Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES

Trivialidad y demonizacion electoral

¿En dónde estarán emplazados esos  cañones con tanto poder?

A pesar del esclarecimiento concreto, es decir histórico, de la práctica y la idealidad tratadas crítica y dialécticamente,  no por ello dejaron de desarrollarse las complicada formas y prácticas, otra vez, por los viejos y modernos regímenes estatales casi todos sin excepción algunos de ellos, como el fascismo y el nazismo, formas y tonos embarnecidos por los poderosos medios de comunicación actuales.

Pero dejemos en paz a Hegel y a sus seguidores de izquierda y de derecha de aquellos años, para poner atención en Querétaro.

A las distintas formas de enajenación política, se han unido y sumado los apologistas directos e indirectos a la manera como trata George Lukas a las distintas corrientes que él engloba como “El Asalto a la Razón”, rubro que no deja atrás al gran autor de la “Fenomenología del Espíritu” y a sus más esclarecidos y geniales críticos.

Todo esto viene a propósito y me lo recuerda ahora algo que he visto publicado en la prensa nacional y, en particular, en algún diario de Querétaro este viernes 13 de abril.

Dice, por ejemplo, el maestro Alfredo Botello, “…que los universitarios no deben ser carne de cañón… y que él conoce bien a los universitarios…” como si éstos fueran una realidad petrificada abstractamente y no parte de una sociedad capitalista y subdesarrollada con una cultura enajenada como expresión del espíritu absoluto de los que no quieren que nada cambie, mucho  menos la forma de detentar el poder del Estado y el dinero.

Por fortuna histórica, Querétaro tiene sus particularidades no muy distintas del universo social y económico que prima en el país.

Estas mismas o parecidas expresiones y estas mismas fuerzas trivializan la economía política unilateralizada y así convertida en propiedad de unos pocos, sin tomar en cuenta el trabajo que genera plusvalía y renta de la tierra diferencial y absoluta, como lo que vemos crecer en la industria inmobiliaria, a partir del cambio de uso del medio natural de producción, según los fisiócratas al considerar la tierra como la única fuente de valor, junto con el agua, los bosques que cambian de naturaleza económica según sean propiedad privada o propiedad social, léase concesiones mineras por caso.

Según el maestro Alfredo Botello, su advertencia sólo se dirige a los estudiantes de la UAQ, no al resto de la Universidades y tecnológicos de Querétaro, pues él es secretario de educación con licencia y funge ahora como candidato suplente a Senador.

La intención es muy clara, tanto como el negarle a un segmento de los jóvenes su capacidad de decidir y apropiarse de la realidad del único modo que pueden: a través de la ciencia, la historia y la tecnología aprendidas y aplicadas. ¿Por qué no también lo electoral?

¿Es acaso la política algo absolutamente distinto a lo que se sigue en los planes de estudio de cada disciplina, entre otras las ciencias sociales y políticas?

Pero por esta vez no entraremos en el análisis de esta interesante revelación con que, según el maestro Alfonso Botello, previene y advierte  a esa masa potencial de votantes, si es que votara su totalidad y en una sola orientación, para convertirse, de esa manera, en carne de Cañón, como el ex Jefe de la Educación Estatal lo expresa y lo divulga ahora; desde luego que el funcionario estatal con licencia no ve los sobres con dinero y etiquetados con claro propósito de compra y venta de sufragios, los que sean; seguido todo por las amenazas contra el doctor Gilberto Herrera Ruiz.

¿De dónde vienen esos dineros extras, tan raros y desconocidos?

¿De dónde viene el cañonazo y contra quien va dirigido en verdad?

Tal vez esto no lo sepa el maestro Alfredo Botello, tampoco sabrá de las amenazas contra el ex rector de la UAQ.

Quizá nosotros podríamos ayudarlo en sus pesquisas y trivializaciones tan pobres sobre lo que a él le causa alarma, ya que dice conocer tanto y a fondo a esa comunidad de jóvenes.

En mejor ocasión abundaremos en esta cuestión social tan intimidatoria, pues se habla de CAÑONAZOS.   

Comentarios

Comentarios