La caótica presidencia de Marcos Aguilar Vega

Nefasto: Marcos Aguilr Vega, calificado como el peor presidente de Querétaro. FOTO: FERNANDO VENEGAS

TEMPORAL

La Administración de Querétaro de Marcos Aguilar

POR: FRANCISCO JAVIER MERÉ ALCOCER, PH.D.

En estos tiempos de campañas políticas en que los ciudadanos comunes estamos hartos de tanta publicidad de candidatos y de partidos políticos y de tanto despilfarro de recursos públicos en publicidad de candidatos y de partidos políticos, que tienen saturados muchos espacios públicos con pintas, mantas y anuncios publicitarios, que han saturado las redes sociales con mensajes alabando o denostando a los candidatos y que saturaron todos los medios de comunicación del país, tanto escritos como de radio y televisión, medios que además están llenos de opiniones encontradas de periodistas y comunicólogos, que opinan conforme a sus particulares intereses, es necesario que todos los ciudadanos con derecho al voto recapacitemos en la clase de país, de estado o de municipio que queremos tener para emitir nuestro voto con responsabilidad.

La publicidad de los candidatos a los diferentes puestos de elección popular, además del despilfarro exorbitantes de recursos públicos, aprobados por las legislaturas federal y estatales y aprobados por el Instituto Nacional Electoral, INE, y por todos los Institutos Electorales Estatales y de la ciudad de México, han generado campañas políticas que permiten toda clase de calumnias e insultos, entre y contra todos los candidatos de todos los partidos políticos que buscan hacerse de un jugoso “trabajo como político” para los próximos tres o seis años, en cualquiera de los puestos de la administración pública o de representación pública que están en disputa; puestos públicos que serán electos por la población con derecho a voto que acuda a votar en las próximas elecciones del primero de julio, quienes votarán para Presidente de la República, para Gobernador de los estados donde se elegirán estos, para Jefe de Gobierno de la ciudad México, para Jefe Delegacional de las delegaciones de la ciudad de México, para Presidente Municipal de los municipios del país que tendrán elecciones, para representantes populares, ya sea en el Congreso de la Unión, como senador o diputado federal, o como diputado en los Congresos Estatales, o como Asambleísta en la Asamblea de Representantes de la ciudad de México, o como Regidor en los Ayuntamientos o como representante popular en los cabildos de las Jefaturas Delegacionales de la ciudad de México. 

Los elegidos en cualquier de los puesto de la administración pública o de representación popular, tanto a nivel federal como estatal o municipal, son servidores públicos que deben trabajar por la población en su conjunto para mejorar las condiciones de vida de la sociedad, sin embargo en el caso del estado de Querétaro pareciera que ésta premisa es ajena a los intereses de los actuales servidores públicos que fueron electos en las pasadas elecciones, muchos de los cuales tratan de reelegirse como diputados locales o presidentes municipales, y otros como en el caso del alcalde de Querétaro con licencia Marcos Aguilar, busca ser electo como Diputado plurinominal, es decir como diputado propuesto por lista de su partido político, el PAN, sin ni siquiera ser electo directamente por los ciudadanos del estado de Querétaro, quienes seguramente le cobrarían la factura por su pésimo desempeño como presidente municipal de Querétaro, donde antepuso sus particulares intereses a los intereses de los habitantes del municipio.

Recordemos que el Congreso de la Unión está compuesto por dos Cámaras: la de diputados y la de senadores, la primera se compone de quinientos diputados, de los cuales trescientos representan los distritos federales en los que está dividido el país y son electos por la ciudadanía, y los otros doscientos diputados, llamados de representación proporcional, son propuestos por los partidos políticos mediante listas que entregan al INE, quien les otorga un número equivalente de curules conforme al porcentaje obtenido por los partidos políticos en las elecciones.

Los habitantes del municipio de Querétaro demandamos recuperar el nivel de vida con que contábamos los habitantes antes de la caótica administración pública de Marcos Aguilar, quien anteponiendo sus particulares intereses a los de la ciudadanía, realizó grandes concesiones y dejó un municipio sumido en graves problemas de inseguridad y de movilidad urbana, despilfarrando recursos económicos públicos en obras caprichosas cuestionables, sin cumplir con el mejoramiento de los servicios públicos municipales que se tenían anteriormente a su administración, un municipio donde las precipitaciones pluviales hacen daños incuantificables, generando grandes encharcamientos a pesar de haber informado a la población que con sus obras propuestas “nunca más se va a volvería a inundar Querétaro”, lo que resulto una falacia cuyas consecuencias las seguimos padeciendo cada vez que llueve.

Hace tres años Marcos Aguilar Vega se presentó a los electores del municipio de Querétaro como un candidato cercano a la gente propuesto por el Partido Acción Nacional, PAN,  y prometía seguridad y bienestar a los habitantes, lo que no sucedió dando como resultado que la ciudadanía le otorgue el deshonroso título de “El peor alcalde que haya tenido Querétaro”, quien solicitó licencia al cargo de Presidente Municipal por noventa días, para hacer “campaña” para Diputado Federal Plurinominal, cargo que no necesita hacer campaña pública para obtener dicho “trabajo”, solo necesitaba que quienes dirigen los destinos de su partido político lo propusieran para ocupar una curul en los primeros lugares de la lista plurinominal de su partido, hecho que ocurrió, por lo que podemos asegurar que Marcos Aguilar será Diputado Federal Plurinominal, a pesar de que hace tiempo mencionó que esos puestos eran “para viejitos mayores de cincuenta y cinco años”, por lo que no cumple con la edad fijada por él mismo y si fuera congruente consigo mismo no hubiera aceptado ser incluido en las listas de diputados plurinominales del PAN, pero que aceptó seguramente porque “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”, y para evitarse lo que probablemente sucederá cuando el próximo Presidente municipal realice auditoria a su gestión administrativa y requerirá fuero constitucional para evitarse malestares.

Ojalá quienes tienen poder de decisión no permitan que Marcos regrese a terminar su gestión en el municipio de Querétaro, los daños que podría ocasionar en tres meses por sus decisiones serian nefastos para la población.

Los queretanos requerimos políticas públicas eficaces de la administración pública estatal y municipal y requerimos servidores públicos comprometidos con la ciudadanía que ejerzan responsablemente la aplicación de los recursos económicos públicos en obras y servicios que permitan a los habitantes contar con mayor seguridad de las personas y de sus bienes, y contar con más y mejores servicios públicos estatales y municipales.

Los queretanos requerimos que el titular de la administración pública municipal se involucre en reducir la inseguridad del municipio presa de la delincuencia que tanto daño han ocasionado a las personas y a sus bienes (se sabe que en los últimos doce meses ha habido en el estado más de mil doscientos asesinatos y que muchos de estos han sido en la zona metropolitana), donde las patrullas de seguridad publica solamente se dedican a detener vehículos automotrices para infraccionarlos por exceso de velocidad o falta de alguna placa o por pasarse un alto.

Los queretanos requerimos que se instalen m á s y mejores cámaras de seguridad, que se mejore la caótica e insostenible movilidad urbana resultado de las obras realizadas por las actuales administraciones municipal y estatal, que congestionaron las vías de circulación eliminando carriles de circulación y zonas de estacionamiento en muchas calles y avenidas por las obras públicas construidas como las ciclovías hechas por la administración de Marcos Aguilar que deberán ser evaluadas en sus daños y beneficios para eliminar las mal evaluadas, recuperando estacionamientos públicos en las arterias y la movilidad urbana; por la instalación de los “semáforos inteligentes” que son tan inteligentes que no se ponen de acuerdo y que son operados por personal que adolecen de esta característica, los que no permiten que un peatón atraviese los dos sentidos de la avenida Constituyentes en una sola acción, teniendo que esperar el peatón en el camellón central después de cruzar un carril para esperar la luz verde que le permita atravesar el otro carril; por la obra realizada en la avenida Ezequiel Montes que deberá ser atendida con obra pública para eliminar todas las fallas cometidas en esa arteria y permitir la libre circulación y el estacionamiento de automotores, en beneficio de la ciudadanía; por los daños causados a la movilidad urbana por la construcción del puente en el boulevard Bernardo Quintana sobre avenida Universidad y por otras obras como el Paseo del estudiante y los “chipotes” ejecutados en las calles del centro histórico para colocar los parquímetros que afortunadamente no se instalaron a pesar de la concesión otorgada por Marcos Aguilar.

Los queretanos demandamos se mejoren los servicios públicos municipales como el alumbrado público sin despilfarrar recursos económicos públicos en el contrato de mantenimiento celebrado por cientos de millones de pesos por Marcos Aguilar, cuya fecha de terminación rebaza el tiempo de más de seis administraciones municipales, lo que es indebido, y requerimos entre otros servicios públicos que la recolección municipal de la basura se realice como anteriormente se hacía antes de la actual administración pública municipal, concesionada por Marcos Aguilar, hecho que ocasiona que por todos lados exista basura, lo que produce taponamiento del drenaje, ocasionando inundaciones cada vez que llueve en el valle. Cabe mencionar que mucha de la basura existente en calles es publicidad que se distribuye en las casas y que los distribuidores pegan en puertas o ventanas, las que se desprenden. Cuando esta publicidad se acumula y permanece mucho tiempo a la vista, les muestra a los malandros que no hay quien la recoja y la aprovechan como señal para introducirse y cometer sus fechorías, por lo que se propone que se prohíba entregar publicidad en las viviendas y pegarlas en el exterior de estas. Comentarios al correo electrónico:  [email protected]

Comentarios

Comentarios