Persiguen en Querétaro los ambulantes del Centro

Hace unos años, vendedores ambulantes aprovechaban estas fechas para vender sus productos a todos los turistas; aunque fueron retirados y se les dio un espacio para el comercio, hoy todavía hay quienes buscan llevar más dinero a su casa y ofrecen en la calle sus productos. FOTO: ARCHIVO PDA
Hace unos años, vendedores ambulantes aprovechaban estas fechas para vender sus productos a todos los turistas; aunque fueron retirados y se les dio un espacio para el comercio, hoy todavía hay quienes buscan llevar más dinero a su casa y ofrecen en la calle sus productos. FOTO: ARCHIVO PDA

Perseguidos se sienten vendedores ambulantes en el municipio de Querétaro por los inspectores de la dependencia que están a la caza de aquellos que tienen una fuente de empleo informal.

Así lo pudo conocer PLAZA DE ARMAS, el Periódico de Querétaro, al buscar a comerciantes informales a quienes les han decomisado su mercancía con la que durante mucho tiempo han logrado proveer de objetos, flores y principalmente de alimentos a oficinistas, estudiantes y algunas autoridades en varios puntos de la capital queretana.

“Hemos pedido a los inspectores que nos permitan vender porque no tenemos otra manera de llevar dinero a nuestro hogar, pero ellos solo se limitan a quitarnos, decir que no pueden y pues nos dejan sin productos”, dijo un vendedor de alimentos en una conocida calle de la capital queretana.

Pidiendo guardar anonimato en ubicación e identidad, señalaron que en las últimas semanas se han visto perseguidos y acosados por aquellos que tienen que quitarlos y asegurarles sus productos por no contar con permiso, sin embargo al solicitar que se les permita tramitar el mismo, señalan que por el momento no se les puede otorgar.

“Lo que más miedo tenemos es que nos quedemos sin empleo, porque se llevan las cosas y para recogerlas hay que pagar multa, pero como le hacemos si ellos mismos se llevan en lo que hemos invertido”, señaló un ambulante quién indicó que ese mismo empeño con el que persiguen a gente que se “quiere ganar la vida honestamente”, debería ser el mismo empeño que deberían poner para atrapar delincuentes de los que también han sido víctimas.

Finalmente, varios de estos comerciantes que trabajan en la informalidad, señalaron que continuarán con su trabajo a pesar de los riesgos, pues señalan que desafortunadamente no tienen otra manera de generar ingresos para sus hogares y sus familias, por lo que piden a las autoridades les permitan ejercer un trabajo que no daña a nadie.

POR: VÍCTOR POLENCIANO

Comentarios

Comentarios