INSISTE OBISPO EN PREVENCIÓN

FOTO: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ
FOTO: FERNANDO VENEGAS RAMÍREZ

Entrevistado en exclusiva por PLAZA DE ARMAS, el obispo de Querétaro, Faustino Armendáriz Jiménez, reflexionó sobre la tragedia ocurrida en la comunidad de Fuentezuelas, Tequisquiapan, donde estalló pirotecnia que se utilizaba para festejar a la Virgen de Guadalupe:

“Quisimos estar cerca de las familias. Una celebración (la misa de cuerpos presentes) de esperanza a pesar del dolor que se experimentaba en el ambiente y los corazones de las personas. Dar una palabra no humana de consuelo -porque una palabra humana  no satisface no consuela en condiciones así-  sino una palabra De Dios que puede orientar este sufrimiento y al mismo tiempo puede orientar el camino de la gente”.

Monseñor Armendáriz afirmó que en estos días los medios de comunicación han preguntado si es posible prohibir el uso de pirotecnia: “Nosotros apelamos al discernimiento y al diálogo con quienes a lo largo de los años han tenido estas tradiciones de utilizar fuegos pirotécnicos”.

El obispo de Querétaro explicó que se debe resaltar la prevención. Y reveló que en la Diócesis se han hecho dos cursos basados en el documento pastoral editado por el propio Armendáriz Jiménez titulado “Uso responsable de la pirotecnia en las fiestas patronales” que pone énfasis -dijo- en las “normas de la Sedena y de Protección Civil para que se prevengan estas situaciones trágicas.

“Por eso me parece que el camino es prevenir más que  prohibir las tradiciones de un pueblo que tiene esto como una forma de expresar su sentimiento y su piedad religiosa popular”, detalló Monseñor Armendáriz.

Incluso, planteó el obispo de Querétaro, reducir y controlar las cantidades de pólvora que se utilizan en las comunidades.

Al preguntarle sobre la viabilidad de quitar esta tradición tan añeja en las costumbres de los católicos, don Faustino respondió que sería muy difícil. Y contó que “el día de ayer, en el marco de la tragedia, me decían de comunidades aledañas que se habían quedado con toneladas de pólvora para tronar ese día”.

Entonces, concluyó Faustino Armendáriz, se pude prevenir, controlar y reducir.

POR: SERGIO ARTURO VENEGAS RAMÍREZ

Comentarios

Comentarios