JURICA ES BOMBA DE TIEMPO: JACOB

Alerta: Graves afecacciones tuvieron vecinos y empresas instaladas en la zona de Jurica al no funcionar las torrenteras inauguradas en junio. FOTO: BÁRBARA JACOB
Alerta: Graves afectacciones tuvieron vecinos y empresas instaladas en la zona de Jurica al no funcionar las torrenteras inauguradas en junio. FOTO: BÁRBARA JACOB

En las torrenteras instaladas por la administración de Marcos Aguilar  y un puente colocado por su administración ven los vecinos de Jurica parte de la responsabilidad en los daños causados por las lluvias del 27 de septiembre que dañaron al menos 60 residencias e impactaron los bienes patrimoniales de más de 20 mil personas.

Así lo manifestó a PLAZA DE ARMAS, El Periódico de Querétaro, la ambientalista Bárbara Jacob, en  cuya casa de Primera de Fresnos el agua alcanzó más de un metro de altura, igual que en las calles de Alamos, Tabachines y Robles. Ella pidió al Colegio de Ingenieros presidido por Eduardo Aguilas Cardiel un estudio sobre el fenómeno. “Baja agua de El Cajón, El Salitre, Mompaní y El Nabo y la infraestructura es deficiente por las omisiones de varias administraciones municipales, desde Armando Rivera hasta Marcos Aguilar; todos son responsables” dijo.

Por eso exigen a las autoridades abrir los protocolos y presentar un programa para resolver los problemas, pues Jurica es una verdadera bomba de tiempo y puede estallar en cualquier momento, advirtió Bárbara Jacob, quien junto con otros vecinos afectados se entrevistó el sábado con el jefe de la Oficina Gubernamental del Estado, Luis Bernardo Nava.

En la reunión se tartó el monto de las pérdidas en el fraccionamiento y el pueblo de Jurica, la reducción del tiempo en las inundaciones, la plaga de los moscos y la necesidad de hacer conciencia para no tirar basura al dren. Se presentó una propuesta de diseño de las bardas por los colonos de la calle de Tabachines para que todas las de la colindancia con el dren tengan un diseño similar evitar la filtración de agua a sus casas.

El asunto de fondo es la falta de infraestructura hidráulica y sus consecuencias, insistió Bárbara Jacob.  Exigen soluciones, más allá de los vales de Elektra para domésticos o los jaleadores y mechudos, porque “no podemos acostumbrarnos a las inundaciones y a que se argumente que son lluvias atípicas”.

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios