FERNANDO CORZANTES / QUERÉTARO ARRIBA

ENCUENTRO CIUDADANO 

Como parte de una campaña pro empresarial, el gobierno del estado y muchos de sus municipios hablan de crecimiento económico, de incrementos en inversiones, de alzas en los valores ante entidades financieras, grandes cifras en negocios y sumas de ganancias en empresas, etc., siempre arriba.   Este tipo de noticias las presentan como una avalancha informativa a través de medios afines, periódicos, radiodifusoras y bots en redes sociales.  La fórmula es más o menos la misma; a la conclusión de cada fructífero viaje al extranjero del señor gobernador (así como de los presidentes municipales y funcionarios que le acompañan), se cacarea el huevo señalando que “la dinámica económica de Querétaro no se ha detenido y en este inicio de año ha logrado sumar cinco nuevos proyectos a la cartera de negociación”; o “Al cierre del primer cuatrimestre del año se han concretado en el estado de Querétaro 14 nuevas inversiones con una oferta de dos mil 700 empleos”; y más “Querétaro se ubicó en marzo como el segundo estado con mayor crecimiento de empleo en el país, con un aumento de 6.1% respecto a igual mes de 2018”, etc.

Pero invariablemente está ausente la información del otro Querétaro, el de los otros espacios y zonas en aumento y crecimiento.  Así podríamos hablar del tercer lugar nacional que ocupa el estado en violencia obstétrica, esto de acuerdo con el informe del Grupo de información en reproducción elegida (GIRE), sobre justicia reproductiva.  O que de enero a abril de este año, 24 mujeres han sido víctimas de homicidio culposo.   Colocando a Querétaro en el 8° lugar en feminicidios, rebasando la media nacional.  Y lamentablemente destaca en junio, el asesinato de Nancy Guadalupe Morales Hidalgo, quién solicito auxilio al gobernador y la respuesta fue la silente omisión.   La entidad tiene una urbe donde la percepción de inseguridad sobrepasa el 46%, lo cual deja al estado a mitad de la lista en lo que a percepción de seguridad urbana se refiere.  De acuerdo con el índice de paz que elabora el Instituto para la Economía y la Paz, en su reporte para México, indicó que en 2018 Querétaro empeoró 0.27 puntos.   Y de acuerdo con la última actualización de las cifras de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo de Sistema Nacional de Seguridad Pública, Querétaro se posicionó en el tercer lugar nacional en cuanto al número de delitos cometidos por cada 100 mil habitantes. Durante el primer mes de este 2019 se cometieron en Querétaro un total de 4 mil 958 delitos que, si se relacionan con la población estatal, se tiene una tasa de 234 delitos cometidos por cada 100 mil habitantes. Asimismo, la tasa que se registró en Querétaro equivale a casi el doble del promedio nacional que, para enero de este año fue de 128 delitos por cada 100 mil habitantes.   No nos llamemos a engaño, en Querétaro crece la oleada de asesinatos, robos violentos, tráfico de combustible, feminicidios y desaparición de personas, y en contraparte la autoridad es omisa y cómplice.  Tenemos un estado de simulación que procura minimizar todo hecho delictivo, con tal de atraer inversionistas interesados en la región.

Francisco Domínguez debería escuchar a su líder nacional Marko Cortés, quién hace unos días escribió “De poco o nada sirve cualquier esfuerzo en cualquier rubro, si no se puede garantizar la vida y la integridad de las personas.  La principal preocupación y queja es la falta de seguridad en todas sus modalidades y ya es tiempo de exigir resultados”.   A ver si a él lo escucha.

Comentarios en Facebook Fernando Corzantes y en [email protected]

 

Comentarios

Comentarios