Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

El sueño de Andrés Manuel

Para quien lo haya visto, no cabrá duda: Andrés Manuel López Obrador se emociona con su tierra –con todo el sureste-, la quiere, respeta sus tradiciones y está más que dispuesto a apoyarla. “No es porque sea mi tierra, sino por justicia”, dice.

Pero nada más hay que escucharlo hablar ahí, ver cómo se relaciona con sus paisanos, cómo les habla, de qué forma les abraza y les besa, para que quede claro que es el amor por los suyos y sus raíces, lo que lo embarga. Y lo que, sin duda, motiva buena parte de sus decisiones, aunque lo niegue o lo justifique (realmente no tendría por qué ocultarlo o avergonzarse de ello).

El caso es que ayer, al encabezar el arranque de los trabajos del Tren Maya en lo que fuera la vieja estación de Palenque (Chiapas), el Presidente lucía feliz, conmovido por poder obsequiar a los suyos un sueño de futuro.

Sus palabras entrelazaban presente, pasado y futuro a la vez. Lo mismo compartía López Obradorcon los “rezadores” mayas la ceremonia prehispánica de Pedir Permiso a la Madre Tierra para dar inicio a la rehabilitación de las vías férreas; que mostraba junto al director de Fonatur, RogelioJiménez Pons, la maqueta de la nueva estación de ferrocarril de Palenque, inspirada en la máscara de Pakal.

Igual agradecía la presencia del “empresario de turismo más importante de México” Daniel Chávez–uno de cuyos ancestros trabajó en la construcción del Transístmico-, y de Miguel Alemán Magnani, nieto del ex presidente que inauguró el Tren del Sureste hace 60 años; que recordaba a Porfirio Díaz y los 20 mil kilómetros de vías que construyó.

Del mismo modo reconocía el apoyo de Jaime Lastra y de Javier Rosique, “que firmaron voluntariamente el derecho de vía”; que advertía a los pobladores: “¡Nada de bloqueos!, para terminar pronto esta obra…, en cuatro años.

Alegría. Aplausos de Miguel Torruco, Rocío Nahle, Javier Jiménez Espriú, Josefa González Blanco, Manuel Bartlett, Zoé Robledo; de los gobernadores de Campeche, Chiapas, Tabasco (el actual y el entrante),Yucatán y Quintana Roo; y de múltiples invitados. Pero falta dinero…

Si bien en el presupuesto del año entrante ya van seis mil millones de pesos para echar a andar el proyecto, “no es suficiente”, indicó el tabasqueño. Por ello convocó al sector privado a invertir, a hacer “una mezcla de recursos”:

-Por cada kilómetro que construyan las empresas, recibirán un porcentaje de apoyo por parte del gobierno federal, con la condición de que, una vez que se revise el tramo, se compruebe que éste es de calidad y tiene la fortaleza suficiente para trenes de carga, turísticos y de pasajeros. Se dividió el circuito en siete grandes tramos…

Andrés Manuel explicaba el proyecto a sus anchas, sin lectura alguna ni necesidad de referencias. No hacía falta. Es un sueño acariciado desde hace muchos, muchos años.

Uno de tantos sueños, porque no es el único…

GEMAS: Obsequio de Carlos Morales Rodríguez, presidente municipal de Palenque: “(Los pueblos mayas) no somos museo, señor Presidente”.

Comentarios

Comentarios