Que nadie por encima de la ley dice Apolinar Casillas Gutiérrez

FOTO: ESPECIAL
FOTO: ESPECIAL

Cuantiosos daños materiales y ocho lesionados, tres de ellos de gravedad, fue el saldo que dejó la trifulca que se registró la tarde del 24 de diciembre en Plaza de Armas, protagonizada por integrantes de una organización de comerciantes ambulantes e inspectores del municipio de Querétaro.

Se dijo que los inspectores presuntamente conminaron a los comerciantes a retirarse porque no contaban con los permisos correspondientes para vender sus productos en la vía pública.

Apolinar Casillas Gutiérrez, secretario del Ayuntamiento de Querétaro, aseguró que la administración de Luis Bernardo Nava Guerrero, no va a permitir que se viole la ley, ni se altere el orden y la paz social, por parte de personas que lucran con las necesidades de grupos vulnerables.

“El municipio dará todas las condiciones para impulsar a los artesanos, desde la capacitación hasta la ubicación para que expongan sus productos, siempre en el marco de la ley, pero no permitiremos que líderes o pseudolíderes de organizaciones quieran usarlos y explotarlos para lucrar con ellos y generar un clima de violencia en la ciudad. Nadie ni nada por encima de la ley”.

Con videos que confirman la agresión a los inspectores, Casillas Gutiérrez, hizo un recuento de los hechos y aseguró que desde el 14 del mes en curso iniciaron diversas mesas de negociación, que han estado encabezadas por Sergio Jerónimo Sánchez, Benjamín Castro y Rogelio Orozco, presuntos líderes de la organización Frente Estatal de Lucha, con quienes no llegaron a ningún arreglo, pues cada vez que se reunían anexaban más cosas al pliego petitoria y al momento de firmar el acuerdo se negaban a aceptarlo.

A las mesas de negociación acudió el visitador de la Defensoría de los Derechos Humanos, Francisco Javier Palacios Ugalde, quien constató los acercamientos que tuvo el municipio con los comerciantes, quienes siempre se negaron a llegar a un acuerdo.

“Realizamos cuatro escritos donde les proponíamos alternativas para que los comerciantes pudieran ofertar sus productos, pero ninguna fue aceptada por los líderes, quienes no tenían la intención de llegar a un acuerdo, sino a colapsar los encuentros esperando a que nosotros estalláramos, pero siempre actuamos con respeto a los derechos humanos”.

El día de la trifulca (24 de diciembre), explicó, ante el intento de decomisar la mercancía con previo aviso y como lo establece el reglamento, los líderes incitaron a los comerciantes a defender sus productos, por lo que agredieron a los inspectores.

“Alrededor de 150 personas agredieron a 40 inspectores que había en el lugar, de los cuales ocho resultaron con diversas lesiones; tres de ellos fueron trasladados de emergencia debido a la gravedad de sus lesiones”.

Aclaró que pese a que los inspectores están graves ya no están hospitalizados, están siendo atendidos, dos de ellos, por el área de oftalmología, mientras que uno más presentó diversas excoriaciones en la cabeza, inclusive perdió el conocimiento.

POR: ROTATIVO

Comentarios

Comentarios