Edmundo González Llaca

EL JICOTE

MI RESPUESTA 

Algunos amigos me sugieren que no responda, que eso no se acostumbra. No les hago caso y le respondo porque es mi amigo, lo respeto y reconozco que otros amigos de Morena, y otros no tan amigos, comparten su opinión. Luis Bárcenas escribe: “Mientras que opiniones de prominentes adversarios ideológicos del gobierno que encabeza López Obrador como Alejandro Werner y Gustavo de Hoyos respaldan la acción contundente del gobierno federal contra el robo de combustible, analistas tan lúcidos como mis amigos Edmundo González Llaca y Augusto Isla no esconden su tirria contra Amlo cuando magnifican consecuencias mínimas y efímeras de una acción de tal trascendencia que otros analistas ya equiparan a una segunda expropiación de la industria petrolera”. No acepto la observación mis juicios no son en absoluto, injustificados ni irracionales, menos aún tiquismiquis. En otras palabras, no es tirria sino una crítica fundamentada. En mi texto dije que la lucha contra el huachicoleo la apoyo, la aplaudo e incluso me pongo de pie. Lo que me parece aberrante, torpe, imprudente y pueril es una estrategia sin ninguna prevención, auténticamente al “chilazo” sin medir las consecuencias. ¿Consecuencias mínimas? Es mínimo que solamente en Michoacán, Querétaro y Guanajuato las pérdidas económicas se calculan en 1250 millones de pesos; sabotajes; furia generalizada en las esperas; reventa de combustible. Me parece que hay una falta absoluta de sensibilidad, me recuerda la famosa respuesta de María Antonieta: “Se quejan porque no hay pan, pues que compren pasteles”. Sólo falta de que Morena nos diga: “No hay gasolina, pues compren coches eléctricos”. ¿Consecuencias efímeras? No lo sé, los responsables han sido ineptos, se han escondido, se contradicen, escamotean información. Meten tantas patas que parece que su ideóloga es Galilea Montijo. Invito respetuosamente a los simpatizantes de López Obrador a que se quiten el chaleco anticrítica y lo ayuden a gobernar, no con porras, con diagnósticos reales, con advertencias razonadas.

Comentarios

Comentarios