocidas o extrañas.

La violencia de pareja considera a todas las mujeres de 15 años y más que tienen o han tenido al menos una pareja a lo largo de sus vidas.En la ENDIREH 2016, la discriminación en el trabajo por razones de embarazo considera a todas las mujeres de 15 años y más que hayan trabajado en el periodo de octubre de 2011 a octubre de 2016 y la discriminación en el trabajo incluye a todas las mujeres de 15 años y más que trabajaron como asalariadas (empleadas, obreras o jornaleras) durante los 12 meses anteriores a la encuesta.

De acuerdo con la información reciente, levantada por el INEGI a finales de 2016, se revela que la violencia contra las mujeres está extendida en el estado: poco más de 548 mil mujeres han sido sujetas a actos violentos y discriminatorios alguna vez a lo largo de su vida.

Los datos revelan que no se trata de actos aislados sino de un patrón general, ya que en todas las entidades federativas más de la mitad de las mujeres ha experimentado agresiones de tipo emocional, sexual, físico o económico.Asimismo, poco menos de 384 mil de mujeres en la entidad (49.9%), señalaron que al menos una de estas agresiones les ocurrió en los 12 meses anteriores a la entrevista, es decir entre octubre de 2015 y octubre de 2016. Así, más de 222 mil mujeres fueron sometidas a algún tipo de intimidación, hostigamiento, acoso o abuso sexual, que van desde señalamientos obscenos; que las hayan seguido en la calle para intimidarlas sexualmente; que les hayan hecho propuestas de tipo sexual; o bien que directamente las hayan manoseado sin su consentimiento o hasta que las hayan violado.

La información indica que el 44.7% de las mujeres en Querétaro que tienen o tuvieron al menos una relación de pareja -ya sea de cohabitación por medio del matrimonio o la unión de hecho, o bien alguna relación de pareja o noviazgo sin vivir juntos- ha enfrentado agresiones del esposo o pareja actual o la última a lo largo de su relación.Por otra parte, tres quintas partes de las mujeres (61.2%), sufrieron violencia por parte de algún agresor distinto a la pareja, ya sea en el trabajo, la escuela o algún lugar público, por compañeros de la escuela o del trabajo, maestros, autoridades o patrones, familiares, conocidos, o extraños en diferentes espacios.En el período más reciente -entre octubre de 2015 y octubre de 2016- 50 de cada 100 mujeres en Querétaro fueron víctimas de algún acto violento, principalmente de tipo emocional, sexual o discriminación en sus centros de trabajo.

En el caso de la violencia emocional el perpetrador es principalmente la pareja o ex-pareja última, mientras que la violencia sexual ha sido ejercida mayoritariamente por diversos agresores distintos a la pareja.

Las mujeres que se encuentran más expuestas a la violencia de la pareja o de cualquier otro agresor son las mujeres jóvenes y de edades medias entre 18 y 39 años, particularmente entre aquellas que tenían 18 a 24 años, ya que 77 de cada 100 mujeres de esas edades en la entidad han enfrentado al menos un episodio de violencia o abuso. Es particularmente relevante la violencia sexual que han enfrentado las mujeres jóvenes entre 18 y 29 años, en este grupo, la mitad de ellas ha sido agredida sexualmente. Asimismo, las niñas de 15 a 17 años presentan niveles altos de violencia sexual, emocional o física, quienes a su corta edad ya han sido víctimas de abusos de diversa índole. 

POR: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios