Sergio Arturo Venegas Alarcón

Sergio Arturo Venegas Alarcón

TABLERO 

  • Recordamos al primer rector universitario
  • Egresados: Pancho, Anaya, Braulio y Hugo
  • Las indígenas que se chingaron al Estado
  • Desbloquea jubilaciones la Suprema Corte

Fernando Díaz, el padre de la UAQ

Historietario.
Al cumplirse 66 años de la fundación de la Universidad Autónoma de Querétaro es de justicia recordar a su primer rector, el irrepetible Fernando Díaz Ramírez porque como le dijo a este reportero nunca habrá nadie más importante: “No es que me considere o no me considere. Es que he sido y seré el mejor rector de toda la vida. Porque yo fundé la Universidad, porque la sostuve sin recursos y porque yo la hice toda. Fuera de Idiomas que no sé para qué sirve, de Psicología y de Medicina, todas las demás escuelas yo las formé. Y recuerde que fui 14 años rector, lo que nunca podrá ser nadie”.

Un rector al que nunca se le presentó una indisciplina, le comentó este reportero en nuestra plática, publicada en el periódico Noticias el 26 de junio de 1980 en la serie “Personajes de Querétaro”.

-Pero es que usted no entiende, respondió con aquella voz cavernosa. No era posible que hubiera una indisciplina. Yo dirigía la Universidad como líder, como rector y como director de todas sus escuelas.

Y sí, don Fernando se desempeñó durante casi 14 años como rector y durante medio siglo como maestro universitario. Fue todo, hasta gobernador interino en la transición de Constantino Llaca al coronel Abraham Araujo y escribió 12 libros esenciales de la historia queretana.

Hablamos en su casa del andador de 5 de mayo 18, hoy Museo de los Conspiradores, en donde estuvo el año pasado la expo de Tutankamon.

El fundador de la UAQ era un padre dictador. Así, soltó, con toda la seguridad del mundo: Nuestro maestro el señor Vega decía que no se movía una hoja sin la voluntad de Dios. Así en la Universidad, no se movía nada si yo no quería. Nunca les negué a los muchachos el derecho a pensar, pero sí el de hablar.

Murió, en 1981, unos meses después de esta conversación guardada celosamente en el archivo personal y de PLAZA DE ARMAS, para el mítico libro en proceso.

En sus 66 años, la UAQ ha tenido 16 rectores, sin contar al licenciado y coronel Juan Álvarez, a quien el gobernador Octavio S. Mondragón nombró al frente del Colegio Civil, pero no alcanzó a ver nacer la Universidad. Murió en una reunión de rectores en Guadalajara.

La historia  moderna comienza entonces con Fernando Díaz el 24 de febrero de 1951, pero tiene sus gloriosos antecedentes en los colegios de San Ignacio y San Francisco, dirigidos por los jesuitas de 1625 a 1767 y que al ser expulsados pasaron a manos del clero secular de 1778 a 1832, siendo cerrados y reabiertos durante la Independencia y la gestación de la República, hasta su cierre definitivo en 1867.

Registra la historia oficial que 1868 a 1950 se mantuvo como Colegio Civil del Estado y, finalmente, el 24 de febrero de 1951 se creó la Universidad de Querétaro, bajo la Rectoría de Fernando Díaz Ramírez, siendo gobernador Octavio S. Mondragón.

Inició clases con las escuelas de Preparatoria, Derecho, Ingeniería Civil, Ingeniería Topográfica y Enfermería y Obstetricia. En 1952 el maestro José Vasconcelos acuñó el lema “Educo en la Verdad y en el Honor”.

Ese mismo año empezó a funcionar la Escuela de Ciencias Químicas; en 1953 la Escuela de Música y en 1954 la Escuela de Comercio, hoy Facultad de Contaduría y Administración.

Logró su autonomía en 1959 luego del movimiento estudiantil de 1958 para rechazar el relevo del rector Fernando Díaz, ordenado por el gobernador Juan Crisóstomo Gorráez para controlar la Universidad.

Gorráez y Díaz se conocían desde niños, reveló el fundador de la UAQ en nuestra plática de 1980.

-No es que fuéramos enemigos. Habíamos jugado canicas y trompo juntos. Es que cada gobernador quiere hacer Querétaro de nuevo. Pero Gorráez no había medido mi fuerza dentro de la Universidad, mi ascendencia entre el estudiantado.
¡Ah, la historia!

Al día siguiente: Fernando Díaz Ramírez, rodeado de los líderes del comité de huelga del 58 que lograron la reinstalación del primer rector y la autonomía universitaria: Salvador Septién Barrón, Manuel Sánchez Muñoz, Álvaro Arreola Valdés, Alejandro Maldonado Franco, Rogelio Garfias Ruiz, Pedro Septién Barrón, Jorge Hernández Palma y Jaime Murúa. FOTO: UAQ

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-BLANCAS Y NEGRAS-

Rectores.

Los 16: Fernando Díaz Ramírez, José Alcocer Pozo, Alberto Macedo Rivas, Hugo Gutiérrez Vega, Enrique Rabell Trejo, Salvador Septién Barrón, Agapito Pozo Balbás, José Guadalupe Ramírez Álvarez, Enrique Rabell Fernández, Mariano Palacios Alcocer, Braulio Guerra Malo, Jesús Pérez Hermosillo, José Alfredo Zepeda Garrido, Dolores Cabrera Muñoz, Raúl Iturralde Olvera y Gilberto Herrera Ruiz.

Quince hombres y una sola mujer han dirigido a la Universidad Autónoma de Querétaro en estos 66 años de luces y sombras, de crecimiento académico, investigación y difusión cultural, pero también de enfrentamientos con el poder público que le reconoció su autonomía en enero de 1959, pero no ha podido ejercerla plenamente por su insuficiencia económica.

Ahora mismo está peleando la UAQ el incremento prometido a su presupuesto y se defiende de la intromisión del secretario del Trabajo, José Luis Aguilera Rico, en sus sindicatos, especialmente en el de personal académico, encabezado por Nuri Villaseñor Cuspinera.

Por su peso social y académico, la máxima casa de estudios de Querétaro ha sido y es codiciada por políticos de distintas corrientes. Todos los candidatos han pasado por ahí. Y seguirán pasando.

De sus aulas salieron los gobernadores Mariano Palacios Alcocer, Enrique Burgos García y el actual, Francisco Domínguez Servién, junto con algunos de sus colaboradores, como el secretario de Educación Alfredo Botello, el secretario de Gobierno Juan Martín Granados Torres y el jefe de la oficina gubernamental Luis Bernardo Nava, además del alcalde vendedor Marcos Aguilar Vega.

En la UAQ estudiaron igualmente el líder panista Ricardo Anaya Cortés y un postgrado el secretario de Agricultura y Ganadería, José Calzada Rovirosa, siendo gobernador de Querétaro. También son egresados la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Consuelo Rosillo Garfias y los diputado federales Braulio Guerra Urbiola y Hugo Cabrera Ruiz.

-CINE PLAZA-

Enemigo de todos.

La historia de un político que logró convencer a los queretanos con sus propuestas y llegando al poder comenzó a dilapidar su bono democrático, con decisiones impopulares, como la privatización del servicio de recolección de basura y la imposición de parquímetros. Opera prima de Estela Valenzuela.
Producciones Casa Azul.

-JUGADA TRAS JUGADA-

Inconstitucional.

Finalmente la Suprema Corte de Justicia tiró esa absurda reforma del Congreso del Estado de Querétaro en contra de las jubilaciones de los burócratas, postergando 15 años sus derechos. Este logro legal es de los diputados del PRI que impugnaron el segundo párrafo del artículo 133 de la ley de los trabajadores del Estado.

Enhorabuena.

-LA FRASE DE LA SEMANA-

Hnähñu.

“Nos chingamos al Estado” Estela Hernández,hija de Jacinta, en nombre de las indígenas queretanas a las que PGR pidió perdón por haberlas encarcelado durante tres años. Martes 21 de febrero de 2017.
Histórico.

-JUGADA FINAL-

Revés.

A los diputados de la Legislatura del Estado que quisieron cancelar los derechos de los burócratas y robarles sus jubilaciones, un inconstitucional

¡JAQUE MATE!

Celebridades: José Vasconcelos, autor del lema “Educo en la verdad y en el honor” de la UAQ y “Por mi raza hablará el espíritu” de la UNAM, con Fernando Díaz Ramírez (a la derecha) y José Guadalupe Ramírez Álvarez, a la izquierda. FOTO: REVISTA QUERÉTARO
El padre de la UAQ: Fernando Díaz en entrevista con el autor de esta columna en 198O, unos meses antes de su muerte. La sala de sesiones del Consejo Universitario lleva su nombre. FOTO: LAMBERTO CERVANTES

Comentarios

Comentarios