Salvador González

JUEGO PROFUNDO

Fútbol y Letras

El futbol y la literatura; ¿cuántas cosas no se han escrito antes sobre ambos temas?  En México desafortunadamente no existe o no esta tan desarrollada la literatura futbolística a nivel narrativo como en otros lugares donde es un género bastante común. Considero que, en nuestro país, el exponente que mejor nos puede representar en este tipo de literatura es el brillante escritor Juan Villoro, pero de él tendremos que escribir después, ya que su influencia en nuestras letras es tan grande, que debemos ahondar con mas detalle en su obra.

Muchas voces intelectuales han hablado de la incompatibilidad entre el futbol y las letras, pero esta supuesta incompatibilidad ya ha sido desmentida por muchos autores modernos; por ejemplo, Vladimir Nabokov (autor del libro: Lolita), incursionó en temas del balón haciendo una oda a su posición preferida en el campo: El Portero. Otro también, el escritor francés Albert Camus, donde incluso él dijo que lo más importante que sabía acerca de la moral, ética y de las obligaciones de los hombres lo había aprendido por el fútbol. Por eso creo que más que un deporte, el futbol es en sí mismo un fenómeno social espectacular, aparentemente tan primitivo y simple, pero a su vez probablemente no existe ningún otro fenómeno social que, como el fútbol, se haya adaptado con más naturalidad a la literatura.

El mercado literario sudamericano tiene y ha tenido exponentes grandiosos. Por citar algunos ejemplos: los argentinos Fontanarrosa y Sacheri con un estilo de escribir tan peculiar y a su vez tan natural que fluye y hace disfrutar a sus lectores, o exjugadores como Valdano, que con la elegancia propia que lo caracteriza, acerca a nivel de poesía su prosa en cuanto a temas futbolísticos; pero, hay un escritor, el cual es necesario detenerse y ahondar un poco más, ya que desde mi punto de vista, su inclusión literaria en temas del balompié, marcó un antes y un después. Estoy hablando del uruguayo Eduardo Galeano. El escritor, conocido por libros como ‘Las venas abiertas de América Latina‘ y ‘Memoria del fuego‘, resume en uno de sus libros las cosas más importantes y lindas del fútbol. Sus dos obras relacionadas con la pasión por el balón son una joya que todos los amantes del futbol y las letras deben atesorar. El libro “Futbol a Sol y Sombra”, fue escrito por el uruguayo en 1995 como prueba de su inmenso amor al deporte con el que hemos crecido la gran mayoría de nosotros. Es un libro profundo (hasta donde el futbol lo permite), divertido, sentimental e histórico,

En los libros de Galeano, nada escapa de su particular punto de vista y se da gusto contando anécdotas, recuerdos y consideraciones llenas de humor y de ironía. Desde la indumentaria del mítico portero Ricardo Zamora, hasta el dopaje de Maradona en 1994, esto, sin dejar a un lado, los dramas y las tragedias del deporte más universal. Pocas definiciones tan exactas a sus letras, como las que cito el periodista Juan Quintero: Los libros de Galeano fueron escritos con las piernas de Pelé y la mano de Dios de Maradona.

Ante esa evidente estrecha relación cultural y deportiva, la iniciativa lanzada por el Club Gallos Blancos de Querétaro, llamada: “De futbol y Letras”, me parece importantísima para el crecimiento personal de los jóvenes futbolistas. Dicha iniciativa pretende crear una conexión entre el balompié y la cultura, con un círculo de lectura que se implementará con los niños y jóvenes del club (y ojalá continúe con los miembros del primer equipo).  Han iniciado con el libro del exfutbolista y ahora analista de futbol, Roberto Gómez Junco, “Los crimencitos impunes”, que es una novela policiaca desarrollada dentro del entorno futbolístico, una obra que espera enganche y complemente la formación cultural de los futbolistas.

Hay que mencionar, que este tipo de iniciativas no es totalmente nueva en nuestro país. El club Pachuca, que ha sido pionero en muchos temas relacionados con el futbol, hace algunos años lanzo una convocatoria para la publicación de un libro de cuentos, titulado: “El futbol si es cosa de cuento”, un pequeño libro donde el futbol dejó el rectángulo verde y se mezcló con las letras para trascender a través de la pluma de quienes decidieron escribir lo que acontece en la cancha. Se los recomiendo.

El día 13 de abril, se cumplieron 4 años del fallecimiento de Eduardo Galeano y su esencia literaria está más viva que nunca. En uno de sus libros, el autor se describe de la siguiente manera:

-Como todos los uruguayos, quise jugador de futbol. Yo jugaba muy bien, era una maravilla, pero solo de noche, mientras dormía: durante el día era el peor pata de pato que se ha visto en los campitos de mi país.

Galeano dijo en alguna ocasión, que, ante su fracaso como futbolista, no tuvo mas remedio que probar otro oficio, intento varios, hasta que empezó a escribir. Dios sabe por que hace las cosas, el futbol perdió a uno más, pero la literatura y nosotros ganamos un gran escritor y hoy a cuatro años de su muerte el uruguayo sigue ganando lectores.

Continuaremos con este tema en la próxima columna.

Escribe y platiquemos: @EscritorSga

Comentarios

Comentarios