PROCESAN A ENFERMERA

Miguel Ángel Contreras Álvarez informó que se inició un proceso judicial a una enfermera que se venía desempeñando como apoyo médico, acusada por tráfico de equipos de telefonía móvil al igual que la venta de sustancias prohibidas. FOTO: VOZ IMPARCIAL
Miguel Ángel Contreras Álvarez informó que se inició un proceso judicial a una enfermera que se venía desempeñando como apoyo médico, acusada por tráfico de equipos de telefonía móvil al igual que la venta de sustancias prohibidas. FOTO: VOZ IMPARCIAL

San Juan del Río.- Luego de una serie de denuncias realizadas por familiares de internos en el Centro de Reinserción social (CERESO) en San Juan del Río, en relación a la comercialización de estupefacientes, el comisionado estatal del sistema penitenciario en Querétaro, Miguel Ángel Contreras Álvarez, dio a conocer que derivado de las investigaciones realizadas dentro del centro penitenciario, se inició un proceso judicial a una enfermera que se venía desempeñando como apoyo médico, acusada por tráfico de equipos de telefonía móvil al igual que la venta de sustancias prohibidas para los reclusos. “La trabajadora de la salud fue identificada por personal de seguridad del centro penitenciario, por lo que fue puesta a disposición de la Fiscalía General del Estado. Lo que identificamos en las primeras investigaciones es que traía tres equipos de comunicación celular además de una porción de sustancia prohibida; en su momento fue ingresada al CERESO femenil como medida cautelar”.

El funcionario explicó que, al interior de los Centros Penitenciarios  está prohibido el uso de sistemas de comunicación lo cual es determinado por la ley nacional de ejecución penal, cuando hay visitas a los reclusos se hacen revisiones a los familiares, todo en apego a las garantías individuales.

“Las actividades ilícitas fueron identificadas en enero del presente año por lo que fue separada del área y puesta a disposición de la Fiscalía General del Estado para iniciar la carpeta de investigación, posteriormente se le inició la medida cautelar en el CERESO femenil; sin embargo, ya enfrenta el proceso penal en libertad”. Comentó que, en lo que va de la presente administración, no se han presentado otros reportes en contra de trabajadores o personal de los centros penitenciarios vinculados a actos de corrupción. Por lo que quedan descartados los señalamientos dirigidos al personal penitenciario, “se iniciará una investigación con el objetivo de esclarecer las imputaciones; sin embargo, cualquier procedimiento debe estar sustentado por una denuncia formal”.

ROSSY MARTÍNEZ / CORRESPONSAL

Comentarios

Comentarios