Sabino Medina

DESDE LOS BALCONES

La UAQ, su utopía real con pasos gigantes

Es muy difícil dentro de una crisis mundial, encontrar en tantos jóvenes, alumnos y docentes, tanta fe en la Universidad, como portadora universal de la ciencia, la investigación y el pensamiento.
Todo esto se vivió la tarde del viernes pasado, cuando el Rector Gilberto Herrera Ruíz, rindiera su sexto y último informe de su gestión de seis años al frente da la uaq. El mérito de todo corresponde como actores históricos a todo el personal docente e investigadores, como esfuerzo común, lo mismo que a los miles de universitarios que hicieron posible y vivieron esta transformación y engrandecimiento de la UAQ. Mil y varios datos y cifras dan testimonio de cómo trabajó la UAQ durante estos seis años de Rectorado del doctor Gilberto Herrera Ruíz y su fe y su pasión en la enseñanza pública, frente al reduccionismo de la privatización que campea por todo el orbe y en este tiempo.
¿En qué omisiones deficiencias ha incurrido la enseñanza pública, para que haya surgido la privatización de la misma? Se cuestionó en voz alta el Rector de la UAQ y continuación saca a la luz los sistemas de enseñanza superior de otros países avanzados. Cuyos resultados corren a favor de lo público
Citó, entre otros fenómenos, el hecho de que la UAQ sea el escenario preferido por los actores de todos los partidos políticos, antes y ahora. “si la UAQ les cobrara una cuota por ello, quizá no tendría que andar luchando por incrementar su presupuesto.
El Rector Saliente, ilustró de varias formas, cómo y por qué la UAQ se encuentra clasificada entre las diez mejores del país y exhortó a los investigadores para que pasen del papel a la realidad,
Fue una larga crónica del recuento del trabajo de seis años que ha llevado a cabo la UAQ y agregó: recordar el pasado de la Uaq, significa que pase por el corazón de todos los universitarios, parafraseando al gran escritor Eduardo Galeano.
Al modo de Esopo, trajo a la memoria de los asistentes a este multitudinario Consejo Universitario de la UAQ, una fábula contada por algún docente, que habla de la araña y el ciempiés, en que este último cuenta con más extremidades que la primera, pero pierde el tiempo pensando en cómo caminar; esto mismo os pasa a los investigadores que, pensando como solventar algún proyecto, frenan su ejecución real.
Lleno completo y desbordante entusiasmo vivió la UNAQ en pleno fin de semana. Finalizando aquello con las notas de la Estudiantina de la Institución que acabara de regresar de su estancia en El Vaticano.
Tiene miga, mucha miga el recuento institucional de seis años, por donde desfilaron acontecimientos recordados, de cuando el doctor contra todo pronóstico lograr ascender a la posición más alta de esta noble y leal institución.
Ahí estuvo presente la nueva Rectora electa, que el próximo lunes tomará posesión de su alto cargo; todos los directores de todas las facultades, consejeros alumnos y maestros, que participaron con su entusiasmo en esta fiesta colectiva de aprobación y apoyo a uno de sus Rectores que más han calado en el ánimo de fortaleza y unidad que se condensa en la autonomía de la UAQ.

Comentarios

Comentarios