Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

Los que se sienten bordados a mano

las afueras de la casa de transición de Andrés Manuel López Obrador, los reporteros, fotógrafos y camarógrafos de los distintos medios de comunicación ya tienen bien clarito cómo tratan a la prensa buena parte de los miembros del equipo del Presidente electo.

Saben a quiénes pueden acercárseles con confianza para entrevistarlos, a quiénes mejor dejar pasar so riesgo de llevarse un descolón, a los que no dicen palabra pero son educados en su trato y a los que son buena onda y llevan un buen trato con los reporteros.

Así los han dividido, luego de verlos ir y venir por la calle de Chihuahua a lo largo de estos últimos tres meses. Entre aquellos que ubican como los que se sienten bordados a mano –algunos los tildan de“engreídos”-, o que “ya se marearon” y que difícilmente llegan a dar una declaración –a menos que el propio AMLO esté a su lado y los aviente al ruedo-, están al menos una decena:

-El próximo secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, aparece encabezando la lista: Él avienta a quien se le cruza en el camino al tiempo que va diciendo “con permiso, con permiso…”.

–Gerardo Esquivel, designado para la subsecretaría de Egresos de Hacienda:

Cuando los periodistas le llaman con su nombre, él los voltea a ver, los recorre con la mirada de abajo para arriba y se sigue sin responder siquiera el saludo.

-La futura secretaria de Economía, Graciela Márquez.

A ella la califican de “soberbia” pues su actitud, dicen, es la de “no voy a rebajarme”.

Mira a los reporteros de arriba para abajo y se sigue.

–Luisa María Alcalde, quien encabezará la Secretaría del Trabajo.

En ella, los periodistas detectan “rencor”.

Pareciera que está “dándonos nuestro merecido” por el trato que se le dio en 2006 y se comporta como diciéndonos: “Ahora se fastidian”.

-También aparece en esta lista Esteban Moctezuma, próximo titular de Educación.

Y por lo que refieren, se ha ganado el espacio con honores; al grado que los propios reporteros les han soltado un “no sea maleducado…” por su actitud.

–Raquel Sosa, quien estará a cargo del nuevo sistema de universidades públicas, también ocupa un lugar aquí.

En ella también detectan una actitud “revanchista”. Y si llegan a llamarle por teléfono, pueden recibir un “no me vuelvas a llamar nunca”.

–Octavio Romero, quien estará al frente de Pemex, es otro de los galardonados en esta lista de los malquerientes de la prensa:

Es hosco y avienta el cuerpo para pasar sin decir palabra…

-Algo semejante ocurre con Germán Martínez, que estará en la dirección del Seguro Social: su actitud es distante y sus palabras tajantes, al son de “no, no sé nada; no voy a hablar…”.

–Alejandra Fraustro, futura titular de Cultura, se ganó el espacio aquí porque acude al engaño.

Pide a los reporteros –para quitárselos de encima- que le hablen a su particular, y les ofrece que él los va a buscar. El caso es que el famoso particular nunca les contesta el teléfono.

-El coordinador de los delegados estatales, Gabriel García Hernández, no tiene empacho en confesar abiertamente su desagrado por la prensa y les ha dicho a quienes cubren la “fuente” que no le interesa figurar en los medios.

Así que ni lo molesten.

GEMAS: Obsequio de Andrés Manuel López Obrador desde la Plaza de lasTres Culturas en Tlatelolco:

un motivo para desaparecer al Estado Mayor Presidencial es que “en las investigaciones que se han hecho sobre la represión del 68, aparece que se utilizó.”

Comentarios

Comentarios