RAYMUNDO RIVA PALACIO / EL PANTANO DE LÓPEZ OBRADOR

ESTRICTAMENTE PERSONAL

Culiacán, desabasto de medicinas y feminicidios, es la trilogía de fenómenos que ha sacudido al presidente Andrés Manuel López Obrador y de la cual no se puede salir. Al contrario. Como en un pantano, entre más rápido nada, más se hunde. Su último discurso, machacando que detrás de la convocatoria para el paro nacional de mujeres hay “mano negra” y está organizado por “conservadores”, es patético, reflejo solo de la incomprensión de asuntos públicos que no procesa salvo en el marco de su racional reduccionista y maniquea. La realidad lo está arrollando porque no sabe afrontarla, mientras su administración se llena de contradicciones.

La más visible fue la de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, que primero apoyó a la convocatoria de las mujeres y después se cambió de bando, en respaldo a una convocatoria antídoto de la primera. El presidente justificó que ella tenía su propio criterio, lastimándola más: ¿qué buen criterio cambia 180 grados en cuestión de horas? No era un asunto de criterio, como mal explicó el presidente, sino de realineamiento político. Pero tampoco eso saben hacer. El mejor ejemplo, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval al ridículo auto denigrante para apoyarlo: si hay paro, habrá tentaciones entre las mujeres de lavar platos. Su capacidad intelectual ha quedado en entredicho.

Parecería como si el gobierno se empezara a caer en cachitos. El muro es grande y fuerte, pero ya se le ven los hoyos por todos lados. En la semana que terminó, tan peor como las anteriores, el jefe de Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, lo tuvo que descalificar públicamente ante inversionistas para apelar a que inviertan. “Dejen la ideología en su casa”, les dijo inútilmente. ¿Alguien lo escucha? La ideología es lo que impregna el discurso de López Obrador, e impacta la gestión eficiente en su administración.

Paseo de la Reforma fue bloqueada en la semana por padres de víctimas del VIH, porque no hay medicamentos, y los padres de los niños con cáncer se levantaron indignados de una mesa de negociación en la Secretaría de Gobernación porque les mintieron que sí había. López Obrador acusa a las distribuidoras de medicinas del desabasto, que en efecto no distribuyen, pero no por sabotaje, sino porque no hay medicinas qué distribuir. El gobierno canceló compras, por órdenes de López Obrador desde el año pasado, y personas de varias edades con cáncer y sida están en riesgo de morir por una política de austeridad que, como admitió Romo, es “calcutiana”.

Todos los temas le están brincando al presidente y generando crisis. Junto con la convocatoria se dio la cancelación de un acuerdo para apoyar a pacientes de mama, que lo metió en otro problema aún sin resolver plenamente, y el cese del director del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, una eminencia mundial a quien López Obrador señaló como eminencia sólo en corrupción, en un ataque infundado –hasta que prueben lo contrario-, ruin, y cuyo único antecedente público es la queja de que no tenían medicamentos, como decía el gobierno que había. La represión y purga contra quien protesta, la marca de la casa.

Es un gran estudio de caso el de López Obrador y sus decisiones: un país lleno de desigualdad, corrupción en las más altas esferas y crecimiento mediocre, empeoró en un año. ¿Cómo lo hizo? No ha resuelto lo primero, y ha añadido agravantes en su gestión por causas aún sin explicación clara. La empatía con criminales y desdén con las víctimas, es un patrón de comportamiento. A los presuntos feminicidas de Fátima los mantuvieron casi 48 horas en prisión sin que hubiera orden de aprehensión, pero a Ovidio Guzmán López, el hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, lo dejaron libre el 17 de octubre en Culiacán, porque no tenían orden de aprehensión. No extraña que el embajador de Estados Unidos, Christopher Landau, regañara hace unos días al secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, porque las muchas reuniones que han sostenido no llevaron a resultados. “Es francamente deprimente”, le dijo. “Esto no puede seguir así”.

El presidente ha pasado de estar muy enojado, a también estar preocupado, de acuerdo con personas que han platicado con él recientemente. Tiene razón en estarlo, pero debería de ocuparse también. López Obrador cree que gobernar es pararse hora y media en la mañana en una comparecencia pública y dar un reporte de gasolineras, de medicamentos, de llevar a miembros del gabinete a que muestren algunas de las cosas que están haciendo. Pero también se sube a la Montaña Rusa a responder preguntas relevantes e intrascendentes, críticas y zalameras, a denostar y difamar, a pelearse y a retar, como si fuera una pelea en el lodo donde él es igual a todos.

No lo es. López Obrador es el jefe del Ejecutivo Mexicano, con la responsabilidad de gobernar un país y para todos los mexicanos. Su misión no es pelearse diariamente con quien sea -hasta con su propio equipo a veces-, ni pensar que si todos van en sentido contrario a él, quien tiene el problema son los demás, no él. López Obrador es presidente de la República, no un pandillero. Debe actuar en consecuencia y gobernar, que es el mandato que tiene.

Los muros de su gobierno se van a colapsar de seguir la dinámica de ausencia de autocrítica, sin filtros y confrontación. Si revisara objetivamente lo sucedido en las últimas semanas, dentro y fuera de Palacio Nacional, vería la urgencia de actuar diferente a como lo ha venido haciendo. No se le pide que regrese a las formas del pasado, sino que haga un gobierno eficiente, incluyente y competente. Un presidente profesional, con un gobierno profesional. Es lo que se necesita.

Comentarios

Comentarios