Pancho nos hará “libres y soberanos”

Pintan su raya. La bancada azul en el Congreso Local anunció la iniciativa para declarar la libertad y soberanía de Querétaro frente al gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Al micrófono la diputada Tania Palacios Kuri. FOTO: PAN

COLUMNA TABLERO

Pancho nos hará “libres y soberanos”

  • Iniciativa del PAN local frente a AMLO
  • Ya tenemos dos cetemes en Querétaro
  • Revoltijo auspiciado por Aguilera Rico
  • Abraham González Contreras, ¡único!

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS ALARCÓN 

Pintan su raya. La bancada azul en el Congreso Local anunció la iniciativa para declarar la libertad y soberanía de Querétaro frente al gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Al micrófono la diputada Tania Palacios Kuri. FOTO: PAN

Derechazo.

A la diputada Connie Herrera le tendrían que pagar regalías por el nombre de su organización política, Querétaro Independiente, de prosperar esa iniciativa de la fracción panista en el Congreso local para declarar la autonomía (libertad y soberanía) del Estado frente al poder federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

Algo sabría la dirigente del único partido local con registro al bautizarlo así. Lo cierto es que el PAN con sus 12 votos, más los del Revolucionario Institucional, Verde, Encuentro Social y Querétaro Independiente alcanza la mayoría calificada para hacer reformas constitucionales, aunque Morena –con sus seis diputados- se oponga.

En el fondo de esta tirada se advierte la intención del gobierno queretano de blindarse ante la indiscutible fuerza del jefe del Ejecutivo federal que, dicen, anda por encima del 90 por ciento de aprobación.

Por eso Francisco Domínguez lidera a los gobernadores panistas frente a los proyectos nacionales y logró colocar a su delfín, Mauricio Kuri, en la coordinación de la bancada en el Senado, en donde ya fue ratificado.

Pero hay muchas cosas que cuidar, algunas sujetas al escrutinio público e incluso a la maledicencia, como para conformarse con esos amarres. Es necesario, según se ve, reforzar los dispositivos constitucionales locales para subrayar nuestra libertad frente al potente mandatario mexicano, por aquello de las recanijas dudas.

La reforma anunciada por Agustín Dorantes, ahijado de Pancho y Michel Torres, huerfanito de Anaya, es un salto hacia atrás y puede ser vencida con los argumentos del pacto federal contenido en la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, promulgada aquí hace casi 102 años, que se cumplen el martes.

En ella se expresan claramente el interés supremo de la nación y la indivisibilidad del territorio.

No somos una isla ni un rancho de Huimilpan.

El Estado de Querétaro, antes llamado de Arteaga, es libre y soberano como todos. Poner esos atributos como nombre no deja de ser una ocurrencia con la que se pretenden cubrir los asuntos y compromisos del grupo en el poder local y sus apetitos de continuidad.

La reforma panchista es mediática y sin fondo.

La soberanía está considerada desde 1824. De hecho, otro panista, Francisco Garrido, reformó la Constitución en 2008 para dejarla en 101 artículos, asesorado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Era mejor, se argumentó entonces, autodenominarse autónomo que soberano, pero –ojo- la Constitución General siempre le ha llamado libres y soberanos a los estados, incluido Querétaro. Es decir, que con la inciativa de hoy se regresan a como estaban y, de paso, le enmiendan la página a Garrido, Marco León y Alfredo Botello, protagonistas del cambio anterior.

Ociosos.

-BLANCAS Y NEGRAS-

¿Dos Cetemes?

Carlos Aceves del Olmo, dirigente máximo de la Confederación de Trabajadores de México, tomó la protesta el domingo pasado a J. Cruz Araujo como secretario general del comité estatal, teniendo como testigos al gobernador Francisco Domínguez, al secretario Juan Martín Granados, al de Desarrollo Sustentable, Marco del Prete y, a la orillita, al del trabajo José Luis Aguilera.

El problema es que el 2 de enero el susodicho titular de la Secretaría del Trabajo acreditó a miembros del líder supuestamente depuesto, Jesús Llamas Contreras, como representantes del Trabajo ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje para el periodo comprendido entre ese día y el 1 de diciembre de 2024, como consta en el acta de la que PLAZA DE ARMAS tiene copia.

Y para que no haya duda, dos de los miembros reconocidos por la autoridad laboral, son Estuardo Llamas Servín y Alma Laura Llamas Servín, hijos del tres veces diputado local priista Jesús Llamas Contreras, al que se acusa de relaciones con la organización dirigida por el senador Pedro Haces, del Movimiento Regeneración Nacional.

En el acta de la toma de representantes del capital y el trabajo se señala que José Luis Aguilera actúa “en su carácter de secretario del Trabajo, con las atribuciones conferidas por el MVZ Francisco Domínguez Servién, gobernador del Estado de Querétaro.

O sea para efectos prácticos el sector obrero de Querétaro y la CTM en particular, tienen dos dirigentes: Jesús Llamas Contreras, con sus representantes reconocidos ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, y J. Cruz Araujo que protestó ante Carlos Aceves, Pancho Domínguez y sus colaboradores.

Quizá por esta dicotomía, me cuentan, el líder nacional de la CTM le habló fuerte a José Luis Aguilera el domingo, antes de que llegara su jefe y comenzara el acto, cuando el secretario del Trabajo se le sentó a un lado y quiso hacerle platica. Testigos dijeron a este columnista que al funcionario se le iba y venía el color de la cara y que mejor tomó prudente distancia.

El hecho es que hay dos secretarios generales despachando en las instalaciones de la Federación de Trabajadores del Estado de Querétaro, el nuevo J. Cruz y Jesús, el histórico, que no tiene la menor intención de dejar las oficinas porque, comenta, son propiedad de las 65 organizaciones acreditadas como dueñas y más de 40 están con él, como reconoció la Secretaría del Trabajo del Estado y la federal a través de la toma de nota en su poder.

Así está hoy la otrora poderosa CTM que le dio a Querétaro dos gobernadores: Rafael Camacho Guzmán (1979-85) y Enrique Burgos García (1991-97).

Hoy son otros tiempos. Los de la 4-T.

-EL HISTORIETARIO-

Genio y figura.

Si te mueres no te vayas a ir al cielo, porque allá no vas a conocer a nadie y te vas a aburrir mucho, le decía el constructor Abraham González Contreras a su amigo el empresario Juan Germán Torres Landa, que desde hace tiempo se anuncia como “difunto” en sus tarjetas de presentación.

Bromistas ambos, jugaban con el tema de la muerte que hace tres años -el 30 de enero de 2016- nos lo arrebató sin ya siquiera dejarlo ir a la corrida de José Tomás y Joselito Adame, la tarde del día siguiente, en La México.

Tenía 70 años y una cuerda que le alcanzaba para mucho más en trabajo, familia, amistades y bromas que sólo a él se le podían ocurrir, como haberle escondido sus botines al gobernador Rafael Camacho Guzmán en los baños del Campestre, haciéndolo salir descalzo, mentando madres y jurando venganza.

La que cumplió mandándole policías a robar su negocio de la Colonia Casa Blanca mientras él y sus cuates jugaban cartas. “Qué bromistas, ¿verdad?” le contestó Camacho a Abraham cuando se quejó del asalto.

Comía y bebía a placer. Nunca le faltaba el Buchanan´s 18 del que traía siempre dotación en su lujosa camioneta Cadillac, en la que se deslizaba por la ciudad sin guaruras ni nada.

En ella llegaba la desayunar a la Piccola Giovana, que era fonda y él convirtió en trattoría con la bendición (por escrito) del mismísimo Papa Juan Pablo II.

Gourmet empedernido, no perdonaba tampoco el cabrito de Roberto Quintanar. Desde los tiempos de La Cabaña y luego en su lugar de las calles de Arteaga. O con el otro Daniel, en la Costa Cantábrica, a la que siempre le seguía la pista. En Corregidora, en el Tepetate o, efímeramente, en el Centro Sur.

Era Gallo Blanco, simpatiquísimo y buen amigo. Siempre solidario con PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro. Presente en nuestras celebraciones y en el trato cotidiano, sin los retruécanos de sus descendientes que siempre están con el poderoso en turno, llámese José o Francisco.

Destacó Abraham como constructor de tercera generación con su empresa AGC, dedicada sobre todo a trabajos de terracerías, pavimentación y renta de maquinaria pesada, de la que puntualmente nos hacía llegar en diciembre la agenda del año siguiente y que guardaré siempre con afecto.

Fue un personaje destacado del siglo XX queretano y de los tres primeros lustros de este milenio. Tanto que el cronista Andrés Garrido del Toral no pudo dejar de incluirlo en la serie de libros editados por la administración pasada y que, en su intervención Juan Antonio Isla, ex secretario de Cultura y entonces coordinador de asesores, dijo que  Abraham solito llenaría varios tomos con sus anécdotas.

Muchas de ella teniendo como escenario el Club Campestre, en donde lo suspendieron como socio por meter una changuita feroz en el locker de un socio al que apodaban El Chango. O cuando lo castigaron en el Club de Industriales por meter a una bailarina y ponerla a danzar sobre una mesa del restaurante.  Eso no se lo podía perdonar ni El Güerito Emilio Maccise, presidente de la agrupación, que tanto lo quiso.

La última aventura del Tío Abraham, como le decíamos, fue construir su palacio en una de las colinas de la ciudad, que se ve de cualquier punto de la ciudad y que nunca quiso o pudo habitar, alarmado él mismo –que no le temía a nada- por lo notorio y ostentoso de la construcción.

-Si les preguntan qué es ahí, digan que es un teibol, pedía.

Amigo de todos y enemigo de nadie, Abraham González Contreras no habrá atendido la recomendación que él mismo le hacía a Juan Germán Torres Landa, a juzgar por el mensaje del obispo Faustino Armendáriz que en su misa de cuerpo presente habló del guadalupano que no faltaba a la romería al Tepeyac.

Ante una Catedral repleta, lo recordó como el peregrino que caminó por su fe, que luchó como cristiano, pero también en todo momento se encomendó a Dios.

Yo no sé si se esté aburriendo, porque –como él decía- muchos de sus amigos están allá abajo o si le andará escondiendo sus sandalias a San Pedro en el club celestial, pero acá en el Querétaro real nos hace falta.

Abraham, personaje irrepetible.

-CINE PLAZA-

Club de Cuervos.

Con algunos miembros del gabinetazo queretano. Produce: El (Ex) Niño Naranja.

Estreno.

-LA FRASE DE LA SEMANA-

Confesión.

“Frente a un escenario nacional en donde se tiene un Presidente de la República emanado de otro instituto político”: Agustín Dorantes, dirigente del PAN) al explicar la iniciativa de reforma constitucional para declarar libre y soberano a Querétaro.

Genial.

-JUGADA FINAL-

Otro Pancho.

Al gobernador Francisco Domínguez Servién, que va a “hacer” libre y soberano a Querétaro, como lo es desde 1824, un Maduro ¡Jaque Mate!

Correo: [email protected]

Nuestro inolvidable amigo Abraham González Contreras (+), segundo de izquierda a derecha, con el nada difunto Juan Germán Torres Landa, Alejandro Cabrera Siegler y los armeros, en un control remoto de Plaza de Armas, desde la Alameda Hidalgo de Querétaro. Te recordamos, Tío Abraham. FOTO: ARCHIVO

Comentarios

Comentarios