SERGIO A. VENEGAS RAMÍREZ / GOBERNADOR VIAJERO, RESPONSABLE POR OMISIÓN

PLAZA DE ARMAS

  • Aún pendiente relevo de Peñafiel en Morena
  • Llegó ayer la Pere 129 con el Obispo Faustino
  • A 9 años de la muerte del padre José Morales
  • Atiende UAQ a 25% de todos los universitarios

¡Utah!: Sabino

Cero y van dos.

En lo que va del año, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién ha realizado un par de giras internacionales (la 14 y 15) que desafortunadamente han coincidido con igual número de tragedias relacionadas con violencia e inseguridad, que cimbraron a la sociedad queretana. 

Homenaje: Acto  luctuoso en memoria del comandante Apolinar Camacho Martínez y al oficial Daniel Alberto Herrera García, abatidos en Huimilpan. Foto: Gobierno del Estado

Hagamos un recuento.

El gobernador viajero, arrancó su primera gira del año en Europa.

Fue en junio pasado y abarcó Italia (Milán y Roma), Francia (París) y Holanda (Amsterdam). 

Al viaje, del 13 al 20 junio, lo acompañaron Marco Antonio del Prete Tercero, titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable; el secretario de Educación, Alfredo Botello Montes; y Guillermo Lozano Lozano, Director de Fomento Industrial.

Después, el mandatario se tomó unos días para vacacionar por el Viejo Continente.

Precisamente el día que finalizaba la gira oficial (20 de junio) e iniciaba su periodo vacacional, caía abatida en Tequisquiapan la señora Nancy Guadalupe Morales, asesinada por su ex esposo, Ernesto Enrique “N”, quien contrató a dos migrantes centroamericanos para cometer el crimen.

Antes de ser asesinada, Nancy había escrito una carta pidiendo intervención ayuda al gobernador Domínguez: “una de las mujeres que mueren en este país cada 160 minutos”, decía en el texto.

De hecho, antes de la misiva, Nancy Guadalupe había acudido cuatro veces al Instituto de la Mujer, donde formularon un plan de seguridad que no sirvió para maldita la cosa.

La carta enviada a Domínguez Servién, tampoco.

“Me dirijo a usted de la manera más atenta para solicitar su apoyo, ya que soy una persona que teme que el papá de su hija haya participado en la planeación de mi FEMINICIDIO y que pueda ser responsable de un asalto a mano armada en mi contra efectuado por tres hombres en mi domicilio ubicado en el municipio de Tequisquiapan, el pasado jueves 11 de abril del año en curso”, decía en el texto.

Y continuaba: “Pese a la gravedad del evento, donde estos individuos entraron con llaves a mi domicilio, donde no hubo robo, que al huir del lugar nos dispararon a mí y a un jardinero que me asistió mientras llamaba al 911 y que una de mis 2 perras fuera encontrada con signos de estrangulamiento y un martillazo en la cabeza y la otra con señales de envenenamiento, además de varios testigos, al momento de levantar mi denuncia, la Fiscalía registrara mi declaración como robo a casa habitación, dicha carpeta registrada como CI/SJR/2822/2019/CARPETA”.

Nadie la escuchó ni la leyó.

Menos el gobernador, que para ese momento se encontraba a más de 9 mil kilómetros de distancia y a punto de iniciar su periodo vacacional.

La mujer fue asesinada.

El otro lamentable crimen se suscitó apenas el viernes por la madrugada, cuando un comando policiaco ingresó, como parte de un operativo, a una vivienda en Ceja de Bravo, Huimilpan.

Los uniformados fueron recibidos a balazos. En estos hechos, murieron el comandante Apolinar Camacho Martínez y el oficial Daniel Alberto Herrera García.

¿Nadie se enteró que el delincuente que buscaban era extremadamente violento y peligroso? ¿Nadie le informó al comando que el hoy detenido contaba con armamento de alto poder? ¿Nadie?

Al momento de los hechos, el gobernador estaba en otra gira internacional, ahora Utah.

En medios de comunicación se reseñó una “intensa gira”, en la que se reunió por separado con los gobernadores de Montana, Steven Bullock, actual presidente de la Asociación Nacional de Gobernadores de Estados Unidos; de Arkansas, Asa Hutchinson; de Nueva York, Andrew Cuomo; de Michigan, Gretchen Whitmer; de Illinois, Jay Robert Pritzker.

Ante el doble crimen, el mandatario tuvo que regresar a Querétaro un día después para encabezar la ceremonia luctuosa en honor a los policías caídos en el cumplimiento del deber.

Me queda claro que no son culpa de Domínguez Servién estos dos casos que ejemplifican lo que sucede en nuestra entidad. No.

Pero sí es su obligación tener un equipo de trabajo que cumpla con una de sus principales obligaciones: mantener la paz y estabilidad de Querétaro y salvaguardar la integridad de sus gobernados.

En el caso del feminicidio, mucho se habló de que habría una limpia por la ineficiencia de la Fiscalía del Estado. Nada sucedió.

Respecto al asesinato de los oficiales, se dijo que portaban su equipo táctico y se cumplió con el protocolo.

Lo dudo: de ser así, un sujeto con un AR-15 no habría matado a dos oficiales, uno de ellos muy experimentado ni habría herido a tres más.

Habrá que esperar los resultados de la investigación interna -si es que la hay- para saber qué falló.

Lo cierto es que estos dos asuntos, sumados a otros como el doble crimen de los hermanos Jesús y Georgina, dueños de la Joyería París, demuestran que la autoridad está rebasada y con evidentes insuficiencias operativas.

Repito, Domínguez podría no ser responsable de esos crímenes, pero si es omiso a la hora de mantener a funcionarios de primer nivel con cuya inacción -por decirlo de una manera-, ha llevado a Querétaro a los primeros lugares de violencia e inseguridad.

Ya es hora de que el gobernador entienda que más allá de sus compromisos e intereses con la triada Granados Torres-Echeverría, los ciudadanos tenemos el derecho de contar con funcionarios e instituciones a la altura de nuestra pujante entidad. Que no respondan a otra cosa que no sea lograr La Paz y tranquilidad del estado.

No sé si Francisco Domínguez entenderá finalmente que ese corsé en el que lo tiene el temible tridente instalado en las secretarías de Gobierno y de Seguridad Ciudadana y en la Fiscalía del Estado, no han funcionado como él esperaba.

Es hora de cambiar. Veremos si se anima o si lo dejan.

Aún hay tiempo.

-OÍDO EN EL 1810-

Tic tac.

Que, a unos días de la partida del embajador Carlos Peñafiel (todavía presidente estatal de Morena) a Dominicana, aún no decide el comité nacional si aplica la prelación y lo releva el secretario general Jesús Méndez o nombra como delegado a Norman Pearl, quien estuvo el viernes con la lideresa Yeidkcol Polevnsky y el secretario de Organización, Leonel Godoy.

Son señales.

-¡PREEEPAREN!-

Tradición queretana.

Se cumplió la cita con la Virgen de Guadalupe. Más de 100 mil queretanos, entre romeros y familiares, abarrotaron la Basílica, la explanada y todas las calles de la zona con motivo de la 129 Peregrinación de A Pie al Tepeyac, encabezada por el obispo Faustino Armendáriz.

Destacada fue la presencia de algunos personajes, como Karina Castro, Sandra Albarrán, Mauricio Kuri, Pancho Pérez Rojas y Octavio García “El Payo”.

A la centenaria manifestación de fe queretana acuden lo mismo mujeres (desde hace 60 años) y hombres, adultos, jóvenes y niños, movidos la mayoría por la fe.

Muchos acuden por tradición familiar, otros a pedirle favores a la guadalupana o agradecerle milagros de salud o hasta de pensiones prematura, como el ex delegado de la Usebeq Jaime Escobedo.

La fe es la fe.

-¡AAAPUNTEN!-

Por cierto.

Este domingo se cumplieron nueve años de la muerte del padre sanjuanense José Morales Flores, director espiritual de la Pere, por décadas y cuyo fallecimiento, en 2010, fue publicado a ocho columnas por este diario, entonces recién nacido.

Personaje irrepetible, escribió y narró futbol y toros y fue capellán de la Plaza Santa María desde su inauguración.

Estuvo a cargo de la Congregación pero falleció, a los 81 años, siendo párroco de Santa Ana, en donde organizó las populares Santanadas, versión local de las Pamplonadas, que le prohibieron cuando echó vaquillas bravas de la ganadería de Garfias y hubo varios heridos.

Su voz, inconfundible, despertaba a través de la radio con oraciones que alternaba con su sección de “¡A los toros!

Descanse en paz.

-¡FUEGO!

Máxima casa de estudios.

Dio la rectora Teresa García Gasca datos sorprendentes. Ya hay en Querrétaro 89 universidades, entre públicas y privadas y la UAQ por sí sola atiende al 25 por ciento del total de la población que estudia el nivel superior, con la oferta de 113 licenciaturas y programas de Técnico Superior Universitario, de los cuales 54 cuentan con acreditación nacional de calidad y cinco, con certificación internacional. Y aún así le regatean el apoyo oficial y el peso a peso.

¡Porca miseria!

Comentarios

Comentarios