Francisco Javier Meré Alcocer, PH. D.

Francisco Javier Meré Alcocer

TEMPORAL

La Movilidad en el Valle de Querétaro

El valle de Querétaro crece aceleradamente desde hace varias décadas, lo que ha producido pérdida de la calidad de vida de quienes habitaban el valle con anterioridad. El crecimiento del valle no ha producido beneficios a la generalidad de las personas que habitaban el valle desde hace tiempo, muchas de los cuales continúan viviendo en condiciones lamentables y a las acabaladas en una ciudad que crece indefinidamente, donde se incrementa el desempleo y la movilidad de personas y de bienes se ha complicado enormemente, sobre todo en los dos últimos años por las pésimas decisiones de obra pública ejecutada tanto por la autoridad estatal como por la autoridad municipal.
La pérdida de la calidad de vida de quienes habitaban el valle con anterioridad es producto del crecimiento desmedido del valle que no se consolida y que debe consolidarse en el corto plazo si se quiere recuperar el nivel de vida del que gozaban sus habitantes hace varios años. El crecimiento desmedido del valle de Querétaro ha ocasionado grandes problemas de inseguridad de las personas y de bienes, falta de espacios en centros de educación pública, principalmente a nivel medio superior y superior, falta de ofertas de empleos para personal no profesional, falta de espacios públicos para atención médica y de recreación, e incremento del desempleo y de la delincuencia.
Cada vez que la administración pública crea las condiciones para que arriben al valle inversiones y se creen ofertas de empleo, las publicita exageradamente por todo el país, lo que estimula que una gran cantidad de personas que no habitan el estado de Querétaro, superior en más de tres veces el número de las nuevas ofertas de empleo, emigren al valle en busca de las ofertas de empleo, dando como resultado que se incrementen tanto el número de habitantes como el número de desempleados dentro del valle. Este hecho causa numerosos estragos y deteriora la calidad de vida, como la reducción del porcentaje de derechohabientes a los servicios públicos de salud y de educación, servicios públicos que no crecen a la misma velocidad que el arribo de habitantes, así como a la saturación de todos los espacios públicos y áreas de circulación, que tampoco crecen a la misma velocidad del incremento poblacional.
El crecimiento del valle ha permitido a los nuevos habitantes venidos de otras partes del país y de otros países, mejores oportunidades que las que tenían en sus lugares de origen, lo que les ha proporcionado a los nuevos habitantes mejorar sus condiciones de bienestar, quienes arriban por la gran publicidad generada por la administración pública de nuevas inversiones y ofertas de empleo.
El crecimiento de la zona conurbada del valle de Querétaro va a llegar hasta donde las condiciones políticas y sociales lo permitan, o hasta que encuentre condiciones adversas que la contenga, como la falta de agua potable y de servicios públicos.
El crecimiento del valle inició por las decisiones tomadas en el pasado por los visionarios que creyeron en sus habitantes y lograron que la ciudad de Santiago de Querétaro fuera la tercera ciudad en importancia del virreinato de la Nueva España. Su crecimiento se debió a numerosas causas entre las que se encuentra su predisposición por la agricultura y la ganadería.
El R. padre Mro. Francisco Antonio Navarrete describe en su libro: “Relación peregrina de la agua corriente, que para beber, y vivir goza la muy noble, leal, y florida ciudad de Santiago de Querétaro”, las plausibles fiestas de la nobilísima ciudad, describiendo logros y beneficios, donde el lector ávido de cultura puede conocer las bondades de esta noble ciudad desde hace muchos años.
El valle de Querétaro ofrece a los habitantes de la clase media alta y clases privilegiadas que gozan de ingresos suficientes, zonas para vivir holgadamente, quienes tienen resuelto su necesidad de vivienda y de transporte privado, pero para las personas de las clases menos favorecidas y de clases medias bajas, quienes no tienen resuelto su necesidad de vivienda ni de trasporte privado, ni gozan de una buena fuente de trabajo por existir numerosos empleos de menos de cinco salarios mínimos, su nivel de vida es cada vez más lamentable.
La zona conurbada del valle de Querétaro tiene dos grandes problemas que son inseguridad y pésima movilidad urbana. La inseguridad se reduce con más y mejores cámaras de vigilancia y con más servidores públicos estatal y municipales. El municipio de Querétaro cuenta con más de 950 colonias que requieren para resguardar su seguridad elemental de dos patrullas, con dos agentes de la policía cada una, lo que representa 1,900 patrullas y 3,800 agentes de la policía en servicio, y el municipio solo cuenta con 1,400 policías, lo que no asegura la reducción de la inseguridad y les da ventaja a los malos para actuar impunemente, lo que no se atiende porque no produce “moches” como los que se reciben por obras públicas y por las concesiones de servicios públicos.
Los queretanos debemos elegir en el próximo proceso electoral a quien pueda generar soluciones a este problema y quitar a los actuales servidores públicos que gozan las mieles del mandato otorgado por la ciudadanía y gozan de vigilancia personalizada.
La caótica movilidad urbana se incrementó por las ciclovías urdidas por Marcos Aguilar y por la reducción de carriles de circulación en avenidas primarias como por los carriles confinados. No es posible que se eroguen ciento sesenta y nueve millones de pesos para construir más de doscientos cincuenta kilómetros de ciclovías, cuando estos son utilizados por los menos de doscientos ciclistas que circulan en el municipio de Querétaro, y que se pretenda erogar más de veinticinco millones de pesos para que la Universidad elabore planes para el uso de la bicicleta. Esto significa una erogación de más de un millón de pesos por ciclista que circula por la ciudad en perjuicio de más de ciento veinticinco cajones de estacionamiento por kilómetro de ciclovía, lo que representa más de treinta y un mil cajones de estacionamiento al construir las ciclovías en los carriles aledaños a las banquetas que se usaban para estacionamiento de automotores.
La caótica movilidad urbana incrementa su entorpecimiento con las precipitaciones pluviales que producen inundaciones en muchas zonas del valle y que no se han podido administrar por falta de profesionales de la ingeniería capacitados en hidráulica, hidrología, meteorología, manejo de corrientes, operación de cuerpos de agua, mecánica de suelos, fenómenos estocásticos y en mecánica de fluidos en las Secretarias de Obras Públicas estatal y municipales.
La falta de personal con conocimientos de ingeniería del agua ocasionó que en las pasadas precipitaciones se inundara gran parte de la zona urbana, que lo mismo afecto el casco histórico, zonas residenciales como Jurica, y zonas donde habita la clase trabajadora como Santa María Magdalena, inundaciones que se hubieran reducido considerablemente si se hubieran operado correctamente por la CEA y la CONAGUA los desfogues de bordos y presas aguas arriba de la zona urbana que sobresaturaron el dren El Arenal.
Cabe señalar que el volumen de agua producto de las precipitaciones debería usarse para recargar los acuíferos, lo que produciría menor volumen de agua transportado por los canales pluviales del valle, reduciendo las concentraciones de masas de agua en las vialidades de la zona urbana. Es posible introducir parte del volumen de agua precipitada al acuífero, mediante la utilización de pozos de absorción debidamente construidos y equipados con filtros para evitar su contaminación. Se pueden construir pozos de absorción en todos los lechos de los drenes y canales de agua del valle y en las zonas de recreación.
Los queretanos vivimos un libertinaje económico de los recursos públicos propiedad de los contribuyentes, los cuales son despilfarrados por los servidores públicos electos en las pasadas elecciones que no saben cómo gastar los recursos públicos en beneficio de la sociedad, lo que ha producido obras obsoletas. No es posible contar con servidores públicos que malgastan la hacienda pública por capricho, ignorancia o corrupción sin resolver los problemas de movilidad de personas y de bienes. Quienes vivimos en Querétaro debemos comprometernos con el desarrollo del estado y con el mejoramiento del nivel de vida de todos los habitantes, preservando su historia y su cultura, consolidando el desarrollo para evitar que tengamos una catástrofe económica y social. Comentarios al correo electrónico [email protected]

Comentarios

Comentarios