Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

Dónde quedó el fraude (y II)

¿En qué momento se llevó a cabo el fraude del 88? ¿Esa misma noche del 6 de julio cuando la llamada “caída” del sistema? ¿En Los Pinos? ¿En Gobernación? ¿Durante los días siguientes en las sesiones de la Comisión Federal Electoral? ¿Extramuros? ¿En la clandestinidad? ¿En la Cámara de Diputados instalada como Colegio Electoral?

Recogiendo –a lo largo de 29 años- los relatos y memorias de muchos de los actores que participaron en esas elecciones del 6 de julio de 1988, hoy podríamos aventurar esta respuesta:

1.-La “histeria” entre los priistas se desató hacia el medio día –entre la una y las tres de la tarde- de la jornada electoral. Momento en que los gobernadores (todos priistas) comenzaron a darse cuenta de que las cifras les iban mal y echaron a andar–de forma burda y desesperada- todo tipo de manipulación para cambiar los resultados.

2.-Dos sistemas de cómputo funcionaron aquel día: el oficial, bajo el mando de José Newman y otro clandestino –desde el cual se enviarían las cifras preseleccionadas a los partidos- a cuyo cargo se encontraba Oscar de Lassé. Ambos bajo las órdenes del secretario de Gobernación, Manuel Bartlett.

3.-El propio De Lassé reconoce que efectivamente “se apagó” el sistema aquella noche por decisión de uno de los técnicos, al notar que en las Oficinas del Registro Nacional de Electores –donde se encontraban representantes de todos los partidos- se había roto el candado para regular los resultados. Pero sostiene que el fraude no estuvo ahí, sino “en las casillas”.

4.-El entonces Presidente, Miguel de la Madrid, nos declaró (para el libro 1988: El año que calló el sistema) que él aceptó la “sugerencia” de Bartlett de no dar a conocer los “resultados parciales” que estaban llegando –del DF, Edomex, Michoacán y Morelos, favorables a Cárdenas- y esperar una muestra más amplia y representativa.

5.-En las horas y días posteriores –algunos aseguran que aquí fue donde se cometió el mayor fraude- comenzaron intensas negociaciones extramuros de la Comisión Federal Electoral, que llevarían a detener –con la anuencia del PAN- el conteo distrital, y subirían y bajarían nombres de diputados y senadores bajo la cúpula de la Cámara de Diputados, instalada en Colegio Electoral.

Entre los actores priistas más destacados en ese rejuego que llevó a Carlos Salinas de Gortari a la Presidencia, estuvieron: Manuel Camacho Solís, Luis Donaldo Colosio, Jesús Murillo Karam, Fidel Herrera, José Murat, Patricio Chirinos, Guillermo Jiménez Morales.

Esta historia del fraude que estalló el 6 de julio del 88 –descubierta esa misma noche por la famosa “caída del sistema”-, siguió tejiéndose durante días y semanas en distintos espacios y con distintos actores. No sólo del PRI.

-0-

Gemas: Obsequio del ex Presidente Miguel de la Madrid: “Nada de lo que hagamos nos quitará el sambenito del fraude”.

Comentarios

Comentarios