Francisco Javier Meré Alcocer, Ph. D.

Francisco Javier Meré Alcocer
Francisco Javier Meré Alcocer

Temporal

Obispos de la Diócesis de Querétaro en la Historia (III)

El Sr. Cango. D. Manuel Reynoso huye del país en agosto de 1914 a causa de los trastornos políticos de los carrancistas, quedando al frente de la Diócesis el M. I. Sr. Cango D. Florencio Rosas Arce (agosto de 1914 al 27 de marzo de 1917) en calidad de Pro Vicario Capitular, gobernando la Diócesis en medio de un mar de tribulaciones, sufriendo disgustos y humillaciones, exponiendo su vida antes de abandonar a su grey encomendada.
El gobernador Federico Montes cambió a todos los funcionarios importantes del gobierno, así como a los presidentes municipales colocando a gente de su confianza, e impuso la pena capital para todos aquellos que según él contribuyeron al menoscabo del erario público. El gobernador Montes, Constitucionalista leal a Carranza, giró orden de aprensión contra varios funcionarios públicos del gobierno saliente y les dictó sentencia de pena de muerte. Entre los reos estaban el Sr. Agustín Llaca y el químico-farmacobiólogo Pascual Alcocer Frías (abuelo del autor), el parte militar dice que sean ejecutados en Tolimán para lo cual los reos fueron trasladados a esa población. Sobra decir que el maestro del Colegio Civil Pascual Alcocer había sido funcionario público y no era un saqueador. El 18 de noviembre de 1914 Federico Montes abandona la ciudad y es acusado por el nuevo gobierno villista representado en Querétaro por Luis E. Suzán primero y luego por el General Teodoro Elizondo, de haber robado tres mil pesos de las arcas de Querétaro, el Tesorero Zubieta aclaró que la intención del General Montes era llevarse cincuenta y un mil pesos sin embargo ante la intervención de Zubieta solo logró llevarse tres mil. Pasaron solo algunos meses y los constitucionalistas regresaron a Querétaro con lo que el queretano Coronel José Siurob Ramírez recibió de Álvaro Obregón, el 2 de abril de 1914, su nombramiento como Gobernador de Querétaro, entregándolo el 5 de mayo de 1914 al recién nombrado General Brigadier Federico Montes Alanís el poder ocupando por segunda ocasión la gubernatura de Querétaro del 18 de junio de 1915 al 27 de marzo de 1917. Un allegado del General Federico Montes era Alfonso M. Camacho quien fuera presidente municipal de Querétaro y es a través de él que se logra obtener la anulación de la sentencia de muerte de los reos Pascual Alcocer Frías y Agustín Llaca, desgraciadamente cuando llega la anulación a Tolimán era muy tarde y uno de los reos había sido fusilado, al que quedaba vivo se le dio instrucciones precisas que debía seguir si quería continuar con vida, las instrucciones eran tomar el tren a la Ciudad de México, después otro tren a Veracruz y luego embarcarse a Cuba y permanecer desterrado en aquella isla, Pascual Alcocer Frías (que era dueño de la Hacienda de Carretas) se disfrazó de campesino, siguió las instrucciones y vivió en Cuba hasta los primeros meses de 1916 cuando solicitó permiso para regresar, mientras tanto en Querétaro su hermano Juan Bautista Alcocer Frías, casado con Carmen Camacho, se encargó de sus cuatro primeros hijos tratándolos como propios llevándolos a vivir a su casa (su hermano menor Manuel se encargó de la Hacienda de Carretas).
Debido a los problemas político-religiosos por la lucha armada la mayoría de los sacerdotes abandonaron el país entre 1914 y 1915, regresando entre 1918 y 1919, por lo que para seguir formando sacerdotes con ayuda de la Iglesia Católica estadounidense se abrió en 1915 en San Antonio, Texas, el seminario de “San Felipe Neri”, que contó con ciento ocho alumnos inscritos, provenientes de trece diócesis mexicanas, llegando a ordenarse cincuenta y nueve, seminario que dejó de operar en 1918.
La Iglesia Católica de Querétaro vivió asediada desde la llegada de las fuerzas carrancistas. En abril de 1915 Obregón derrotó en Celaya a Villa, lo que permitió al general Venustiano Carranza tomar posesión como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, encargado del Poder Ejecutivo, el 1° de mayo de 1915. Según las crónicas de Genaro Licastro en su libro: “Querétaro en la Revolución 1914-15” señala que a las cuatro de la tarde del Viernes Santo del 2 de abril de 1915 el coronel José Siurob Ramírez tomó posesión como Gobernador Interino de Querétaro, en presencia de su protector Gral. Álvaro Obregón, cuenta que el jueves 8 de abril llegaron a Querétaro los casi cuatro mil heridos carrancistas de la batalla de Celaya contra los Villistas (batalla que estuvo a punto de realizarse en Querétaro) luego del decreto expedido por Siurob en el que obligaba a ricos y hacendados regalar camas para su atención. Siurob ordenó recoger las llaves de los templos y el 14 de abril de 1915 todas las iglesias permanecieron cerradas a los fieles y en servicio de la causa revolucionaria, destinando el Santuario de la Congregación y la Parroquia de Santiago como albergues de soldaderas y depósitos de maíz, arroz y azúcar. Siurob desterró a casi todos los sacerdotes y a todas las monjas de la entidad autorizando permanecer solo a cinco sacerdotes, entre ellos al padre Florencio Rosas. El 5 de mayo de 1915 José Siurob partió de Querétaro para tomar posesión como Gobernador de Guanajuato. A pesar de los atropellos contra los católicos un grupo de peregrinos llegó al Tepeyac en Julio de 1915, peregrinación no reconocida que debe contabilizarse.
El Cango D. Florencio Rosas reunió a los seminaristas en grupos pequeños bajo la dirección de sacerdotes muy recomendables y en noviembre de 1915 dio principio a una vida de semi internado del Seminario del cual fue Rector, salvando el Seminario en plena época de efervescencia política, gracias a la protección de la Virgen de Guadalupe.
Después de derrotar a la Convención de Aguascalientes, los constitucionalistas pudieron iniciar trabajos para la redacción de una nueva constitución. El 2 de febrero de 1916, Venustiano Carranza en su carácter de Primer jefe del Ejército Constitucionalista, publicó en el periódico oficial La Sombra de Arteaga un decreto declarando a la ciudad de Santiago de Querétaro Capital Provisional de la República, con las mismas facultades del Distrito Federal, teniendo asiento el Poder Ejecutivo de la Unión y la Primera Jefatura del Ejército Constitucionalista, ambas representadas por Venustiano Carranza, así como sede de las Secretarias de Estado y fija su residencia en la Casa Mota (lugar donde nació y vivió sus primeros años de vida el autor) por decreto del 19 de septiembre de 1916 convocó la elección de diputados al Congreso Constituyente que se reuniría en Querétaro, para redactar la nueva Carta Magna. A pesar de los acontecimientos políticos en julio de 1916 un grupo de peregrinos acudió al Tepeyac amparados por la Virgen Santa María de Guadalupe, peregrinación no reconocida que debe contabilizarse. 
Carranza ordenó al gobernador Federico Montes abrir vialidades, ensanchando los callejones norte y sur de la calzada Belén (hoy Ezequiel Montes) de Madero al sur y de Hidalgo al río Querétaro, derribando parte de las casitas del barrio de Santa Ana, pagando a valores catastrales de ínfimo valor (en los sesentas se ensancharon estos tramos al ancho de la calzada Belén). Carranza ordenó abrir una avenida desde la alameda hacia la Cañada pasando por los arcos (actual avenida Zaragoza) destruyendo cientos de casitas del barrio de San Francisquito, los que no recibieron indemnización, abriéndose el muro al final de los 72 arcos del acueducto para pasar la avenida (se habría el ultimo arco) y se abrió la calle Aquiles Serdán de la Ave. Madero a Plaza de Armas destruyendo parte de la iglesia y convento de San Francisco (se destruyo la arquería norte del actual patio del museo), lo que produjo daños en la cúpula de San Francisco y ante su inminente caída y el malestar ciudadano se eliminó la calle.
El 1° de diciembre de 1916, los diputados constituyentes iniciaron sus discusiones en el Teatro de la República y el 5 de febrero de 1917, concluyó el Congreso Constituyente con la proclamación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, restableciendo Carranza el 12 de marzo de 1917 los Poderes de la Unión en la capital del país, tomando protesta como Presidente Constitucional el 1 de mayo de 1917.
El Estado de Querétaro estuvo representado por tres diputados constituyentes, no aceptándose al representante del distrito de Jalpan por no ser carrancista: José María Truchuelo Ruiz (1880-1953), electo Diputado Secretario del Congreso Constituyentes, quien fuera electo Gobernador del Estado de Querétaro de 1920 a 1923; Juan Nepomuceno Frías Fernández (1884-1921), ilustre licenciado queretano nieto de Don Benito Frías y Doña Loreto Poyatos (primo del químico farmacobiólogo Pascual Alcocer Frías, abuelo del autor), fundador junto con otros queretanos en 1909 del Partido Antirreleccionista Queretano siendo su candidato a gobernador en 1911 perdiendo ante Carlos M. Loyola, fue diputado federal siendo presidente Francisco I. Madero, electo diputado al Congreso Constituyente por el Primer distrito de Querétaro y fue diputado federal siendo presidente Obregón muriendo asesinado el 18 de agosto de 1821; Ernesto Perusquía Layseca (1877-1946), ilustre queretano oriundo de San Juan del Río, casado en primeras nupcias con Rafaela Villareal Madero, prima de Francisco I. Madero, de cuyo matrimonio tuvo tres hijos antes de enviudar, queretano de gran inteligencia electo al Congreso Constituyente que fue Gobernador del Estado de Querétaro del 1 de julio de 1917 al 30 de septiembre de 1919, durante su mandato se casó en segundas nupcias en 1919 con Doña María Dolores Alcocer Mendoza, hija del Ing. Carlos Alcocer Frías (hermano de Don Pascual Alcocer Frías, abuelo del autor), con quien procreó once hijos, contrayendo matrimonio en el Obispado celebrando el Excmo. Sr. Dr. e historiador Don Francisco Banegas y Galván, Quinto Obispo de Querétaro, siendo su padrino de bodas al Presidente Venustiano Carranza, a quien el gobernador Perrusquía le presentó al Sr. Obispo Vanegas, comentándole el Sr. Obispo al Presidente Carranza que le habían sido decomisados todos sus bienes recibidos en herencia de sus padres, ordenando el presidente a Juan Barragán tomar nota y devolverle todos sus bienes al Obispo Vanegas “porque en la revolución hay muchas barbaridades”, siendo reintegrados en su totalidad; el Gobernador Perusquía creó la Villa de Ezequiel Montes en la delegación de Corral Blanco, elevó a pueblo la congregación de San Joaquín nombrándola Mineral de San Joaquín, aprobó la nueva Constitución del Estado de Querétaro, creó la Comisión Agraria Mixta en 1918 y dividió el estado en 16 distritos electorales, seis municipios y 10 delegaciones. Además participó como diputado constituyente representando al Estado de Guanajuato el Ing. queretano y capitán Carlos Ramírez Llaca (1885-1939), defensor de la revolución, de los campesinos y de las clases proletarias. El 20 de agosto de 1917 Venustiano Carranza entregó a su hija en santo matrimonio con Cándido Aguilar, Secretario de Relaciones Exteriores, en la iglesia de La Congregación, concelebrando el Obispo Vanegas.
La Constitución de 1917 incluía gran parte de los ordenamientos de la Constitución de 1857, especialmente lo referente a los derechos humanos, las garantías individuales, la forma de gobierno republicana, representativa, demócrata y federal; refrendando la división de poderes en Ejecutivo, Judicial y Legislativo, formado éste último por dos cámaras: Diputados y Senadores, dando mayor autonomía al Poder Judicial, ratifica las elecciones directas y la no reelección, elimina la Vicepresidencia, establece un ordenamiento agrario, las formas de propiedad de la tierra, libertad de culto, la enseñanza laica y gratuita, la jornada de trabajo máxima de 8 horas, libertad de expresión y de asociación de los trabajadores, más soberanía a los estados, la creación del municipio libre; desconoce toda personalidad jurídica de la Iglesia y recrudece las leyes antirreligiosas de la Constitución de 1857.
Por las agitaciones políticas el Sr. Cango. Florencio Rosas no convocó ni prohibió las peregrinaciones de 1914, 1915 y 1916, pero a pesar de la falta de convocatoria los hermanos peregrinaron esos tres años al Tepeyac amparados por la Santísima Virgen María de Guadalupe, cumpliendo la promesa hecha el sábado 12 de octubre de 1895, día de la coronación de la Virgen de Guadalupe, Reina de México por siempre, por los Obispos presentes, entre ellos el Excmo. Sr. Obispo de Querétaro, D. Rafael Sabás Camacho de que cada diócesis mexicana acudiera en peregrinación anual al Tepeyac. Las peregrinaciones de 1914, 1915 y 1916 mostraron que el amor de los queretanos a su patrona la Virgen de Guadalupe supera todas las disposiciones y que jamás dejarán de acudir a su cita anual al Tepeyac aunque no se les convoque (como sucedió hace varios años cuando por la influencia no se convocó a las peregrinas y estas acudieron al Tepeyac), peregrinaciones que deben ser contabilizadas.
El 27 de marzo de 1917 el Sr. Cango. Florencio Rosas entregó su alma al creador sucediéndole en el gobierno de la Diócesis de Querétaro el Provicario Capitular M. I. Sr. Cango. D. Pedro Vera y Zuria (27 de marzo de 1917 al 9 de agosto de 1919), quien con su gran prudencia para tratar con las autoridades políticas y con su gran determinación reorganizó la Diócesis abriendo al culto varios templos clausurados por la revolución usados como cuarteles, reabrió el Seminario el 3 de noviembre de 1917, clausurado desde 1914, asumió el cargo de Rector interino y Director Espiritual del Seminario. Convocó las peregrinaciones de 1917 y 1918 (continuará).

 

Comentarios

Comentarios