Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

La última comida de Peña con sus colaboradores

El ambiente de la comida no fue precisamente de jolgorio. Tampoco fúnebre ciertamente. Pero sí que permeaba el sabor a nostalgia. “Sencilla”, “breve”, “sobria”, “discreta”, “contenida”, fueron los adjetivos más evocados por algunos de los asistentes sobre esa reunión “del adiós”, convocada por el Presidente de la República.

Palabras y símbolos que, en esas horas cercanas a la entrega del poder –particularmente ausencias y presencias-, revestían significados particulares que iban más allá de lo que transcurría la tarde del sábado en Los Pinos.

De entrada, al presidente Enrique Peña Nieto lo acompañaba su esposa, Angélica Rivera. Mensaje en sí mismo.

De sus invitados –todos los miembros del gabinete legal y ampliado a lo largo de su sexenio-, tres no se presentaron y uno tuvo que irse repentinamente. Comenzamos por este último:

–Enrique de la Madrid Cordero, secretario de Turismo, llegó a la comida puntual, pero recibió una llamada y salió abruptamente antes de que comenzaran a servir.

Los que no asistieron:

–Julián Olivas Ugalde estuvo al frente de la Secretaría de la Función Pública como subsecretario encargado del despacho (2012-2015). Fue por un descuido de la Secretaría Particular que no se le invitó.

–José Calzada Rovirosa, ex secretario de Agricultura. Desconocemos el porqué de su ausencia.

–Miguel Ángel Osorio Chong, ex secretario de Gobernación. De su equipo se informó que el hidalguense tuvo “un compromiso personal” (se habla de una boda familiar).

La ausencia de Osorio –contrastada particularmente con la presencia de José Antonio Meade, Aurelio Nuño y de Luis Videgaray– fue la comidilla del evento. Más, cuando su nombre pasó de noche en los agradecimientos y elogios que obsequió Peña Nieto a cada uno por su trabajo.

Entre los comentarios que más corrieron a propósito de la inasistencia del actual coordinador de los senadores del PRI hay dos, cuyas razones bien se complementan: —Fue una manera de Osoriode mostrar abiertamente su molestia por la forma en que decidió la candidatura presidencial del PRI.

-Que quiso pintar su raya frente a Peña (y su grupo de tecnócratas) con miras a la sucesión en la dirigencia del PRI.

En cuanto a lo expresado por EPN, más allá de lo “atento que fue con su reconocimiento”, insistió en seguir apoyando a los equipos de transición de Andrés Manuel López Obrador, y que no criticaran nomás por criticar al próximo mandatario. La “lectura” fue clarita para los colaboradores del mexiquense: algo hay pactado, por lo que no hay que atacar a López Obrador ni al gobierno entrante.

•••

GEMAS: Obsequio de Andrés Manuel López Obrador a científicos y ambientalistas que se manifestaron contra la consulta por el Tren Maya: “Miren lo que no saben los abajofirmantes, lo digo con respeto y reconozco que la mayoría son personas muy inteligentes, pero aunque parezca increíble les falta baño de pueblo.”

Comentarios

Comentarios