PATRICIA GONZÁLEZ MIRANDA / “EL SECUESTRO, UN NEGOCIO ILÍCITO EN ACELERADO CRECIMIENTO”

VISIÓN POLÍTICA

El secuestro es una violación a nuestro derecho a la libertad. Este medio para acumular capital de forma rápida, fácil y cómoda se ha convertido en una plaga a nivel mundial.

Cada vez que hablo o escucho de casos de secuestros en el orbe, se me eriza la piel, pues es una de las mafias más lucrativas que atenta contra cualquier tipo de familia sin distinción de nivel socioeconómico o estatus social, aunque también existen las extorsiones de sujetos que se encuentran en prisión o los famosos auto secuestros para beneficiarse económicamente de la familia con la persona que finge su cautiverio.

La ONU indica que los secuestros son motivados principalmente para fines económicos, y suelen presentarse por diversos fines derivados de temas políticos y empresariales. Actualmente se reconocen 9 tipos de modalidades de secuestros en el mundo: con fines de extorsión, con fines políticos o ideológicos, entre grupos delictivos, mafias, o dentro de ellos mismos, el que se vincula a disputas familiares o domésticas, con fines de violencia o explotación sexual, simulado o fraudulento, exprés, virtual, y la venta de una víctima a grupos delincuenciales para cobro del rescate. Existen numerosas tipologías de Modus Operandi, entre ellas; a través de taxis, la víctima aborda el vehículo, posteriormente otro automóvil sigue al “taxi”, subsiguiente, este se detiene en una calle o callejón solitario en donde 3 o 4 personas comienzan a forcejear para comenzar con el rapto de la víctima, esta singularidad se utiliza en los secuestros exprés principalmente.

El secuestro suele durar de 48 horas a 7 días, ya que estos grupos delincuenciales prefieren un cobro a corto plazo y con un monto menor, ya que por el número de sus víctimas, suelen recibir resultados cuantiosos.

Según la UNODC, Perú ocupa el primer lugar en secuestros, seguido de Venezuela, Chile y Panamá dentro de América Latina. Se aproxima que en mundo anualmente existen entre 40 mil y 100 mil casos al año, cifra preocupante para este crimen de lesa humanidad.

En datos de la UNAM, en nuestro país son secuestrados aprox. 5 personas al día, los Estados con mayor número de secuestros son CDMX, Guerrero, Baja California y Michoacán y más del 75% de las familias de los victimarios pagan rescate. Los lugares más frecuentes en donde suelen ocurrir este tipo de sucesos son: próximos a casa u oficina, restaurantes y hoteles de paso.

En cuanto a la Estrategia Nacional de Seguridad Pública de Gobierno Federal de nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador, se ha implementado como prioridad mayores recursos de los fondos federales para el equipamiento de las corporaciones, los cuales sumados a los esfuerzos locales permitirán que las policías cuenten con mejores condiciones para el desarrollo de su trabajo: mejores uniformes, mejor protección, mejores vehículos, mejor armamento. Es prioritario una Política Nacional Antisecuestro, una legislación efectiva y medidas eficaces para la aplicación de esta Ley y medidas preventivas eficientes para combatir este tipo de quebrantamiento. Esto se encuentra ampliamente explicado en el Manual de Lucha contra el Secuestro de la Oficina contra la Droga y el Delito de la ONU.

La lucha del Gobierno de la 4T contra este tipo de transgresiones y grupos delincuenciales son sin duda, un parteaguas para la implementación de Políticas Públicas y Leyes eficaces en la materia.

Comentarios

Comentarios