Martha Anaya

Martha Anaya

ALHAJERO

Meade, la Asamblea y Pepe Toño

Con razón o sin ella, José Antonio Meade se convirtió en el personaje –y el fantasma- de la XXII Asamblea Nacional del PRI.

Unos, porque aseguran que en este cónclave se hará “un traje a la medida” para que el Secretario de Hacienda logre convertirse –como simpatizante del PRI o vía una alianza-, en el próximo candidato del PRI a la Presidencia de la República.

Otros, porque se empeñarán precisamente en mostrar que cualquier indicio que perfile a Meade –o a algún otro tecnócrata o simple simpatizante del priismo que no acredite las cartas suficientes de su militancia tricolor- llevará a una división del partido.

Cierto que hay quienes sostienen –como Manlio Fabio Beltrones-, que la Asamblea del PRI “es mucho más importante que una sola persona” y que ésta “no es un traje a la medida de nadie”.

Pero de que el interés y el vocerío de buena parte de los militantes tricolores se ha concentrado ahí en las reuniones preparatorias de la Asamblea, que ni qué.

Es más, la pregunta que corre entre unos y otros está en si se le abrirá puerta a Meade de par en par –o a algún otro personaje que no llena todos los requisitos, como Aurelio Nuño–, o si al menos habrá “señales” de quién podría ser el próximo candidato del PRI a la Presidencia de la República.

Que algunos podrían terminar frustrados porque en una de esas nada ocurre ni cambia en las Mesas de Debate que comenzarán hoy…, pues a lo mejor. Pero qué tal que sí.

Entre tanto, el fantasma de José Antonio Meade anda de boca en boca.

En cuanto al propio Meade Kuribreña se refiere, él nomás sonríe. Cuando sus cercanos le tocan el tema o le comentan sobre sus posibilidades, sonríe. Ni asiente ni rechaza, nomás sonríe.

Sobre el 2018, juguetea públicamente: Dice estar muy concentrado…, pero en lo que al paquete económico se refiere.

O sea, se lo toma con buen humor.

Allá los priistas que se desgreñen con que si le hacen su traje a la medida o no. A fin de cuentas, si así lo decide el Presidente de la República, le darán la vuelta a los estatutos, los interpretarán y acomodarán al gusto y será el Candidato.

Lo que sí es un hecho es que Meade anda clavado en la confección del Presupuesto del año entrante. Y quien asiste prácticamente todas las semanas a las reuniones de Hacienda para confeccionar el paquete económico, es el director del Pemex José Antonio González Anaya.

¿Significa eso que Pepe Toño, como le dicen sus amigos, se enfila hacia Hacienda?

No necesariamente –aunque tampoco habría que descartarlo-, pues González Anaya ayudó a Meade en su etapa de Secretario de Hacienda a elaborar el Presupuesto. Y ahora que está como director de Pemex (una de las principales fuentes de ingreso para la hacienda pública) con mayor razón.

-0-

GEMAS: Obsequio de César Camacho: “La selección del método (para elegir al candidato presidencial del PRI) le toca al Consejo Político Nacional.”

Comentarios

Comentarios