Jorge Ramos

BLINDAJE FINANCIERO

Prórroga para repatriar capitales, regalo de Reyes Magos por adelantado

La ampliación del plazo límite para repatriar capitales, del 19 de julio al 19 de octubre, fue un regalo de Reyes Magos anticipado por el gobierno federal a los contribuyentes con inversiones en el extranjero que simple y sencillamente no se les dio la gana cumplir con el plazo original para regresar su dinero a México.

Digo que fue una concesión de la administración Peña a esos inversionistas porque tuvieron seis largos meses para acogerse voluntariamente al Decreto y no lo hicieron porque evidentemente no tenían la menor intención de hacerlo, no porque no se hayan enterado ni porque no les haya alcanzado el tiempo.

Pero al cuarto para las 12 cambiaron de opinión porque conforme avanzaba y se les terminaba el plazo comenzó a fluir información pública que les advirtió que aquellos que no repatriaran sus capitales a México serían identificados y sancionados, en caso de no haber cumplido con sus obligaciones fiscales.

Esto sería así porque después de vencido el plazo límite original, en agosto, entra en vigor el sistema de intercambio de información financiera con fines fiscales entre México y otros 50 países y jurisdicciones, que tiene como propósito identificar inversiones de nacionales en el extranjero, y saber si pagaron impuesto.

Dicho acuerdo es independiente pero similar a otro acuerdo llamado FATCA, que tiene el mismo objetivo pero funciona sólo entre México y Estados Unidos.

Como no es ilegal tener inversiones en el extranjero, sólo aquellos que no las declararon ni pagaron el impuesto correspondiente allá ni acá, se habrían hecho acreedores a multas con actualizaciones y recargos cuya suma sería más onerosa que el pago de un ISR reducido de 35 ó 30 a 8 por ciento por repatriación.

De ello fueron advertidos los inversionistas con capitales en el extranjero en más de una ocasión por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y por el Servicio de Administración Tributaria.

El viernes 9 de junio, el jefe del SAT, Osvaldo Santín Quiroz, se reunió en privado con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial en el Club de Industriales de la Ciudad de México; y el 21 de ese mismo mes hizo lo propio el titular de la SHCP, José Antonio Meade Kuribreña.

Ambos funcionarios advirtieron a los a los empresarios lo que viene y a lo que se exponen, lo que hizo mella en su patriótica conciencia, y en razón de que se vencía el plazo solicitaron una ampliación del mismo, que finalmente se otorgó, al 19 de octubre, con el argumento oficial de que la repatriación es un éxito.

Según datos del Servicio de Administración Tributaria, al 12 de julio se tenían por repatriados 76 mil 965 millones 473 mil 84 pesos, por los cuales el SAT obtuvo una recaudación de 3 mil 976 millones 419 mil 667 millones de pesos, por concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Todo sigue su marcha, el FATCA, el acuerdo de intercambio de información financiera entre México y 50 países y jurisdicciones, y el programa de repatriación ampliado.

La diferencia es que ahora, quienes sean identificados con inversiones en el extranjero que no han cumplido con sus obligaciones fiscales, podrán argumentar que están en proceso de repatriar capitales para no ser sancionados y acogerse ahora sí a los beneficios del Decreto.

Comentarios

Comentarios