Rafael Cardona

Rafael Cardona

EL CRISTALAZO

LOS MERCEDES Y OTRAS COSAS

La imagen en verdad no puede ser más insultante. La señora Eva Cadena Sandoval, lamentable recaudadora de fondos para la “Honestidad Valiente” aparece oronda y gratificada, como si hubiera hecho una gracia, al bajar de un Mercedes Benz (los proclives a escribir sin pensar dicen de lujo, como si no fueran de lujo todos los vehículo de esa marca) cuyo precio excede con hecho la cantidad recibida para fines políticos.

La frustrada aspirante a la alcandía de Las Choapas se viste con  la florida textura de una seda elegante y estampada en el rojo apabullante de las magnolias, y con la frente muy en alto quiere revirar los argumentos y practicar aquello tan socorrido por las mujeres inteligentes: la sicología inversa; es decir, tornar el argumento inicial en contra de quien lo ha expuesto.

Y ahora dice, deben investigar a quien divulgó los hechos, porque me ha causado daños reputación y también agravios de género. Y ya era tarde para sacar la cantaleta de género. Refugio de toda canalla en busca de evasión.

Esto nos dice la información de Crónica:

“La diputada Eva Cadena regresó este martes 26 de abril a su curul en el Congreso de Veracruz, como independiente, luego de que la bancada de Morena le aplicó medidas cautelares en su contra por instrucciones de la comisión de Honor y Justicia del partido; sin embargo, será hasta el inicio del Periodo Ordinario de Sesiones  que se integre en el mes de mayo.

“Amado Cruz Malpica, coordinador de la fracción de Morena, informó que hasta que la comisión de justicia resuelva el tema de las sanciones por haber recibido 500 mil pesos en efectivo (no habrá sanciones, lo juro), se podrá definir su situación dentro de la bancada.

“Reconoció que la salida de la diputada resta votos a Morena y abundó “la salida de Eva es una merma para la bancada, aritméticamente afecta en los votos, pero seguimos siendo la segunda fuerza política”.

“El legislador señaló que estará fungiendo con sus deberes como diputada, pero sin formar parte de sus compañeros del partido que la llevó hasta el Congreso (o sea votará como una más, pero bajo el agua)..

“La ex aspirante a candidata por el municipio de Las Choapas acudió a la Fiscalía General del Estado (FGE) en un automóvil marca Mercedes Benz, acompañada por su abogado Celestino Galindo Moreno, después de haber acudido al congreso, esto para presentar una denuncia en contra de quien resulte responsable por los delitos que se configuren tras haberla grabado recibiendo dinero en un hotel de Coatzacoalcos.

“Sin querer dar más detalles sobre la situación, la diputada dijo que solicitaba a la Fiscalía el resguardo de los videos de los dos hoteles donde ella acudió, primero a recibir el dinero y posteriormente a devolverlo, pues ahí podrían encontrarse responsables de estos hechos.

“Aseguró, no tiene nada de qué avergonzarse y por ello pide que la Fiscalía actúe responsablemente y le permitan limpiar su imagen, pues dijo que a partir de los hechos ha sufrido violencia política y violencia de género.

“La Consejera del Organismo Público Local Electoral (OPLE), Julia Hernández, señaló que al momento no hay ninguna solicitud formal de queja contra la diputada Eva Felicitas Cadena Sandoval”.

En este caso ya no se sabe si admirar la cara dura de esta señora o la facilidad como el fuero legislativo se convierte en escudo inviolable para cualquier felonía, transgresión o delito.

La única pregunta en este caso tiene relación con el pensamiento de esta señora: ¿se aproxima a la fiscalía en su Mercedes para afianzar su posición de mujer opulenta (o al menos con auto de persona opulenta; lejos del Tsuru de su patrono político) o lo hace como una forma de reafirmación personal?

Exhibir su riqueza en cuatro llantas no la aleja demasiado del “mantra” de Karime Macías, quien obsesivamente (dice Yunes) escribía en su diario de inversiones, merezco la opulencia, merezco la opulencia.

La señora Cadena debe decir, merezco la elegancia, merezco la elegancia…

Como sea esta señora es una muestra patológica de cinismo. Y su caso, una vergüenza para quienes quieran seguir creyendo en “el castillo de la pureza”, como habría dicho Octavio Paz…

 

Comentarios

Comentarios