Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES

El acero, aranceles, ¿guerra comercial?

Sólo haremos unas notas acerca de esta contradicción económica de alcance mundial y las repercusiones eventuales que tendrá en caso de llevarse a cabo esta medida, en apariencia defensiva, pero a la postre de funestas consecuencias para el propio capitalismo mundial, empezando por Norteamérica.

EU consume un promedio anual de 29 millones de toneladas de acero y lo obtiene de todos los países, sea cual sea el tipo y la naturaleza de su economía. El precio internacional de la tonelada fluctúa entre 450 y 460 dólares la tonelada.

China produce 800 millones de toneladas y exportaba hasta hace poco alrededor de 164 mil toneladas, pasando a exportar a EU, con este nuevo arancel que se pretende, o sin el mismo, cerca de 67 mil toneladas anuales, la misma cuota establecida para México y lo propio experimentarán otros países con parecido nivel de producción de acero y productos laminados al nuestro, como Turquía y Rusia.

La misma medida arancelaria tendrá resultados diferentes, veamos algunos de ellos. El acero mexicano se produce con crédito bancario mundial y lo mismo se hace con su valor accionario-

México paga dividendos de interés por ese endeudamiento bancario nacional o internacional, lo mismo da en cualquiera de los dos casos.

China, en cambio, es acreedor de EU hasta por cerca de 1.5 en bonos de deuda; digamos un absurdo para contrastar la disparidad de una y otra economía: China es posible que gane más con este volumen de bonos de la deuda de EU, que con sus exportaciones de acero; México, en cambio, valoriza en el acero capital mundial que aparenta ser capital propio y, estos aranceles tenderán a estrangular esta rama industrial en México; se apropia una porción mayor de valor de la rama acerera mexicana y afectará sin duda la capacidad de intercambio de nuestro país con la economía mundial afectándose ésta en todos sus intercambios.

¿Qué dicen y qué analizan nuestros representantes comerciales? Poco se sabe de cómo interpretan el fenómeno recesivo de la economía y la forma como le escurren el bulto a los problemas a la hora de negociar, si es que se puede o se intenta. Los aranceles y el acero, lo mismo que el aluminio son apenas un adelanto de como el imperialismo pretende zafarse de sus contradicciones; pero no nos extenderemos más de la cuenta.

Comentarios

Comentarios