Francisco Javier Meré Alcocer, PH. D.

Francisco Javier Meré Alcocer

TEMPORAL

Infraestructura y Movilidad en el Valle de Querétaro

Los profesionales de la ingeniería tienen una de las más nobles profesiones y de las más humanista puesto que su trabajo consiste en proyectar y crear toda la infraestructura necesaria para beneficio de la sociedad sin importar su nivel económico o social y su ubicación geográfica, llegando a todos los rincones donde la población habita, creándoles toda la infraestructura requerida para mejorar su nivel de vida, como lo es la construcción de vivienda unifamiliar y multifamiliar, centros de trabajo y de recreación, oficinas públicas y privadas, escuelas, electrificación, introducción de agua potable y drenaje, hospitales, instrumental médico, maquinaria agrícola e industrial, medios y equipos de comunicación y de transporte, caminos, puertos, aeropuertos, las obras necesarias para la movilidad peatonal y la movilidad del transporte motorizado y no motorizado de personas y de bienes, etc. poniendo siempre lo mejor de ellos mismos durante la construcción de las obras en beneficio de la comunidad, esmerándose por hacerlas al menor costo posible como administradores natos y cuidando siempre del presupuesto.
Muchas de las obras de infraestructura y de movilidad desarrolladas por los ingenieros, posterior a su construcción, son administradas y operadas por ingenieros para el mejor aprovechamiento de sus beneficios. Por citar algunas de estas obras que deberían ser administradas por ingenieros podríamos enumerar la operación y mantenimiento de las redes eléctricas, la operación y mantenimiento de las dependencias públicas y privadas del manejo integral del agua, como de su recolección y de su tratamiento, la operación de las dependencias y departamentos de transporte público y privado, como los aeropuertos, los puertos, los ferrocarriles, las carreteras y caminos, o el manejo y operación del transporte de automotores.
Las obras de infraestructura y de movilidad de bienes y de personas son necesarias para el desarrollo regional, lo que produce el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de una región, por lo que es responsabilidad de la administración pública de los tres niveles de gobierno el contar con planes y programas en estas áreas para mejorar el nivel de vida de la población, asesorándose siempre con profesionales de la ingeniería para tomar las mejores decisiones con puntos de vista más amplios, lo que no está ocurriendo en Querétaro por colocar políticos de muy variadas profesiones en las dependencias públicas que deberían ser dirigidas por ingenieros y por contar con ingenieros de muy bajo nivel de conocimientos en la actual administración pública de los dos niveles de gobierno.
Los habitantes del estado de Querétaro y de los municipios conurbados del valle de Querétaro vemos como en los últimos años se ha deteriorado la movilidad de las personas y de los bienes y el nivel de vida así como el incremento de la inseguridad, ocasionado por una parte, por las obras innecesarias desarrolladas por las administraciones públicas estatal y municipales dentro del valle de Querétaro que ha entorpecido la movilidad, y por otra parte, por la gran publicidad gubernamental sobre el desarrollo de Querétaro para atraer capitales y fuentes de empleo, lo que han producido un incremento poblacional superior a la media nacional, por el arribo de personas de otros estados del país y de otros países de los cinco continentes, quienes son los que aprovechan los nuevos empleos, persistiendo los niveles de desempleos de queretanos de las clases menos favorecidas
Por otro lado la Universidad Autónoma de Querétaro en lugar de aceptar estudiantes cuyos padres habiten en el estado, admite estudiantes cuyos padres viven en otros estados que son mayoría en la UAQ y hasta los otorga beca. Los estudiantes no queretanos reciben la educación pública en la UAQ en detrimento de los estudiantes queretanos rechazados. La UAQ debería cobrarles a los estudiantes no queretanos el monto del subsidio otorgado por la administración pública por estudiante que este año representó un total de más de un mil novecientos setenta y cuatro millones de pesos, equivalente a un monto anual por estudiante de sesenta y siete mil novecientos setenta y tres pesos, monto que deberían pagar los estudiantes venidos de otros estados si quieren estudiar en la UAQ, con lo cual sus ingresos de la universidad se incrementarían considerablemente, en lugar de estar solicitando que el estado le otorgue un subsidio del tres por ciento del presupuesto.
La movilidad urbana de Querétaro se encuentra en niveles lamentables, lo que nos obligan a reflexionar sobre si las actuales soluciones viales de los carriles confinados, de las ciclovías y de las modificaciones a vialidades importantes del valle de Querétaro son de utilidad pública o solo sirven para garantizar jugosos contratos de obra pública a quienes son favorecidos por las actuales administraciones públicas estatal y municipal. Recordemos que las organizaciones civiles Impunidad Cero y Transparencia Mexicana presentaron el coeficiente TAI, que se compone de tres variables: Transparencia, Anticorrupción e Impunidad Cero, obteniendo Querétaro el valor máximo negativo de cien en Transparencia, en Anticorrupción 65.1, dos y medio puntos arriba de la media nacional y en Impunidad Cero obtuvo un puntaje de 94.30, menos de seis puntos abajo del valor máximo negativo. Con razón la vox populi señala que en Querétaro los contratos de obra pública se adjudican a quienes dan moches de hasta el veinte por ciento del valor del contrato.
La entrada en operación del sistema de trasporte público Qrobus en el carril confinado de Constituyentes, donde se despilfarraron grandes cantidades de recursos públicos por no haber sido necesaria ni justificada la obra realizada que contaba con un pavimento de asfalto de gran calidad y por ser los nuevos camiones más ligeros que los camiones anteriores, ocasionó que se eliminaran los carriles de estacionamiento en ambos sentidos de la avenida, lo que está afectando los comercios de la avenida Constituyentes y el tiempo de traslado de los automotores particulares por la eliminación de varias vueltas a la izquierda, esto incrementó la contaminación atmosférica y ha provocado varios accidentes de tránsito y hasta una atropellada por un Qrobus de la ruta 121, provocando declaraciones de funcionarios públicos de poner una malla en el camellón central de la avenida, lo que sería un lamentable error.
Cabe señalar que las líneas de transporte público que no cambiaros sus unidades por las unidades traídas de Asia se trasladaron a la avenida Zaragoza, lo que saturó esta avenida, provocó la incertidumbre y malestar de los usuarios e incremento en el tiempo de traslado de los usuarios. Tres semanas después de la puesta en operación del Qrobus, el concesionario y socio del Qrobus Francisco Zubieta declaró a los medios de comunicación que hasta ese momento no habían recabado el dinero suficiente para pagar las nuevas unidades de trasporte público y que habían tenido fugas en los primeros diez días de operación del orden de un millón setecientos ochenta mil pesos por muy diversas causas.
Actualmente vemos muchos Qrobuses circulando por toda la zona metropolitana de Querétaro y no solamente por los carriles confinados, lo que pone en entredicho la necesidad de construir carriles confinados de concreto hidráulico. En muchas ciudades de muchos países, como en USA, España, Italia, Francia, Portugal, etc, cuando el transporte público va en carriles exclusivos, estos carriles solamente se señala con una raya de pintura y con leyendas de “bus” o de “bus y taxis”, sin erogar grandes cantidades de recursos públicos.
La administración pública estatal debería utilizar para delimitar los otros seis carriles confinados carriles que pretende construir, el sistema de pintura para delimitar los carriles confinados en lugar de presupuestar y querer erogar cientos de millones de pesos en su construcción. Es necesario que se contraten en la administración pública estatal y municipal ingenieros capacitados para que los asesoren y evitar el despilfarro de recursos
Una estudiante de la UAQ campus Juriquilla comentó al autor que la ruta 121 es la única ruta que va a Juriquilla y que es caótica, la cual se satura y no se detienen los Qobus por los usuarios, llegando a esperar hasta una hora para que un autobús se pare y los suba, señalando que son lentos para abrir la puerta, para arrancar y para hacer el trayecto; comenta que no hay asientos preferenciales para adultos mayores ni para mujeres embarazadas, señala que los primeros asientos tienen un escalón de casi treinta centímetros lo que a muchas personas les cuesta trabajo subir, que la distribución de asientos es absurda al mencionar que en un espacio donde debería haber seis asientos solo hay dos, que hay un espacio que no entiende para que sirve puesto que parece que es para mochilas o maletas lo que no es funcional y estorboso, que los pasillos son para una fila de personas cuando en los camiones antiguos había pasillos donde cabían dos filas de personas y hasta tres filas. Comentarios al correo electrónico [email protected]

Comentarios

Comentarios