POLAR, UNA SERIE “B” QUE NO SE ATREVIÓ A SER…

“Polar”, una “serie b” que no se atrevió a ser…
Mads Mikkelsen es Duncan Vizla, el asesino más mortífero de la faz de la tierra, y ahora vienen tras él para cobrar un jugoso seguro de vida. La primicia perfecta, que aderezada con todos los elementos de una película “serie b”, y complementada con la participación de Vanessa Hudgens y Katheryn Winnick (Lagertha en Vikingos), tendría que derivar en una entretenidísima producción. A pocos ratos lo es. A muchos ratos, lamentablemente no.
“Polar”, la producción de Netflix es, como en muchas de sus películas, impecable. Los sets están bellamente cuidados y en muchas ocasiones te lamentas no ver esta película en la pantalla grande. Visualmente cumple con todos los componentes que hacen a uno ser fan de las “serie b”: Colores chillones, vestuarios y personajes ridículos, exageración y situaciones inverosímiles.
Aunado a lo anterior, Mikkelsen logra proporcionar una gran actuación y ofrecernos un asesino interesante: Cansado, apático, en retiro y muy, muy experimentado.
A este punto cualquiera podría decir que es una gran película, todo suena genial… no lo es. Su director Jonas Akerlund se encarga de proporcionaros un material aburrido que acaba de conectar con el televidente.
Si tienes todos los elementos de una “serie b” y quieres hacer una “serie b”: ¡Ve con todo!
La gran falla de la película es que parece que tienen dos historias, muy distintas, en una sola. A momentos quiere levantar esa ruidosa sección de asesinos de vestuarios de colores contrastante y a otros, explorar una faceta dramática de autoexploración de otros personajes. Ni una ni la otra acaban de despegar. Le faltó agresividad al director y perdió la oportunidad de enamorar a los amantes del género. Era suya, la tenía, y la dejó ir.
Quizá la producción tuvo que haber visto antes “Machete”, “Planet Terror” o “Grindhouse”. Todas las películas saben lo que son y qué quieren ofrecer, lo explotan y nos regalan productos divertidísimos: “Basurita de la buena”. Como dije antes, “Polar” no se atrevió y se quedó muy lejos de su objetivo.
Quizá lo único que verdaderamente lamento es ver a un grande como Mikkelsen en algo que no está a su nivel. Mejor quedarnos con algo como “Hannibal” y olvidar este episodio. Eso sí, para los verdaderamente amantes de la “serie b”, habrá algunos ratos que la disfrutarán. Todos los demás, seguro que la odian. Véanla bajo su propio riesgo

Comentarios

Comentarios