Francisco Javier Meré Alcocer, P.H . D

Francisco Javier Meré Alcocer

TEMPORAL

Movilidad e Inundaciones del Valle de Querétaro

Cada día que trascurre se incrementa la inseguridad y el caos en la movilidad urbana de personas y de bienes en el valle de Querétaro por las ocurrencias y pésimas decisiones de servidores públicos de las administraciones públicas municipales y del estado. Quienes vivimos en el valle de Querétaro padecemos las pésimas decisiones y falta de compromiso de servidores públicos estatales y municipales relacionados con la seguridad pública, con la movilidad metropolitana y con la ejecución de las obras públicas y padecemos la pésimas decisiones y falta de profesionalismo de los servidores públicos de los tres niveles de gobierno relacionados con el manejo y operación del agua.

El análisis de la movilidad urbana permite conocer los tipos y calidades de las vías de circulación existentes en una zona urbana y proporciona el tiempo de traslado de personas y de bienes, dependiendo del tipo de transporte utilizado, los requerimientos de conservación y mejoramiento de las vías de circulación existentes, la capacidad de circulación de los diferentes tipos de transporte en las vialidades existentes, y las necesidades de nuevas vías de circulación a corto, mediano y largo término para la movilidad peatonal y para todos los tipos de transporte público o privado. Lo único que soporta los cuatro tipos o niveles de movilidad urbana son las obras de infraestructura existentes.

Quienes habitamos el valle de Querétaro al dejar el lugar donde habitamos y salir a la calle para realizar nuestras actividades cotidianas lo hacemos con el temor de ser asaltados en la vía pública y con la incertidumbre de no saber el tiempo aproximado de traslado al lugar de nuestro destino por la pésima movilidad metropolitana. Quienes utilizan el transporte público para trasladarse dentro del valle de Querétaro, padecen la pésima movilidad del transporte público que no tiene la capacidad suficiente para trasladar a los usuarios en muchas de sus rutas, por lo que en días pasados un grupo de habitantes se manifestó y paralizaron algunas rutas del transporte público Qrobus en señal de protesta.

Los queretanos hemos visto protestas de choferes de Qrobus que se han manifestado por el exceso de trabajo y por el pésimo salario que perciben, incumpliendo los concesionarios con las prestaciones laborales a las que tienen derecho por su trabajo, y conocemos del malestar de los concesionarios por la falta de aumento de tarifas desde hace más de treinta meses, a pesar de la inflación y del incremento del combustible que les han ocasionado pérdidas millonarias desde que inició actividades el Qrobus. Los habitantes del valle nos preguntamos por qué los servidores públicos del Instituto Queretano del Transporte no han podido resolver ninguno de estos problemas.

Uno de los derechos de los ciudadanos es el derecho a la movilidad urbana eficiente en tiempos razonables, derecho que ha sido pisoteado por las decisiones estomacales de Marcos Aguilar, quien en lugar de aplicarse en utilizar los recursos públicos propiedad de los contribuyentes en realizar obras públicas que reduzcan los tiempos de traslado de personas y de bienes mediante el uso de transporte público o privado en las vías públicas municipales, y en mejorar las vialidades y banquetas del casco histórico de la ciudad de Santiago de Querétaro, ha eliminado carriles de circulación de vialidades primarias y secundarias para construir sus inoperantes ciclovías, quien ha erogado más de doscientos millones de pesos en la construcción de sus ciclovías, en sus estaciones de Qrobici y en la gran publicidad realizada por radio y medios de comunicación impresos de su Qrobici.

Marcos mencionó que otorgaría un contrato a la Universidad Autónoma de Querétaro por veinticinco millones de pesos para que realizara un estudio para la implantación del uso de la bicicleta y erogó cuarenta millones de pesos para instalar cincuenta ciclo estaciones de nueve bicicletas cada una, habiendo instalado cuatrocientas cincuenta bicicletas en vía pública que duermen el sueño de los justos al no observarse su uso público. Cabe señalar que cada bicicleta instalada en vía pública tuvo un costo para los contribuyentes de ochenta mil pesos, costo que sale al dividir el costo de inversión (cuarenta millones de pesos) entre la bicicletas colocadas en vía pública (450 unidades).

Las decisiones estomacales generadas durante la administración pública municipal de Marcos Aguilar y sus concesiones otorgadas, producen en los queretanos un gran molestar cotidiano. Marcos Aguilar, quien se considera una persona con una gran aprobación ciudadana que ejerce una política disruptiva, no pudo obtener ni la aprobación mayoritaria de los miembros de su partido, el PAN, para ser considerado como candidato para la reelección a la presidencia municipal de Querétaro.

El término disruptivo hace referencia a algo que ocasiona un cambio determinante. Disruptivo es un término que procede del inglés disruptive y que se utiliza para nombrar a aquello que produce una ruptura brusca. Por lo general el término se utiliza en un sentido simbólico, en referencia a algo que genera un cambio muy importante o determinante (sin importar si dicho cambio tiene un correlato físico). La innovación disruptiva ideada por Clayton Christensen, catedrático de la escuela de negocios de Harvard, se caracteriza por generar un cambio drástico pudiendo ocasionar la desaparición de ciertos productos o servicios del mercado.

La conducta disruptiva se refiere al comportamiento impulsivo que se caracteriza por ser de mala educación, insolente, falta de cooperación, desobediente, agresiva y provocadora, entre otros. Este tipo de conducta se puede observar en diferentes ambientes aunque se relaciona con el ambiente de algunos estudiantes que se identifican por querer llamar a la atención y causar un gran estrés en el profesorado. La conducta disruptiva es un comportamiento de tipo antisocial de una o varias personas «que se caracteriza por una ruptura muy marcada respecto a las pautas de conducta y valores generales o sociales aceptados, que pueden amenazar la armonía e incluso la supervivencia del grupo» a través de acciones hostiles y provocadoras que incitan a la desorganización de las actividades interpersonales y grupales, que se puede catalogar como un comportamiento negativo que provoca la desorganización de las actividades grupales y el irrespeto a sus compañeros que se encuentran interesados en prestar atención a la actividad. Un político disruptivo es aquel que se caracteriza por poseer una conducta alterada o violenta que interfieren en las obligaciones de su cargo público y altera la tranquilidad cotidiana de los miembros de una sociedad.

La movilidad urbana incrementa los tiempos de traslado con las precipitaciones pluviales que ocasionan inundaciones en muchas zonas del valle, resultado de las ocurrencias de obras públicas y de las pésimas obras hidráulicas realizadas por la administración pública estatal y municipal, que no se aplican en construir obras hidráulicas para reducir la concentración de las masas de agua producidas por las tormentas que permitan reducir el tiempo de desalojo del agua precipitada.

Es urgente construir obras hidráulicas que permitan reducir el tiempo de desalojo de las aguas por la acción de la gravedad, construir pozos de infiltración de agua en los lechos de los canales de conducción de agua para reducir el volumen de agua transportado y desalojado, lo que evitará el desbordamiento de los canales y los daños causados por inundaciones de vialidades y de construcciones.

Durante la última asamblea mensual del Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Querétaro celebrada el pasado 6 de marzo, se convocó en el punto 4ª de la orden del día a una “Mesa de reflexión de estrategias y acciones para mitigar el riesgo de inundación en el Estado de Querétaro”, donde participaron el Vocal de la Comisión Estatal de Aguas, CEA, un representante de la Comisión Nacional del Agua, CNA, una representante de la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales SEMARNAT y un representante de la Facultad de Ingeniería de la UAQ, quienes hablaron durante cerca de dos horas frente a los miembros del Colegio sin presentar ni una sola reflexión de alguna estrategia o de alguna acción para mitigar el riesgo de inundación en el Estado de Querétaro, demostrando públicamente su ignorancia en el manejo del agua pluvial y en el control de avenidas, en los estudios estocásticos de precipitaciones y en las ciencias relacionadas con el manejo y operación del agua, como lo son entre otras la hidrometría, la hidrología, la hidráulica y la hidrogeología.

No cabe la menor duda el agua sigue descubriendo la ignorancia de los servidores públicos de los tres niveles de gobierno, y a pesar de la erogación de grandes cantidades económicas del presupuesto propiedad de los contribuyentes en obras, no se reducirán los “encharcamientos” y los queretanos seguiremos padeciendo de inundaciones en la próxima temporada de lluvias, por la falta de conocimientos del manejo del agua de funcionarios de la CEA, de la CONAGUA y de la SEMARNAT. Es urgente contar con servidores públicos federales, estatales y municipales capacitados en el manejo y operación del agua, para que tengamos soluciones eficaces a corto término que permitan resolver los problemas de inundaciones.

Los queretanos requerimos de una administración pública eficaz no autista que genere mayor seguridad de las personas y de sus bienes, mejores niveles de movilidad urbana reduciendo los tiempos de traslados de personas y de bienes y que reduzcan los riesgos de inundaciones, lo que generará mejores condiciones de bienestar de las clases populares y menos favorecidas.

Acotaciones al margen: Quien escribe supo de varios casos indignantes sucedidos a varios queretanos que fueron infraccionados por estar mal estacionados (se eliminaron muchos cajones de estacionamiento por las ciclovías) o por pasarse un alto de los semáforos inteligentes (semáforos tan inteligentes que los peatones no pueden cruzar los dos sentidos de la avenida constituyentes en un solo intento, por la desincronización de los semáforos peatonales de cada sentido), quienes al ir a pagar la infracción para recuperar sus placas o su licencia de conducir fueron obligados a pagar además de la infracción un monto de cien pesos como aportación “voluntaria” para los bomberos por la voracidad de la hacienda municipal. Pregunta: Cuanto dinero recoge la hacienda municipal por concepto de infracciones a automovilistas y que se hace con estos dineros?, Será que es parte de los moches de los funcionarios públicos. Comentarios al correo electrónico   [email protected]

Comentarios

Comentarios