Maricruz Ocampo

EQUIDAD DE GÉNERO

Lo que no ve el diputado

La lucha que por años las mujeres mexicanas hemos librado por el reconocimiento de nuestros derechos ha sido difícil y ha requerido del trabajo de cientos de activistas en diversos frentes. Estos esfuerzos resultaron en avances que han transformado nuestras leyes, han generado políticas públicas y la creación de instancias para defender nuestros derechos. La necesidad de incorporar la Perspectiva de Género en todas las instituciones nacionales se reflejó en la creación en 1997 de la Comisión Especial de Equidad y Género en la LVII Legislatura de la Cámara de Diputados Federal misma que adquirió el carácter de Comisión Ordinaria en la siguiente legislatura con lo que arrancó el proceso de institucionalización de la perspectiva de género en el ámbito legislativo nacional y en la LXII Legislatura la Comisión cambió de nombre a Comisión de Igualdad de Género debido a la necesidad alcanzar la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres.

En Querétaro esta lucha ha sido restringida y combatida por actitudes conservadoras, machistas y misóginas que han retrasado los avances en la materia comparado con otros estados de la República. Esto quedó más que demostrado por las acciones deplorables de la LVIII Legislatura que en su última sesión eliminó de las comisiones ordinarias la Igualdad de Género y, para sumar insulto al golpe, por las desafortunadas ocurrencias y declaraciones del recien estrenado diputado Miguel Ángel Torres Olguín, quien “no ve por qué la comisión de igualdad de género debe ser presidida por una mujer” y quien para tapar la grieta en la presa decidió usar un corcho y hacer un pegoste sin sentido a la comisión de Derechos Humanos.

Lo que no ve el diputado Torres Olguín es que una Comisión de Igualdad de Género debe desarrollar como sus funciones principales la incorporación de la Perspectiva de Género en todos los dictámenes, minutas, exhortos y opiniones que se emitan no solo en esa comisión sino en toda la legislatura; debe garantizar y supervisar la transversalización de la Perspectiva de Género en las acciones del Estado incluidas la planeación, seguimiento, fiscalización y transparencia de los presupuestos y las políticas públicas; debe garantizar el acceso de las niñas y las mujeres a la justicia y a una vida libre de violencia; debe llevar a cabo un ejercicio profundo de armonización legislativa y presentar las iniciativas de reforma a las leyes locales necesarias para garantizar el pleno ejercicio de sus derecho a todas las niñas y mujeres en el estado.

Lo que el diputado no ve es que esa Comisión está obligada a cumplir con los compromisos internacionales que en materia de género ha suscrito el Estado Mexicano en más de 86 convenciones, recomendaciones, sentencias y pactos, iniciando con la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación en Contra de la Mujer (CEDAW), la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar, y Erradicar la Violencia en Contra de la Mujer (Convención de Belém Do Pará), la Plataforma de Acción de Beijing y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para lograr lo anterior la Comisión debe definir ejes rectores claros entre lo que no puede faltar el fortalecer el Estado laico; promover y proteger los derechos a la salud, sexuales y reproductivos de las niñas y mujeres; fortalecer sus derechos económicos a fin que éstas logren la autonomía plena y la protección de sus derechos laborales, lo cual incluye implementar acciones afirmativas a favor de las mujeres indígenas, con capacidades diferentes y migrantes, entre otras. Además debe promover leyes que permitan fortalecer la corresponsabilidad familiar en los hombres para que cumplan con su obligación de ser padres y por supuesto todas aquellas encaminadas a garantizar el derecho de las niñas y mujeres queretanas a una vida libre de violencia.

Lo que el diputado no ve es que para presidir esta Comisión, resultado de la lucha de años de cientos de mujeres, se requiere conocer y reconocer que la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres es una condición esencial para lograr el desarrollo, la justicia y la paz. Con sus desafortunadas declaraciones el diputado Torres Olguín pone de manifiesto su ceguera porque no basta con que “haya mujeres en su familia” para presidir la Comisión sino que se requiere reconocer como mínimo la lucha de cientos de mujeres por sus derechos privilegiando que sea presidida e integrada por diputadas.

Con todo respeto Diputado Torres Olguín sus declaraciones muestran no solo lo mucho que no ve pero también lo poco que entiende. Sus vergonzosos dichos son equivalentes a decir que también puede presidir la comisión de movilidad porque conoce a alguien que tiene bicicleta.

Comentarios

Comentarios