Francisco Javier Meré Alcocer, PH. D

Francisco Javier Meré Alcocer

TEMPORAL

POR: FRANCISCO MERÉ ALCOCER

Movilidad y desarrollo de Querétaro

La zona metropolitana del valle de Querétaro crece con una aceleración similar a la producida por una bola de nieve que se precipita cuesta abajo sin que nada la contenga. Conforme a las leyes de la física, en especial a la fuerza de gravedad, una bola de nieve que se forma en la parte alta de una montaña nevada, bola formada por muy diversas causas, desciende cuesta abajo sobre la ladera de la montaña incrementando su tamaño al adherírsele más nieve, lo que produce que se incremente su velocidad al incrementar su masa, y solo se detiene hasta que llega a la zona plana del valle donde emergió la montaña o al alcanzar la parte baja de otra montaña aledaña a la montaña donde se formó; en cualquiera de los dos casos la bola de nieve pierde su fuerza y se desintegra. A su paso cuesta abajo la bola de nieve es la causante de numerosos estragos, arrasando todo lo que encuentra a su paso.

El crecimiento acelerado de la población del valle de Querétaro se asemeja a la bola de nieve que se precipita cuesta abajo. La aceleración del crecimiento de la zona conurbada del valle de Querétaro inició hace muchas décadas, y su crecimiento se asemeja al crecimiento que tienen las bolas de nieve en lo alto de una montaña nevada. Una bola de nieve, como ya se dijo, se produce, por lo general, como resultado de causas y acciones físicas y cuando la bola de nieve tiene condiciones aledañas adecuadas y continúa recibiendo la acción de fuerzas físicas como la gravedad, crece indefinidamente hasta alcanzar una zona que la contiene y termina su crecimiento. El crecimiento de la zona conurbada del valle de Querétaro va a llegar hasta donde las condiciones políticas y sociales lo permitan, o hasta que encuentre condiciones adversas que la contenga.

El crecimiento del valle inició por las decisiones tomadas en el pasado por los visionarios que creyeron en sus habitantes y lograron que la ciudad de Santiago de Querétaro fuera la tercera ciudad en importancia del virreinato de la Nueva España. Su crecimiento se debió a numerosas causas entre las que se encuentra su predisposición por la agricultura y la ganadería.

El R. padre Mro. Francisco Antonio Navarrete describe en su libro: “Relación peregrina de la agua corriente, que para beber, y vivir goza la muy noble, leal, y florida ciudad de Santiago de Querétaro”, describe las plausibles fiestas de la nobilísima ciudad, describiendo logros y beneficios, donde el lector ávido de cultura puede conocer las bondades de esta noble ciudad desde hace muchos años, lo que nos muestra que su actual desarrollo es resultado de muchas administraciones públicas.

En la actualidad la zona conurbana proporciona una buena calidad de vida para los habitantes de la clase media alta y para las clases privilegiadas, las que gozan de ingresos suficientes para vivir holgadamente, producto de una buena fuente de trabajo o de un comercio o de empresa particular o de una profesión universitaria, quienes tienen resuelto su necesidad de vivienda y de transporte privado, pero para las personas de las clases menos favorecidas y de clases medias bajas, quienes no tienen resuelto su necesidad de vivienda ni de trasporte privado, ni gozan de una buena fuente de trabajo por existir numerosos empleos de menos de cinco salarios mínimos, su nivel de vida no es agradable ni recomendable.

La zona conurbada del valle de Querétaro tiene dos grandes problemas que son inseguridad y pésima movilidad urbana. La movilidad urbana incrementa su entorpecimiento en estos tiempos en que las precipitaciones pluviales son frecuentes y ocasionan inundaciones en muchas zonas, lo que produce que la ciudad se vuelve caótica durante el tiempo en que las aguas son desalojadas por la acción de la gravedad, causando malestares en los vehículos automotores y en algunas viviendas y causando que las clases menos favorecidas pierdan sus zapatos al caminar sobre charcos de agua. El agua descubre la ignorancia de los servidores públicos, quienes a pesar de gastar grandes cantidades económicas en obras que según la publicidad no permitirían más “encharcamientos”, el agua llegó e inundó y descubrió la ignorancia profesional de servidores públicos municipales, lo que provocó comentarios de estos servidores públicos de que se inundó por culpa de los ciudadanos que tiran basura en la calle.

El agua descubrió también la ignorancia de quienes proyectaron y gastaron grandes cantidades económicas para construir el puente del 2017 que ha tenido varias inundaciones, nombrado “Conexión Río” sobre Bernardo Quintana, puente nombrado por la vox populi como del 2017, porque pasan dos mil vehículos por arriba y 17 vehículos por abajo, puente que ha tenido accidentes lamentables con la pérdida de vida de un taxista y que entorpeció aún más la movilidad urbana de la zona.

Los queretanos estamos hartos de la pésima movilidad urbana y de la inseguridad. El desarrollo generado en el valle de Querétaro ha producido grupos políticos y servidores públicos que manejan el presupuesto como coto privado, modificando leyes y reglamentos conforme a sus particulares intereses, anteponiendo su beneficio personal en todo lo que hacen. No es permisible que la movilidad urbana de Querétaro se encuentre en niveles lamentables que nos obligan a reflexionar sobre si las actuales soluciones viales son de utilidad pública o solo sirven para garantizar jugosos contratos de obra pública a quienes son favorecidos por las actuales administraciones públicas estatal y municipal.

Querétaro demanda obra pública sustentable que permita el desarrollo de todas las regiones del estado y el mejoramiento del nivel de vida de las clases menos privilegiadas. La obra pública debe beneficiar a todos los habitantes del estado equitativamente y no solo beneficiar a contratistas y servidores públicos que demanda el clásico “moche”, a pesar de contar con una ley anticorrupción. Quienes conocemos de obra vemos como se realizan obras por capricho, con escasos beneficios públicos, ejecutadas con costos considerables. No es permisible que se generen obras por capricho con altos costos como los actuales carriles confinados para el trasporte público que incrementarán el tiempo en la movilidad urbana y producirán accidentes de lamentables consecuencias. Se requiere contar con un Programa Vial Integral para reducir el tiempo de traslado entre dos puntos conurbados, que produzca como resultado el descongestionamiento de todas las vías de alta y de baja velocidad.

El país y el estado viven un libertinaje democrático y un libertinaje económico de los recursos públicos propiedad de los contribuyentes. Se dice que los mexicanos somos la llave de la democracia ¿Cuál democracia?, ¿La de los ignorantes que eligen ignorantes para gobernar?, ¿La de gobernantes que malgastan la hacienda pública por capricho, ignorancia o corrupción?

La seguridad de los queretanos está en proceso de evaporación. La publicidad de que Querétaro es “la tierra de jauja” está produciendo que los habitantes de clases menos favorecidas que habitan otras zonas del país y del extranjero arriben al estado de Querétaro para encontrar solución a sus problemas económicos y mejor nivel de vida; pero no solo arriban gentes de bien, también arriban los malandros al estado a realizar sus fechorías, por lo que los asaltos a casas y comercios y el robo de vehículos y de ciudadanos se ha vuelto común, a pesar de la negación de los servidores públicos de los tres niveles de gobierno de que existe seguridad.

El municipio de Querétaro cuenta con más de 950 colonias que requieren al menos para resguardar su seguridad elemental de dos patrullas con dos agentes de la policía cada una, lo que representa 1,900 patrullas y 3,800 agentes de la policía en servicio, y el municipio solo cuenta con 1,400 policías, lo que les da ventaja a los malandros para actuar sin ser molestados, pero esto no produce beneficios y los queretanos debemos esperar hasta el próximo año electoral para poder elegir a quien pueda generar soluciones a este problema. Ciertamente Querétaro es mejor para los servidores públicos que gozan las mieles del mandato otorgado por la ciudadanía y que laboran en el actual sexenio gozando de vigilancia personalizada, pero para los habitantes que no gozamos del poder público cada día está más complicado evitar la delincuencia.

Todos los que vivimos en Querétaro debemos comprometernos con el desarrollo del estado para el mejoramiento de las condiciones de vida de todos los habitantes, preservando su historia y su cultura y debemos promover la consolidación del desarrollo para evitar que tengamos una catástrofe económica y social.

Comentarios

Comentarios