SERGIO A VENEGAS RAMÍREZ / CALZADA Y OTROS TRES EX SECRETARIOS EN LA MIRA  

PLAZA DE ARMAS

  • Revela Eje Central presuntas irregularidades
  • Ajeno Gobierno Estatal a visita de Secretaria
  • Ignora INAH barda para maqueta de Marcos
  • Homenajean a Lele y olvidan a las indígenas

Con colores: Sabino

Eje Central.

Le comentaba este lunes que el sitio digital del muy reconocido periodista Raymundo Riva Palacio habla de la posibilidad de acciones legales, como las de Rosario Robles Berlanga, en contra de  Enrique Martínez y Martínez, secretario de Agricultura entre 2013 y 2015; José Calzada Rovirosa, sucesor del primero para el periodo 2015-2018; Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación durante todo el sexenio, y Emilio Chuayffet Chemor, titular de Educación Pública entre 2013 y 2015.

Imagen: Eje Central con fotos de Cuartoscuro

De acuerdo con la información, los cuatro podrían ser acusados de “ejercicio indebido del servicio público”, si les aplicaran los mismos criterios legales que llevaron a prisión a la ex titular de Sedesol y Sedatu”.

Advierte la información de JC Rodríguez que “igual que ocurrió en el caso de Robles Berlanga, durante las gestiones de los cuatro exfuncionarios, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizó investigaciones forenses que detectaron operaciones concertadas para desviar recursos públicos sin que hasta la fecha haya aclarado el destino de esos fondos, además de que fueron casos por los que se presentaron denuncias penales ante la extinta Procuraduría General de la República (PGR)”.

Las omisiones de Calzada.

Se indica que “en 2016 y 2017, años en que Calzada estuvo al frente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesa y Alimentación (Sagarpa), el órgano fiscalizador realizó ocho auditorías forenses, lo que llevó a descubrir desvíos por dos mil 982.5 millones de pesos, de los cuales dos mil 913.3 millones siguen pendientes de solventar”.

Una de las investigaciones a la gestión José Calzada —que es muy similar a las operaciones que se hicieron en Sedesol desde el gobierno de Felipe Calderón, siendo titular Heriberto Félix Guerra y que continuaron con Rosario Robles—, está consignado en la auditoría 1593 de la Cuenta Pública de 2017, en la que se detallan anomalías en la aplicación del Programa de Apoyos a Pequeños Productores-Componente Procafé e Impulso Productivo al Café, que causaron un daño patrimonial por 774.4 millones de pesos.

Triangulaciones en Sagarpa.

Otra alerta que lanzó la ASF sobre las malas prácticas de la Sagarpa se consignó en la auditoría 1594 de la Cuenta Pública 2017, en la que identificó desvíos por 574.6 millones de pesos en perjuicio del Programa de Fomento a la Agricultura, Componente Investigación, Innovación y Desarrollo Tecnológico Agrícola.

“Se tienen como antecedentes las auditorías practicadas a la Sagarpa, con motivo de la Fiscalización Superior de las Cuentas Públicas 2013, 2014, 2015 y 2016, en donde se han observado diversas conductas irregulares en la aplicación de los recursos por los beneficiarios”, advirtió la ASF.

›La principal responsable de ese desfalco fue la Dirección General de Productividad y Desarrollo Tecnológico (DGPDT), que “no comprobó ni justificó la correcta aplicación de los recursos federales por 212.5 millones de pesos del incentivo que le fueron asignados directamente, así como de los recursos no ministrados a los beneficiaros del incentivo, ni de los productos financieros que se generaron, ni los apoyos no comprobados.

“Las otras auditorías en las que Sagarpa queda mal parada son el Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria, que en 2017 tuvieron 288.4 millones de pesos sin solventar y que presenta fallas recurrentes desde hace ocho años, según la ASF, quien ha documentado millonarios apoyos a empresas que presentan documentación alterada o son “fantasmas”. 

“Muchos de los vicios identificados por la Auditoría en Sagarpa se venían arrastrando desde inicios del sexenio y comenzaron con Enrique Martínez y Martínez, primer secretario de Agricultura de Peña Nieto y cuya gestión dejó un monto sin comprobar por dos mil 35 millones de pesos.

“La mayoría de los desvíos, según la ASF, se hicieron en perjuicio de programas como Productividad y Competitividad Agroalimentaria (949.8 millones sin solventar), Fomento a la Agricultura en sus diversas modalidades (861.3 millones sin justificar) y Programa, Investigación, Desarrollo Tecnológico y Educación (224.7 millones extraviados)”.

Esto y más publicó Eje Central.

Así de fácil.

Así de difícil.

Secretaria: Luisa María Alcalde Luján, titular de la Secretaría de Trabajo federal, fue recibida por el delegado de programas de Bienestar, Gilberto Herrera Ruiz. Foto: Sergio A. Venegas Alarcón

-OÍDO EN EL 1810-

Ausentes.

Que les pasó de noche en la Casa de la Corregidora la visita del viernes de la secretaria del Trabajo del gobierno federal, Luisa María Alcalde Luján, cuyo programa fue coordinado en la oficina del súper delegado Gilberto Herrera Ruiz.

Cosas de la 4-T.

-¡PREEEPAREN!-

Aberración.

Niega el INAH haber autorizado una barda para proteger la costosa maqueta de la ciudad colocada por Marcos Aguilar frente a la entrada principal de la Alameda Hidalgo para evitar más robo de piezas.

Rosa Estela Reyes, delegada del Instituto Nacional de Antropología e Historia, dijo que se le ha informado de la intención de proteger la instalación, pero que de ninguna manera se aprobaría una estructura como la comentada.

Menos mal.

-¡AAAPUNTEN!-

Personajes.

Ninguno de los dos queretanos que presidieron el comité nacional del PRI asistieron el domingo a la protesta de Alejandro Moreno “Alito” como nuevo dirigente del tricolor: Fernando Ortiz Arana y Mariano Palacios Alcocer. Y es que Enrique Ochoa Reza y Claudia Ruiz Massieu casi liquidaron a ese partido, igual que aquí el inepto Juan José Ruiz.

Y quieren más.

-¡FUEGO!-

Surrealista.

Que estuvo bonito lo de la bienvenida de Lele el sábado, en los Arcos, ceremonia encabezada por los secretarios de Cultura, Desarrollo Sustentable y Turismo, junto con la vocera estatal. Todos hablaron, hasta la muñeca otomí. Hubo vendimia de comida y recuerditos. Lo mano es que a algunas artesanas indígenas no les dieron lugar para vender sus productos.

¡Porca miseria!

Comentarios

Comentarios