José Luis González Garibay

José Luis González Garibay
José Luis González Garibay
José Luis González Garibay

REFLEXIONES

SEÑORA SEÑORA SEÑORA

Cuando no basta amarlos

Al Lic. Ramón Rico por su Lucha

Amables lectores y con mi reconocimiento a mis Editores si me permiten comparto con Ustedes los siguientes:

Hace algunos años Denise de Kalaf escribió un poema que transformo en canción, y un hermoso homenaje a la maternidad, una vez más me permito manifestar que no basta un dia para dejar testimonio de nuestro Amor y Gratitud a la Mujer y sobre todo aquellas que ya acreditaron la Natural Maternidad, a ellas nuestro respeto eterno y reconocimiento.

Comparto un poco de mi vida, el diez de mayo una vez más visite a mi Madre Lupita Garibay, ella ya no nos reconoce y después de varias horas logre una muestra de su Amor Eterno solo me dijo el apodo de cuando niño: “Polvorín” suficiente para derramar mis lagrimas.

Saben porque lo digo desde mi más profundo reconocimiento que soy Alcohólico en proceso de recuperación con más de 30 años sin probar una gota de ninguna sustancia que me altere, hago esta referencia pues mi Madre hace años me decía: hijo no mas Serenatas ni Flores ni regalos, por favor deja de “Beber” y me lo decía llorando en tono de suplica, el miércoles le dije: Gracias “Negrita” sigo sin beber y seguía llorando.

Que grade equivocación hemos cometido algunos pensando que el consumo de sustancias adictivas son simplemente parte del diario vivir y que las lágrimas y súplicas de familia, amigos , compañeros de trabajo son algo así como no te metas en mi vida yo sabré cuando dejo de hacerlo.

Concluyo esta parte simplemente comentando que mi fortuna fue grande porque en vida consciente de mi Madre se dio cuenta que lo había conseguido y que día a dia continúo luchando y gracias a cientos y miles de amigos si no es que millones hoy vivo una hermosa sobriedad.

Cuando Bill W apoyado por el Dr. Bob se dieron a la tarea de crear el movimiento mundial AA dejó un testimonio que poco se ha comprendido cuando dijo “solo por hoy” y es que es sencillo de leer pero debemos esforzarnos dia a dia por decir solo por hoy seré honesto, respetuoso, en síntesis feliz.

Les recomiendo ver esa película que resume la vida del hombre que logró por una envianza liberar a muchos millones de seres de las adicciones.

Sin embargo Lois su esposa, en una película que se llama “cuando no basta amarlos” nos regala la perspectiva que tienen las esposas y compañeras, las familias de quienes han sufrido la tragedia del alcohol, el hombre con el que se propusieron formar un hogar.

Recordemos que la Organización Mundial de la Salud ha definido el problema de las adicciones entre otras cosas como contagiosa, progresiva y de seguir necesariamente mortal.

Si ustedes lo permiten, aprovechando un respetuoso saludo a todas las mujeres les comparto un correo que elaboró un grupo de señoras y que una terapeuta me envió por esta vía:

SI LAS MUJERES ENTENDIERAMOS Si las mujeres entendiéramos… que los hombres también tienen miedos, pero sin tanto permiso para mostrarlos. Que hay emoción en el ruido de un motor o en el grito de un gol. Que valoran mucho más el exceso de sonrisas que tres kilos menos. Lo abrumador de ser el sostén económico de una familia. Lo que es tener que ser valiente, poderoso y exitoso a toda hora. Lo molestas que son las comparaciones con “el marido/novio de”. La necesidad que tienen de un abrazo que no siempre saben pedir. Lo difícil que es comprender lo que nunca les han enseñado. Las lágrimas que no se animan a llorar. El poder que tenemos sobre ellos. Que ellos también pasan noches sin dormir. Que necesitan silencio como nosotras charla. Que no andan por la vida pensando en cómo lastimarnos. Que son más débiles de lo que su altura y músculos dirían. Que sacar lo mejor o peor de ellos está en nuestras manos. Que piensan y razonan diferente. Que sienten muy parecido. Que demuestran sentimientos como pueden o como aprendieron. Si las mujeres entendiésemos todo esto, si lográsemos mirar más allá de algunos olvidos, si nos diéramos cuenta de que no hay todos o ninguno, si pudiésemos sentir que para ellos la mejor demostración de amor es habernos elegido, si las mujeres bajáramos un poquito la guardia, los reproches y tantos reclamos, si pudiéramos incrementar las sonrisas, los brindis y la picardía y si los dejáramos hacer sin tanto mandato ni expectativa, comprenderíamos que somos lo que le da sentido a sus vidas. Como mujeres, novias, madres, hijas, hermanas o amigas. Al final del día, donde se acaban las bromas, donde no hay público ni formas, donde solo queda un hombre y sus latidos, ahí estamos nosotras… con el que cada una eligió.

He dedicado esta colaboración a un excelente abogado que a pesar de haber entrado al quirófano en varias oportunidades para que le retiraran un tumor del tamaño de una naranja en el cerebro, sigue dando muestras de lucha e imparte sus cursos a pesar de que desafortunadamente ya perdió casi el 90% de la vista, un homenaje a los hombres y mujeres que no se rinden ante la adversidad

Nos vemos en la que sigue

Comentarios

Comentarios