Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

La mirada de Santiago Nieto

Que la mirada de Santiago Nieto es intensa —física, literal y metafóricamente hablando—, no cabe duda.

De ahí que sobresalga en su libro Sin filias ni fobias, la manera como retrata a algunos de los personajes con los que compartió, se topó, o se enfrentó, durante su etapa como fiscal electoral (2015-2017).

A unos les va muy bien; a otros no tanto…

Comencemos por su principal alianza: Marcelo Ebrard. Fue quien lo acercó con Andrés Manuel López Obrador para que le advirtiera como “blindar” la elección por el condicionamiento de programas sociales.

Entre los que Nieto respeta y reconoce –además de su equipo con el que trabajó-, tres personajes en particular:

-El ex procurador General de la República, Raúl Cervantes. “Cervantes actuaba con visión de Estado para atender los problemas del país en materia de procuración de justicia… No puedo decir eso de nadie más en la administración de Peña Nieto”.

-El ex ministro José Ramón Cossío: “Inteligente en grado superlativo y rápido en sus respuestas, así es el ministro Cossío. Conversar con él fue una de las experiencias más relevantes de mi paso por la Fepade”.

-El obispo Raúl Vera: “Quedé impresionado por la sencillez y la fortaleza de un verdadero líder religioso. Personalidades como la de Vera hacían que desconfia-ra menos del ámbito religioso”.

De quienes hace un retrato nada favorable en el libro, van algunos apuntes:

-El ex procurador Jesús Murillo Karam: Genuina o no, hay una frase que lo define de cuerpo entero: ‘Ya me cansé’. “Un hombre impaciente, de carácter férreo, tosco, alérgico a la crítica, sin un miligramo de empatía con sus interlo-cutores. Un priista de cepa, lo que no siempre es un elogio”

-El ex gobernador de Chiapas, Manuel Velasco: “Velasco, ordinario, me recibió con una pregunta inverosímil, seca, gélida:“¿Sabes que tu jefa (Arely Gómez) es mi amiga?”. Se refería a la entonces titular de la PGR. “Sí gobernador” (…) “¿Y sabes que es mi tía?” (…) Mi respuesta fue idéntica (…) “¿Qué quieres?”, soltó altanero, metálico…”.

-El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y Cuauhtémoc Blanco, actual gobernador de Morelos, ante quien sufrió la peor derrota de su administración:

“Frente a mí, retador y altanero, se sentó el señor Blanco acompañado de su séquito (…) El alcalde (de Cuernavaca) no me quitaba la mirada castigadora de encima. A los cinco minutos se levantó de su asiento y se retiró (…)

El Tribunal Electoral, recordaremos, aprobó el registro del futbolista como candidato a gobernador del Partido Encuentro Social, “señalando que cumplía con el requisito de haber residido 10 años en Cuernavaca, cuando la realidad era otra”.

Estas son algunas perlas —de las que habría que tomar nota, para bien y para mal— de las memorias del “fiscal incómodo”.

GEMAS: Entre los Judas de este año aparecieron gansos…

Comentarios

Comentarios