Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

Las mañaneras de los políticos

Los políticos también tienen sus mañaneras. No tan temprano como el Presidente -siete de la mañana en Palacio Nacional- pero sí en desayunos que suelen iniciar entre ocho y nueve de la mañana.

Y qué creen, comienzan a aparecer por ahí -aunque sean lugares fifís-algunos miembros del gobierno de Andrés Manuel López Obrador e integrantes de Morena.

Lo resaltamos porque con aquello de la austeridad, hubo un momento en que desaparecieron por completo de los restoranes. No porque se sumaran al estilacho de Martí Batres de llevar sus quesadillas en un tupper, sino para evitar que los vieran y los fueran a exhibir.

El caso es que ya empezamos a encontrar a funcionarios y legisladores conviviendo en los desayunaderos políticos. A veces, entremezclados incluso con ex funcionarios de otros sexenios. La civilidad política, pues, asoma al menos ahí. Aunque sea tímidamente. ¿De qué hablan? Ah, pues eso ya depende de las mesas. Y de si son de morenos, de panistas, priistas, perredistas, o de si están revueltos.

Pero aquí les van algunos de los temas que conversan en estos días: ayer, las charlas fueron acaparadas por las propuestas que minutos antes anunció López Obrador para el área de comunicación.

De ellas, la más comentada -bien recibida- fue la del periodista Genaro Villamil, como coordinador del Sistema Público de Radio y Televisión. La frase que soltó: “Ya no más una televisión para una clase media jodida que no va a salir de jodida…,como dijo un clásico”, provocaba risas entre los comensales. Otros nombres muy bien recibidos fueron los de José Antonio Álvarez Lima(actualmente presidente de la Comisión de Radio y Televisión del Senado) para Canal 11; y el deGabriel Sosa Plata para Radio Educación.

Otro tema -éste permanece desde hace semanas en las sobremesas- fue el del desabasto de gasolina -¡ahora hasta Monterrey!, exclamaban alarmados- junto con el pleito que trae AMLO con el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro.

En cambio, hacían ver: ¡qué tal los “apapachos” a Alfredo Del Mazo, a Omar Fayad y a Alejandro Moreno “Alito”.

Pero la comidilla en serio se la lleva la secretaria de Energía, Rocío Nahle. No paran las burlas sobre sus declaracionesequívocas y sus explicaciones sobre el sistema gravitatorio… Al director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, tampoco le va nada bien. No hay quien defienda su trabajo.

Otro nombre que surge con más frecuencia en las pláticas es el de Mario Delgado. Se refieren a él como alguien desesperado por figurar (dicen que quiere convertirse en secretario de Hacienda o, cuando menos, de Economía). Ayer mencionaban: “Se quedó con las ganas de ir a Davos”.

GEMAS: Obsequio de AMLO: “La Secretaría de Gobernación se convirtió en la Secretaría de la Protección de los Derechos Humanos. Ya no es la Secretaría de Gobernación encargada de la relación política y el orden, la encargada de decisiones a veces autoritarias. No tiene nada que ver con la antigua Secretaría de Gobernación de las policías secretas. Esto es otra cosa.”

Comentarios

Comentarios