Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES

Gilberto Herrera vs Mauricio Kuri

El joven aspirante al Senado de la República por el Estado de Querétaro, el doctor Gilberto Herrera Ruiz, tiene una diferencia fundamental respecto de sus oponentes, no responde a intereses corporativos, ni burocráticos, es un hombre común y corriente tan sólo con sus elevados atributos científicos y académicos; y como tal contiende en la vida pública de Querétaro y del país.

Hay que afirmar esto, toda vez que uno de sus oponentes, destacado hombre de las camarillas municipales, espacios en donde se apropian inmensos recursos públicos para tornarlos propios, expresa que el ex rector de la UAQ se equivocó de partido.

Si toda tesis tiene sus antítesis, tendría que admitirse, en todo caso, ¿que el partido que lo postula se equivocó de individuo y de personaje? Asunto constitucional si acaso.

Para quien así reprueba la praxis de otros partidos, menos en el propio en el que milita, debería decirnos, que atributos universales o generales y si quiere históricos, le corresponden en exclusiva a su partido, el que ha tomado como su hacienda propia, (feudalismo electoral) casi la totalidad de los municipios del Estado de Querétaro y la mayoría del poder legislativo y ejecutivo, además de todos los cargos de la administración pública, que ni las dictaduras más férreas alcanzan con tanta exclusividad.

Pretende, acaso el  candidato Mauricio Kuri, que el  rector tomara el partido de quienes le niegan y le reducen el presupuesto a la UAQ.

Lo anterior sí sería un despropósito social, negación que el PAN enarbola como una de sus múltiples vergonzosas negaciones históricas.

Como las campañas políticas se desarrollan, casi todas, en la abstracción generalizada con que se disfrazan y se diluyen los intereses particulares de unos cuantos, conviene objetarle al candidato Mauricio Kuri, que mejor nos hable de su propia gestión en el Municipio de Corregidora y nos diga que enseñanzas, relaciones e intereses económicos encontró, de los que sale tan airoso a ponerle tache a uno de los mejores Rectores que ha tenido la UAQ.

No hay nada singular en la personalidad de Gilberto Herrera Ruiz, como no sea el de ser un ser humano, un hombre social como todos los habitantes de Querétaro y con una vocación de servicio y orientación política hacia la comunidad en que vive.

Gilberto Herrera No tiene camarillas ni sirve a camarillas de interés alguno, tal vez por eso no le agrade a su antagonista verlo en la política sin la cartera o la cartilla resellada por los grupos familiares de la derecha y la ultraderecha en que Kuri milita.

Podríamos materializar el subjetivismo sagrado que dicen poseer estos grupos y tales intereses; pero eso significa meternos en el camino tortuoso de los intereses privados, monopólicos de cada personaje del oportunismo político en turno lo que parece conviene y acepta como su particularidad más específica de don Mauricio Kuri.

El ex rector de la UAQ, para bien, no ha necesitado cobijarse a ultranza, bajo ningún interés partidario cualesquiera, simplemente porque su desarrollo social personal lo hizo con su esfuerzo y en diversas instituciones de enseñanza superior nacionales y extranjeras y eso le basta.

El ex rector de la UAQ, es una avis rara en la política local y algún día en lo nacional, por la visión educativa y científica que tiene del quehacer universitario y tecnológico. Los jóvenes lo entienden, los muchachos y los maestros, una enorme mayoría lo siguen y lo respaldan, es un  producto social de la UAQ y de la juventud de Querétaro, como antes lo fue de un proceso nacional de transformación que no se haya cancelado. ¿Quién se ha equivocado de partido, SEÑOR kURI? Los que se introducen a cualquier sótano de la política estatal del momento para ahí hacerse de mulas, como dicen que lo hace “Pedro el bueno”.

¿Quiere debate? En “Plaza de Armas” lo espero sin mitos y sin mistificaciones. Todos somos parte del todo, pero no revueltos, ¿a poco no?

Comentarios

Comentarios