MARTHA ANAYA / EN BUSCA DE LA MESA DIRECTIVA

ALHAJERO

En su próxima reunión plenaria –a realizarse entre el 22 y 26 de agosto próximo-, los diputados panistas elegirán al próximo presidente de la Mesa Directiva de San Lázaro.

Dan por sentado que al PAN, como segunda fuerza electoral, le corresponde presidir la Cámara de Diputados en el segundo periodo, por más que el representante de Morena, Porfirio Muñoz Ledo –aunque lo merezca-, quiera permanecer al frente.

La Ley Orgánica en Diputados es clara al respecto: la Mesa Directiva debe rotar entre los principales grupos parlamentarios en forma decreciente (existió además un acuerdo al arrancar la legislatura en septiembre del año pasado, de “respetar la ley” (¡háganme el favor!).

Ya en el camino -alcanzada la mayoría con diputados provenientes de otras fuerzas políticas- y pensando más en 2021, los morenos intentaron cambiar la Ley Orgánica, pero ya no les dio tiempo: se toparon con el “tortuguismo legislativo”.

Y es que la Comisión Dictaminadora está encabezada por un panista. Su presidente es, ni más ni menos, uno de los principales aspirantes de Acción Nacional a presidir la Mesa Directiva: Jorge Luis Preciado.

El hecho es que el proyecto para cambiar la ley se quedó en el camino y difícilmente se le daría espacio en un periodo extraordinario.

Sobre estos hechos es que los diputados panistas se ven ya presidiendo la Cámara de Diputados en el próximo periodo, a partir de septiembre.

Su propio dirigente nacional, Marko Cortés –durante los trabajos del último periodo extraordinario-, les adelantó que la elección entre ellos sería “por votación”.

Quien alcance la mayoría de los 78 diputados panistas sería quien suceda a Muñoz Ledo y haga sonar la campanilla. Claro, faltaría ver qué opinan las otras fuerzas políticas con las que el PAN integra el llamado “bloque opositor”: PRI, PRD y MC, para poder seguir operando como tal.

Y por supuesto, contar con la venia de los morenos, pues su bancada tiene la mayoría en la Cámara de Diputados y en cualquier momento –con esa sola mayoría- pueden destituir al presidente de la Mesa Directiva, sea quien sea y del partido que sea.

Por ahora, varios legisladores blanquiazules han levantado la mano y han comenzado a moverse en busca de la posición. El que más, Preciado, que no para de viajar para hacer los amarres requeridos.

Jorge Romero no parece mostrar fuerza más allá de la Ciudad de México. Adriana Dávila tiene fama de belicosa.

Marco Antonio Adame ha hecho poco ruido, pero al igual que el yucateco Elías Lixa –que parece no estarse moviendo-, cuentan con reconocimiento en bancadas fuera de la propia. Pero hay más entusiasmados: Marcos Aguilar, Laura Rojas, Pilar Ortega y Sonia Rocha.

•••

GEMAS: La Cofepris lanza alerta por la falsificación del Herceptin 440 mg de frasco ámpula (medicamento indicado para el tratamiento del cáncer de mama).

Comentarios

Comentarios