Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

Capitalizar el antipejismo

Después del revolcón que les dio Morena a los partidos en julio pasado –y de la increíble popularidad al alza que lleva a la fecha Andrés Manuel López Obrador-, ¿dirían que hay condiciones para crear nuevas fuerzas políticas?

La respuesta, aunque para algunos parezca una locura, es un ¡sí!, contundente.

Los números lo reflejan: Ya son más de 30 las asociaciones que, a la fecha –el plazo se vence el próximo jueves 31-, se han presentado ante el Instituto Nacional Electoral (INE) para notificar su intención de conformarse como partido nacional. ¿Cómo explicarse esta efervescencia?

El fondo del asunto parece estar en la polarización.

En el amor-odio que provoca el tabasqueño per se –más lo que ha acumulado en sus escasos dos meses de gobierno- y en lo que, a partir de ahí, se vive entre sus seguidores y detractores a lo largo y ancho del país.

“El espacio (para nuevos partidos) está…; pero no para un partido tradicional, antiguo”, coinciden Luis Castro y Fernando Belaunzarán.

Desde su punto de vista, una de las franjas de oportunidad a explotar es “el antipejismo, el enojo contra López Obrador”. ¿Tienen posibilidad los partidos tradicionales (PRI, PAN, PRD) de ser competitivos en las circunstancias actuales?

Se ve complicado dadas las divisiones internas –algunas de las agrupaciones que buscarán su registro, como la de Margarita Zavala, o la de César Augusto Santiago, son precisamente desprendimientos de partidos importantes-, la pérdida de credibilidad, la corrupción en que se sumergieron y su falta de liderazgos.

Precisamente –apunta Belaunzarán-, una condición importante para enfrentar a los de Morena será lograr presentarse como “una alternativa ética”.

La vía para competir son las urnas. Y no precisamente por la vía independiente, como ya se vio. Sino como partidos. Ahí otra razón de la efervescencia.

En ese marco, Nueva Alianza –partido que perdió su registro en la elección pasada- buscará convertirse de nuevo en partido. Sólo que su retorno lo intentará por la vía de un nuevo registro, comenta Castro.

La razón es sencilla: El proceso para un nuevo partido es más fácil.

Por lo que toca a los Galileos, Belaunzarán manifiesta enfrentar sentimientos encontrados:

-Por un lado considera que cada nuevo partido que se logre, va a contribuir a la fragmentación electoral. Que si no unifican a la oposición, no harán contrapeso al Ejecutivo.

-Por otro, tienen la expectativa de que uno de esos nuevos partidos llegue a tener un crecimiento exponencial, tal como ocurrió con el propio Morena.

La intención del PRD, por lo pronto, es “poner su registro para que otros se acerquen y, con muchos más, hagamos algo distinto; un nuevo partido que ya no sea clientelar”.

GEMAS: Obsequio del gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, para López Obrador:

“Con usted, ¡nos va a ir a toda madre!”.

Comentarios

Comentarios