LA MÁS HERMOSA DEL MUNDO

El 23 de Diciembre de 1967, se emite el decreto que regula el uso de la bandera nacional. FOTO: ARCHIVO
El 23 de Diciembre de 1967, se emite el decreto que regula el uso de la bandera nacional. FOTO: ARCHIVO

Considero importante comenzar este ensayo, con algunas definiciones  necesarias   pertinentes al título.

Qué entendemos como: Nación (del lat. Nasci, natus sum nacer) unidad territorial que cobija a los habitantes de un país, regidos por un mismo gobierno. País (del latín pagensis, de pagus aldea, lugar) Conjunto de personas de un mismo origen étnico, que usualmente habitan en un mismo lugar  y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común. Patria (del griego pater padre y patría descendencia) Nación (vide supra) propia de cada uno, con la suma de cosas materiales e inmateriales, pasadas, presentes y futuras, que cautivan la amorosa adhesión de los que han nacido en ella. El sentimiento de Patria, es algo inmanente o sea un sentimiento de pertenencia a una nación, con el que se nace y que su amor a ella radica en nuestras almas hasta lo más profundo de la entraña y que a pesar de sentirse no lo podemos expresar.

NUESTROS SÍMBOLOS PATRIOS

Tres son los símbolos de nuestra Patria: Nuestra Bandera, Nuestro Escudo y Nuestro Himno Nacional. En ellos se refleja la característica de nuestra pertenencia a nuestra Patria. En ellos encontramos una relación particular de hechos constituidos por estructuras y mecanismos comunes a nuestras peculiares épocas y entornos culturales, que se manifiestan con sus particulares modelos míticos y rituales. En ellos encontramos representados nuestro temple moral, nuestro modo de ser honesto; nuestra nobleza de sentimientos, nuestro respeto a las instituciones, a la ley  y a los demás, nuestra gravedad de propósitos manifestados con uno de los más hermosos lenguajes del mundo, el español; el respeto, la sinceridad y el amor familiar que nos caracteriza; la lealtad a nuestras instituciones; el inmenso orgullo de nuestra idiosincrasia. Todo esto configura esa grandeza, sin énfasis ni grandilocuencia en donde se reconocen los mejores atributos  del alma mexicana. Todo lo anterior lo encontramos imbuido en nuestros símbolos patrios, Bandera, Himno y Escudo, objetos de nuestra veneración, recipientes de todo lo que para nosotros es sagrado.

EVOLUCIÓN DE NUESTRA BANDERA

Una bandera es un estandarte, una enseña, un objeto o figura que representa a un grupo social, a una idea, que generalmente consiste en un trozo de tela donde figura una significativa divisa,  generalmente pendiente de un asta; y que cuando a la edad que sea, la conocemos y entendemos todo lo que significa para nosotros, la compenetramos indeleblemente con un amor inefable e inmarcesible en nuestro ser por el resto de nuestra existencia.

La bandera mexicana, como símbolo nacional, se inicia con la Independencia cuando el cura Hidalgo tomó de la  sacristía del santuario de Atotonilco un lienzo con la imagen de la Virgen de Guadalupe, lo fijó en un asta con dos travesaños y lo convirtió en la bandera del ejército insurgente. Este santuario es ahora conocido como la “Capilla Sixtina Mexicana” gracias a sus muros cubiertos por excelentes murales religiosos. Este típico pueblito guanajuatense entre San Miguel Allende y Dolores Hidalgo bien vale la pena visitar, principalmente con la familia, tanto desde el punto de vista histórico, cultural,  como pictórico.  Asimismo, Morelos también tuvo su bandera.

Poco tiempo después (entre 1812-1817) en los ejércitos de Nicolás Bravo o de Guadalupe Victoria, apareció una enseña tricolor con los colores verde, blanco y rojo. Más tarde, ideada por Agustín de Iturbide, el 24 de febrero de 1821, en la villa de Iguala (del hoy estado de Guerrero) aparece la bandera de las Tres Garantías: tricolor con franjas diagonales de color que representaban: el verde, la independencia; el blanco, la religión y el rojo, la unión de los mexicanos.

Consumada la Independencia Nacional, la Junta Provisional Gubernativa, emite un decreto el 2 de noviembre de 1821 en donde se ordena que la Enseña Nacional debería  de ser una bandera de franjas verticales con los colores verde, blanco y rojo, con un águila en el centro, posada sobre un nopal y con la cabeza coronada. (recordando nuestro mito fundacional como pueblo mexicano). El 14 de abril de 1823 por ley del Congreso Constituyente, se adoptó oficialmente una bandera tricolor: verde, (la esperanza) blanco (la unidad nacional) y rojo ( la sangre de nuestros héroes) en franjas verticales, con el águila en el centro, sin la corona y orlada con los símbolos republicanos de las ramas de encino y de laurel, que representan la fortaleza y la victoria del pueblo mexicano.

A partir de entonces la posición del águila ha venido cambiando: de frente, de perfil y de tres cuartos. Sin corona o con ella según la usaran las tropas republicanas o las imperiales durante la intervención francesa. Al triunfo de la República se continuaron varias versiones del águila republicana. Con Porfirio Díaz, éste dispuso que el ave se representara de frente con las alas abiertas en posición majestuosa, muy al estilo francés. Y sería hasta que el presidente Carranza expidiera un decreto el 20 de septiembre de 1916 con el cual se representó al águila de perfil izquierdo, parada sobre un nopal que brota de una peña rodeada de agua y orlada, en la parte de abajo, por ramas de encina y de laurel, usándose tanto para la bandera, como para los sellos oficiales y las monedas Esta posición aquilina,  ha sido respetada con algunas modificaciones, por los presidentes Abelardo Rodríguez y Gustavo Díaz Ordaz.

El 23 de diciembre de 1967, se emite el decreto que regula el uso de la bandera nacional: La Ley sobre las características y el uso de la bandera, el escudo y el himno nacionales. El 8 de febrero de 1984 bajo la presidencia de Miguel de la Madrid se publica la nueva ley sobre todo lo anterior, y que está vigente en la actualidad, publicada el 10 de junio de 2013.

SIGNIFICADO DEL ESCUDO DE NUESTRA BANDERA

Significando el escudo de nuestra bandera, el orgullo, la valentía y la fuerza del pueblo mexicano. En donde campea señera, como el sol en el cosmos,  la orgullosa protagonista de nuestra  soberanía. El Águila Real, el Águila Dorada, el Achila Chrisaetos. Nahual del Sol. Posada desde el cénit solar, y que desciende incontenible e indefectiblemente sobre el corazón de Cópil, (el hijo de la luna, de Malinalxóchitl- hermana del sol- la luna misma) sobrino de Huitzilopochtli.

De donde de ésta deificada víscera, nace el Cuauhnochtli (nopal de tunas rojas coloradas, las tunas del águila), asiento de esta ave de presa, que aparece en nuestro escudo parada sobre la piedra de perfil izquierdo, orlada por dos ramas  una de encino frente al águila y otra de laurel a su espalda, forman un semicírculo inferior , mismas que se unen por un listón dividido en tres franjas, que aparecen con los colores de  la Bandera Nacional.

las alas más altas que el penacho, y ligeramente desplegadas en actitud de estar presta para el combate con su garra izquierda y con la derecha sujetando una serpiente (ofidio que representaba las fuerzas telúricas) a punto de ser devorada por el ave) Éste es el lugar en que deben de ser sacrificados  al sol los corazones, lugar sacratísimo del pacto con la divinidad,  sitio señalado por el Colibrí Zurdo, en donde se da comunicación umbilical  del inframundo con el cielo, el omphalos del lago.   Mexicco (en el ombligo de la luna) (Mextli: luna-. Xitli: ombligo: co-locativo ) condiciona el primer nombre de la ciudad. Y el mito del corazón de Cópil, hijo de la luna, hace brotar el tenochtli de Tenochti-tlán . Por lo consiguiente, el nombre completo de la ciudad es México Tenochtitlan. Historia del Nombre y de la Fundación de México, Gutierre Tibón

El Sol dictaminó a su  tribu nahuatlaca favorita, los meshicas, que  fundaran ahí la ciudad que iría a ser la reina y señora de todas las demás de la tierra y la más importante del mundo. Y que ésta, debería llamarse Mexicco -Tenochtitlan… por lo tanto ordenó a sus teomamas (sacerdotes que atendían al dios desde Aztlan Aztatlan)  el lugar en debería de ser fundada su ciudad, inicialmente junto al tunal del águila y el ojo de agua  (que parece ser estaba  por ahí del cerro del Peñón cerca del actual aeropuerto).   ”…el primer templo construido  de cañas y barro , paupérrimo y miserabilísimo….porque estaba en medio del gran lago  cercado por todas partes de carrizo…para fundamento de su ermita  hicieron un asiento cuadrado….el cuadrado es una forma mística del ámbito solar limitado por los 4 puntos solsticiales ; y cuadrados son los planos del cielo y los del inframundo; los templos, las ciudades, las casas y hasta los sembradíos”

Tezozómoc, Hernando Alvarado.

A continuación, estimulado por este tema que trato, me viene a la memoria este hermoso poema que me inculcó mi padre cuando yo era un jovencito, no me acuerdo del autor, pero con mucha frecuencia me acuerdo de estas estrofas. Ojalá y decidan mostrársela y procurar que se la aprendan sus hijos y nietos.

“QUE ES LA PATRIA Y PORQUÉ SE AMA”

Parece que fue ayer y era yo un niño.

Interrogué a mi madre con cariño.

Inclinando mi frente en su regazo:

¿Madre, qué es la Patria, y porqué se ama?

Mire en sus ojos fugitiva llama y me llevó

A su pecho en un abrazo.

Con su voz parecida a una caricia,

Que aún escucho en mi oído con delicia,

me dijo estas palabras,que en mi historia,

permanecerán indelebles mientras viva,

porque de ellas mi credo se deriva,

permaneciendo vigentes en mi memoria.

“Haré porque comprendas hijo mío,

Por qué aunque sé que

en mi elocuencia no confío,

Voy a tratar tal vez un imposible:

Son la Patria y su amor algo tan hondo,

que radica en las almas hasta el fondo

Y a pesar de sentirse es indecible”.

“Mira esa luz, efluvio que cintila,

Que a tu alma llegó por tu pupila,

Como hálito de Dios, por vez primera.

En ella se se ha quedado en tu mirada,

Todo lo grande la Patria   amada

Como imagen sublime y durardera

Cuanto ves es la Patria.

La Bandera , que tremola gallarda y altanera,

es de la Patria su más caro emblema.

También tiene un alma mientras flota.

Y el Himno Nacional con cada nota,

su amor nos canta y nuestras almas quema.”

“Mañana serás hombre, si me quieres,

verás que el mayor de tus deberes ,

es dedicarte a la misión sagrada,

de honrar  a nuestra Patria tan querida

Y de tener siempre presente que tu vida,

está al servicio de la Patria amada”.

“Tal vez mañana te encuentres en extraño suelo,

y entonces verás que no hay  otro cielo

tan hermoso, tan 1límpido y galano

ni otras flores como estas que hoy admiras,

ni otro aire como el aire que respiras

en el bendito suelo mexicano”.

Y calló aquella madre  cariñosa,

Que ha mucho tiempo que reposa,

En el misterio de la tumba fría.

dejando para siempre en mi alma,

la sensación de su amorosa mano,

y la impronta de ser y sentirme siempre,

orgullosamente mexicano”.

EMILIO LOBATO DÍAZ DUCOING

QUERETANAPOLIS

24 FEBRERO 2018

POR: EMILIO LOBATO

Comentarios

Comentarios