Martha anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

Lo que sucedía en el balcón central

Aquí les van algunos detalles de lo que ocurrió en el balcón central de la Cámara de Diputados, mientras Andrés Manuel López Obrador rendía protesta y soltaba su primer discurso como Presidente de la República. De entrada, la familia ocupaba un espacio especial: Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de AMLO; y los cuatro hijos del tabasqueño: José Ramón, Andrés Manuel, GonzaloAlfonso y Jesús Ernesto (Gonzalo y Andy con sus novias).

Los invitados especiales de allende las fronteras, otro tanto. Desde el rey de España, Felipe VI, pasando por Ivanka Trump, hasta el cantautor Silvio Rodríguez.

De los de casa: el jefe del gabinete, Alfonso Romo, y su esposa; Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno electa de la CDMX; la escritora Elena Poniatowska y su hijo; Carlos Payán, fundador deLa Jornada; el historiador Enrique Semo; los periodistas Pedro Miguel, autor de Navegaciones yFederico Arreola, director del portal SDP, entre otros. Entre los más requeridos y saludados, el monarca español. Fue a saludarlo, por supuesto, Miguel Ángel Revilla, presidente del gobierno cántabro; y conversaron también buen rato con Felipe VI, el líder del Partido Laborista del Reino Unido, Jeremy Corbyn, y su esposa. Ivanka, la hija del presidente de Estados Unidos, DonaldTrump, fue a su vez polo de atracción. Con ella, platicó Beatriz animadamente.

Luego Sheinbaum y Andy le explicaron durante la sesión lo que pasaba en el Pleno, cómo estaban divididos los partidos, el lugar que ocupaban.

“Ivanka estaba sorprendida por lo animado, las porras en el salón de plenos; muy diferente a lo que pasa en Estados Unidos”, refiere uno de los presentes con los que platicamos. Incluso los diputados demócratas de California estaban sorprendidos de que hubiera habido aplausos para Mike Pence eIvanka. El hecho es que allá en el palco central de San Lázaro muy distintas cosas vivía cada quien.Poniatowska y Silvio, por ejemplo, recordaban una tarde helada de noviembre de 2006 cuando, con ellos presentes frente a un Zócalo atiborrado de seguidores, López Obrador protestaba como“presidente legítimo” de México. Ese día la escritora dejaría de lado su crónica sobre el largo plantón de protesta en Reforma (“Amanecer en el Zócalo”); junto con Jesusa Rodríguez, ahora senadora, le entregaría el pergamino extendido por la Convención Nacional Democrática reconociendo a Andrés Manuel como “presidente legítimo”; y doña Rosario Ibarra de Piedra(ahora enferma, por eso su ausencia) entregaba a AMLO la banda que ceñiría a su pecho. Esa misma tarde, oscurecido y ante una multitud que lloraba de rabia y tristeza ante el “robo de la elección presidencial”, el cantautor y poeta cubano, enfermo de la garganta y con una cuerda de su guitarra rota, le recitaría a Andrés Manuel: “Te doy una canción”. El hoy y el ayer entreverados.

GEMAS: Obsequio de Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos: “Fíjate qué ironía, nos entregaron la Secretaría de Gobernación en el mismo salón en que se cayó el sistema en 1988”.

Comentarios

Comentarios