El día de ayer, elementos del Ejército fueron desarmados y retenidos en un poblado del municipio de La Huacana, Michoacán. Tal como lo muestra un video que circula en redes sociales.

Los militares fueron sometidos por los pobladores, a quienes previamente se les había decomisado armas de grueso calibre.

De acuerdo a las autoridades, ante las agresiones físicas y verbales, los militares mantuvieron siempre un actuar en el marco de los derechos humanos: “en ningún momento los elementos hicieron uso de sus armas. Por el contrario, entregaron sus armas y descartaron la posibilidad de pedir refuerzos, con lo que hubieran entrado más militares al lugar con el fin de rescatar a sus compañeros.”

Con esta solución se resguardó la vida de los elementos y no se dañó a civiles.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos se ha prnunciado al respecto, afirmando que “bajo ningún supuesto es posible el uso de la fuerza y violencia para solicitar o exigir planteamiento alguno”. Asimismo, reprobó este acto de violencia por estar fuera de la ley.

Cabe destacar que en diversos lugares del país se emplean a grupos vulnerables de la población como escudo humano y con la intención de repeler las acciones del Ejército, tales han sido los casos de las Autodefensas, grupos armados y huachicoleros.

Redacción

Comentarios

Comentarios