RAFAEL CARDONA / LA SIMULACIÓN COMO POLÍTICA

EL CRISTALAZO

El lenguaje político de la IV-T puede dividirse en dos partes: la simulación, con su brazo potente del discurso demagógico; y el oportunismo, con su auxiliar de la propaganda.

Hace unos días, para subsanar su dicho sobre la provocación en las marchas y manifestaciones feministas devenidas en actos de anarquía conservadora (así se le debe llamar tras el bautismo del Señor Presidente), la Jefa de Gobierno se puso la capa de las causas feministas y tras rehusarse a declarar una (inútil como todas, por otra parte), alerta de género, cuyo efecto sería nocivo para su imagen, como sin lo otro fuera muy provechoso, echó a andar un programa cuyo oportunismo simulador merece una completa reproducción sin más interpretaciones:

“…Como parte del compromiso para erradicar la violencia de género y el acoso sexual hacia las mujeres, el Gobierno de la Ciudad de México presentó la campaña “Paremos la violencia hacia las mujeres”, que consiste en la colocación de carteles con información y señalética en vagones exclusivos para mujeres y menores de 12 años en transporte público, así como la difusión de spots en radio, televisión y redes sociales con el hashtag #DateCuenta.

“La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, aseguró que las acciones forman parte del Plan de Acción Inmediata de Atención a la Violencia Contra las Mujeres, y la campaña tiene como finalidad erradicar la violencia de género en el hogar, entre las parejas, ambiente de trabajo, espacio público y en los medios de transporte público de la capital del país.

“La campaña tiene el objetivo de mostrar que hay muchas cosas que son violencia hacia las mujeres, que son comportamientos en la mayoría de hombres hacia mujeres, que nos hacen sentir inseguras en la ciudad. El objetivo de esta campaña es visibilizar y que tomemos acciones, no solamente desde el Gobierno, desde la Procuraduría, sino también como habitantes de la Ciudad de México porque finalmente es la casa de todos”, puntualizó.

“La mandataria capitalina informó que la campaña se colocará en toda la red de transporte del Sistema de Movilidad Integrada, con el objetivo de que las mujeres puedan identificar cualquier tipo de comportamiento, que en su mayoría proviene de hombres, para revertir la normalización de la violencia”.

Pero mientras ella anunciaba su programa, en las calles de la ciudad la violencia seguía imparable. No sólo contra las mujeres sino de las mujeres mismas, como las piromaníacas cuyas pistolas de agua cargadas con gasolina, echaban lumbre —como dragones anarquistas—, contra las puertas de la Cámara de Comercio de la Ciudad de México, el sábado por la tarde.

No importa si les echaban candela a los comerciantes o a cualquier otro gremio. Lo grave es la impunidad anarco conservadora o como se les quiera bautizar a quienes, a pesar de conocerse sus identidades, el Gobierno de la Ciudad tolera, fomenta y protege en los linderos de la complicidad.

Las incendiarias actuaron con la misma tolerancia de quienes en días anteriores cometieron actos vandálicos. Por eso los argumentos de cuidar a las mujeres en el Metro causan risa, como si la ciudad nada más fueran esos túneles y la única parte vulnerable de la sociedad fueran las féminas. Pura hipocresía compensatoria ante la ineficacia de una real protección policiaca.

Y aun cuando las marchosas mujeres de verde nos quieran vender su argumento de protestar aquí para cambiar las leyes antiaborto en Chihuahua o Coahuila o Puebla, mejor sería si movilizaran a sus seguidoras allá donde es necesario y no aquí, donde el recurso abortivo no tiene límites.

No es suficiente lavarse la cara ante un segmento del público, así sea el grupo ahora más estridente y visible, mientras la tasa de homicidios, robos, secuestros y otros delitos suben como la espuma. Quizá atender a ese segmento sea una prioridad para la clientela ideológica de Morena, pero no es suficiente.

La aspiración de quienes vivimos en esta ciudad es la seguridad para todos, los derechos para todos, el respeto para todos, sin necesidad de imposiciones de género. El respeto al ser humano sea cual sea su sexo y sea cualquier cosa para la cual use cada quien sus diferencias sexuales.

AERONÁUTICA

Si alguna vez fue imaginable el regreso a los cielos de los aviones de Mexicana de Aviación será en los próximos días, cuando se anuncie formalmente la quiebra de Interjet.

Las cosas ya llegaron a un límite insuperable en cuanto a la operación de esa relativamente nueva compañía. 

Comentarios

Comentarios