Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

Rebelión en la Casa México en París

El enojo de residentes y ex residentes de la Casa de México en París (CIUP) lleva meses gestándose. Pero la situación ahora sí ya parece insostenible.
La primera denuncia abierta sobre la forma como Martha Idalia Bringas Colín, directora actual de Fundación, la conocimos en septiembre pasado. Hubo entonces incluso una carta enviada al entonces Secretario de Educación, Aurelio Nuño, denunciando diversas “irregularidades”
En dicha carta, una serie de residentes y ex residentes mencionaban “una serie de arbitrariedades basadas en la negligencia, lucro y nepotismo, así como la falta de diplomacia y vocación de cargo”por parte de la directora actual, a quien acusan directamente de comportarse de manera “déspota”y “tirana”.
Cada uno daba testimonio de distintos hechos y conversaciones con la maestra Bringas –¡son de antología los testimonios!- exponiendo el maltrato sufrido, su cerrazón al diálogo, las dificultades y los impedimentos que ha impuesto a su desarrollo profesional y a la calidad de vida diaria dentro de la residencia.
La misiva fue recibida en la SEP y por el Embajador de México en Francia, Juan Manuel Gómez Robledo, en su calidad de Presidente del Consejo de Administración de la Fundación de la Casa de México.
La respuesta del Embajador Gómez Robledo fue recomendar a los inconformes acudir al Comité de Residentes para expresar sus preocupaciones “de manera abierta y con pruebas para sostener las aseveraciones que se formulen”.
En tanto, en ausencia de “pruebas”, ratificó su apoyo a la Directora de la Casa de México y manifestó su disposición al diálogo utilizando “los canales institucionales y sin recurrir a denuncias anónimas”.
Residentes y ex residentes respondieron entonces al Embajador así:
“Respecto al anonimato, aclaramos y reiteramos que lo hemos considerado necesario debido al miedo a las posibles represalias y motivos antes expuestos, como pueden ser: la expulsión, o la no renovación de nuestra residencia en la CIUP y otras más ligadas a la impunidad de las autoridades mexicanas, ejerciendo así nuestro derecho en materia de protección de datos personales. No obstante, ya estamos reconsiderando hacer públicas nuestras quejas y nuestras identidades”
Concordamos, agregan, con que el Comité de Residentes puede ayudar a resolver diferencias, “siempre y cuando cumpla con su función original y no sea un instrumento más de control autoritario”.
Bueno, de entonces (hace tres meses) para acá, las cosas no sólo no han cambiado para mejorar o llegar a algún acuerdo, sino que el malestar en la Casa de Francia va en aumento.
Los testimonios en contra de la maestra Bringas aumentan. Vendrán nuevas acciones.
-0-
GEMAS: Obsequio del canciller Luis Videgaray: “La cultura es tal vez nuestra mejor embajadora y nuestra mejor carta de presentación”.

Comentarios

Comentarios