Meade, buen candidato con mal partido

De gala: José Calzada, Sandra Albarrán, Juana Cuevas, Mercedes Martínez, José Antonio Meade y Ernesto Luque en la cena del Club de industriales de Querétaro. FOTO: ESPECIAL

COLUMNA PLAZA DE ARMAS

¡Faltan 82 días!: Sabino

  • Juana y Sandra en campaña de Luque
  • Ya regresó Gilberto de la Sierra Gorda
  • No se sabe de Anaya, AMLO y Zavala
  • Bonito trío de Kuri, Murguía y Botello

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

De gala: José Calzada, Sandra Albarrán, Juana Cuevas, Mercedes Martínez, José Antonio Meade y Ernesto Luque en la cena del Club de industriales de Querétaro. FOTO: ESPECIAL

Diagnóstico.

“José Antonio Meade es un buen candidato con un mal partido” soltó uno de los invitados a su gira queretana del viernes pasado.

Eso mismo le dijo un colega al aspirante presidencial en la comida, trayéndole los nombres de los Duarte y otros políticos de pésima fama que, respondió, no estarán en la boleta con él.

La competencia, apuntó, son Ricardo, Andrés y Margarita, cada uno con sus trayectorias, patrimonios y propuestas.

El abanderado de la coalición “Todos por México” ponderó la unidad lograda en el PRI tras su postulación frente a la división generada por la nominación de Anaya en Acción Nacional, al pasar por encima de los liderazgos naturales e incluso romper con los presidentes Fox y Calderón.

Algo así como lo vivido o sufrido en el tricolor con la candidatura de Roberto Madrazo en 2006 y, de alguna manera, con Francisco Labastida en 2000, cuando los otros aspirantes y hasta los gobernadores jugaron en contra o, al menos, se inhibieron.

Hoy, así se vivió en la visita a Querétaro, Meade está reuniendo a los miembros de los diferentes grupos políticos.

Vimos en el mismo lugar y con la misma gente, como hacía tiempo no ocurría, a los cuatro ex gobernadores Antonio Calzada Urquiza, Mariano Palacios Alcocer, Enrique Burgos García y José Calzada, acompañados de los ex candidatos Fernando Ortiz Arana y Roberto Loyola Vera. Rivalidades, agravios y traiciones, aparte.

Juntos, Mariano y Fernando, ex presidentes nacionales del PRI, recibieron a Meade a las puertas de Los Laureles, acompañado de Pepe Calzada, que así regresaba a Querétaro, luego de no venir ni como secretario de Agricultura.

Con ellos y muchos más (incluidos Ernesto Luque, Pancho Pérez, Braulio Guerra, Hugo Cabrera, Mario Calzada, María Alemán, Celia Durán, David Palacios, Mauricio Ortiz y Paul Ospital) se encerró el abanderado tricolor por más de una hora en un cónclave que lo dejó muy satisfecho, según nos compartió en la comida ofrecida a los directivos de los medios de comunicación locales.

Vio Meade un PRI unido y con ánimo de recuperación, a pesar de los pesares y se dijo confiado en ganar frente a las inconsistencias de Ricardo Anaya y las fantasías de Andrés Manuel que, a fuer de ser sinceros, tiene más años en campaña que puntos de ventaja sobre él.

Habrá que ver si el buen candidato convence, por encima del partido o partidos postulantes, porque como decía Winston Churchill (hoy tan de moda) “La Política es casi tan emocionante como la guerra y no menos peligrosa. En la guerra podemos morir una vez; en política, muchas veces”.

Y las elecciones son, todavía, el mejor campo de batalla.

Faltan 82 días.

-LA CARAMBADA-

Brotes.

Un incidente en Santa Rosa Jáuregui con defraudados de una caja popular y otro en El Colorado, sin que la sangre llegara al río, pusieron notas discordantes en la visita de José Antonio Meade, en la que la dirigencia estatal del PRI se vio rebasada.

Normal.

-DESDE LA BANCA-

Conocedor.

Les comparto los comentarios de Silvia Hernández, la queretana que ha ocupado los más altos cargos federales y la única secretaria federal, tras asistir a la cena de Meade en el Club de industriales presidido por Omar Hernández.

“El acto con empresarios fue espléndido. Muchas preguntas de fondo y respuestas documentadas y lógicas. Este es su mejor marco. El hombre se distingue por educado y por su conocimiento de los asuntos nacionales desde los tecnológicos hasta la cultura y los servicios de maternidad. En este campo, todos pierden ante él”.

Y sí, su problema son los actos masivos, con mensajes a voz en cuello, en donde se anda estrenando, tras 20 años en el invernadero del gobierno federal y la academia.

Doy fe.

-LA CARAMBADA-

Los otros.

No se sabe bien a bien cuándo vendrán los otros candidatos presidenciales. De AMLO había dicho Celia Maya que el 20, pero Carlos Peñafiel la desmintió. De Anaya, que es de aquí, nada se dice. Y ya mejor no hablamos de Margarita.

En espera.

-OÍDO EN EL 1810-

Priista.

Que Toño Macías, el descolorido ex presidente municipal de Tequis y ahora candidato a diputado federal, se montó ayer en el arranque de Ernesto Luque, con un discurso edípico y yoísta en el que habló de sí mismo en tercera persona, como Juan Gabriel.

Queriiida.

-¡PREEEPAREN!-

El Zorro.

Una formalidad el inicio de campaña de Ernesto Luque Hudson, candidato a senador del PRI, en San Juan del Río, porque no ha dejado de estar activo durante los últimos años, como delegado del IMSS y Sedesol.

De hecho, en la víspera, el sábado, estuvo haciendo proselitismo en los Arcos, con un equipo de lujo: Mercedes, su esposa, Juana Cuevas de Meade y Sandra Albarrán de Calzada.

De primera.

-¡AAAPUNTEN!-

La otra vía.

Igual el candidato de Morena, Gilberto Herrera Ruiz  tiene una presencia constante en la comunidad y en los medios como rector de la UAQ y antes en su calidad de director de la Facultad de Ingeniería. Toda la semana estuvo en la Sierra Gorda, pero ya regresó.

Tiene marcaje personal.

-¡FUEGO!-

Panistas.

De Mauricio Kuri lo entiendo, es nuevo, y no me sorprende mayormente esa transmisión –rumbo a la sierra- cantando el nanana, pero sorprende el coro de Lupita Murguía y Alfredo Botello.

¡Porca miseria!

Azules: Mauricio Kuri y Lupita Murguía, candidatos del PAN al Senado de la República, en Arroyo Seco. FOTO: FACEBOOK
Moreno: Gilberto Herrera Ruiz, aspirante a senador del Movimiento Regeneración Nacional, peinó la Sierra. FOTO: ESPECIAL

Comentarios

Comentarios