Papa Francisco finaliza visita a Chile con mensaje pro inmigrante

El Papa Francisco se despidió este jueves de los chilenos con un llamado a abrir sus brazos a las nuevas oleadas de inmigrantes y a brindarles un trato más justo, después de una serie de actividades en el puerto de Iquique, la última escala de su visita al país antes de volar a Perú.

Miles de fieles acamparon en las afueras de una playa cercana a Iquique, en el corazón del desierto más árido del mundo, donde el Sumo Pontífice entregó su mensaje final en suelo chileno.

“Estemos atentos a todas las situaciones de injusticia y a las nuevas formas de explotación. Estemos atentos a los que se aprovechan de la irregularidad de muchos inmigrantes porque no conocen el idioma o no tienen los papeles en regla”, dijo el Papa en un acto al que concurrió menos gente de la esperada.

Iquique, que en lengua de la etnia aymara significa “sueño”, se ha convertido en los últimos años en uno de los mayores polos migratorios del norte del país para personas que huyen de las crisis políticas y económicas en sus naciones de origen.

Pero la llegada de los extranjeros al puerto, en una región que alberga importantes faenas mineras, ha despertado sentimientos xenófobos en la población local, un rechazo que se repite en las principales urbes de Chile.

“Todos en algún momento podemos ser inmigrantes. Hay que acoger, como dice el Papa porque después nos puede tocar a nosotros”, dijo Emma Andaúl, de 67 años, en Iquique.

Los inmigrantes, que solían venir de países vecinos como Bolivia y Perú, en los últimos años han llegado desde sitios más lejanos como Haití, Cuba, Venezuela y Colombia.

“Esta tierra (Iquique) es tierra de sueños, pero busquemos que siga siendo también tierra de hospitalidad”, abogó el primer Papa latinoamericano.

El Pontífice, nacido en Argentina como Jorge Bergoglio y que vivió cerca de un año en Chile en su juventud, llegó al país el lunes. En las jornadas previas pidió perdón por los abusos sexuales cometidos por sacerdotes y buscó tender un puente con los pueblos originarios.

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, quien viajó a Iquique para participar en las actividades del Papa, celebró los mensajes de Francisco hacia los más postergados de la sociedad.

“Las palabras y acciones del Papa Francisco hacia los pueblos indígenas, quienes viven privados de libertad, los migrantes, jóvenes y nuestro pueblo en general han sido un testimonio de esperanza en el futuro de Chile. Gracias @Pontifex_es!”, dijo la mandataria en su cuenta de Twitter.

Comentarios

Comentarios