Edmundo González Llaca

EL JICOTE

Aportación digna de reconocer

En la película Zelig de Woody Allen, el protagonista es tan débil de carácter que se mimetiza con sus interlocutores. Si era un rabino su personalidad y hasta su vestimenta sufría de inmediato una metamorfosis hasta convertirse en rabino, así con todos sus visitantes. Nuestra clase política independientemente de partidos padece del mismo mal, teniendo siempre como referencia a la imagen y al estilo del Presidente de la República.

En estos momentos hay dos grandes casos de excepción que es digno de reconocerse y aplaudir. Tatiana Clouthier excoordinadora de la campaña de Morena que manifestó su oposición a que la Guardia Nacional quedara bajo un mando militar. Dice Tatiana Clouthier: “Eso no prometimos en campaña, no es posible promover la estrategia de paz con el ejercito cuando los números muestran exactamente lo contrario”. El cambio de la iniciativa de seguridad le ha dado la razón a Tatiana Clouthier, felicidades.

Otro caso digno de reconocer y también de felicitar es el de Fernández Noroña, que entre paréntesis no es propiamente santo de mi devoción, pero fue directo al manifestarle al Presidente: Señor compañero Presidente, le dijo, no estoy de acuerdo con utilizar los terrenos del campo militar número uno a la construcción de departamentos, no es posible, afirmó Fernández Noroña que un partido de izquierda se dedique al negocio inmobiliario en favor de los ricos.

Ojalá que el ejemplo de Tatiana y de Fernández Noroña se propague en el círculo cercano al Presidente. Al ver este círculo cercano al Presidente en las entrevistas mañaneras me recuerda hace años las reuniones del Soviet supremo y su Presidente en la Rusia socialista, eran unos señores con sendos abrigos y sombrero que se reían o aplaudían o se enfurecían de acuerdo con su líder. La escena se repite en México con los miembros del gabinete, vestidos también con muy buenos abrigos aunque sin sombrero, atentos a poner cara de seriedad o de risa disimulada ante la gravedad o las frases socarronas de López Obrador. Una patética clonación. En fin, con un presidente huracanado cómo es López Obrador es necesaria la crítica y la autocrítica que en forma permanente que lo pondere, pues como dice la misma Tatiana Clouthier: “Es preocupante dejar el poder en una sola persona pues está en contra de lo que los mexicanos votaron este pasado primero de julio”. De acuerdo. Felicidades a Tatiana Clouthier y a Fernández Noroña.

Comentarios

Comentarios